Fosas comunes de matanza de Srebrenica bajo los huertos de un pueblo bosnio
  1. Mundo

Fosas comunes de matanza de Srebrenica bajo los huertos de un pueblo bosnio

Nedim Hasic Kamenica (Bosnia-Herzegovina), 15 dic (EFE).- En el año 1999, un refugiado musulmán llamado Hasim Rizvic estaba cavando en el huerto de

Nedim Hasic Kamenica (Bosnia-Herzegovina), 15 dic (EFE).- En el año 1999, un refugiado musulmán llamado Hasim Rizvic estaba cavando en el huerto de su casa en Kamenica cuando encontró un pantalón enterrado: fue el primer hallazgo de la docena de fosas comunes con cadáveres de la matanza de Srebrenica halladas en esa localidad bosnia.

"Me puse a cavar y, a medio metro de profundidad, encontré un pantalón. Pensé que era basura y seguí. Tras remover un poco con la pala di con un hueso de la pierna, entonces con otro, y con otro más. Me detuve. No sabía qué pasaba", contó Rizvic a Efe.

Rizvic, que acababa de regresar junto a su familia a su antiguo hogar, abandonado durante la guerra (1992-1995), informó del macabro hallazgo a la fuerza IFOR de la OTAN, entonces desplegada en Bosnia, y a la Policía internacional.

Los expertos localizaron entonces en esa zona una fosa común y, un año después, fueron exhumados de allí 84 cadáveres.

Desde entonces, han sido halladas otras once fosas y, de la mayor de ellas, fueron exhumados 1.153 cuerpos.

Aún hoy, los habitantes de Kamenica temen que haya restos humanos enterrados en torno a sus casas y bajo sus huertos, ya que trece años después de la masacre aquellos siguen apareciendo.

Hace apenas unos días terminaron en ese pueblo del este de Bosnia las labores de exhumación en la duodécima fosa, en la que fueron hallados 30 cadáveres completos y 851 incompletos, supuestamente de musulmanes víctimas de la matanza de Srebrenica.

La fiscal de la región nororiental de Tuzla, Danica Arapovic Kovacevic, declaró a Efe que se trata de una fosa "secundaria", en la que fueron sepultados los restos una vez trasladados desde otros enterramientos para así ocultar las huellas de la matanza.

Kovacevic explicó que los cadáveres estaban muy dañados, ya que fueron extraídos con máquinas excavadoras de las fosas primarias, y aseguró que la exhumación "fue un trabajo exigente, realizado en condiciones difíciles".

Se considera que todavía hay más enterramientos en un terreno sin hierba ni plantas que se extiende a lo largo de unos 15 kilómetros de la carretera local.

Otras familias que han retornado a sus hogares de antes de la guerra en Kamenica también encontraron restos humanos sepultados en sus patios.

Algunos, como Galib Hrbat, frente a cuya casa fue hallada una fosa con 200 cadáveres, ha abandonado Kamenica esta vez para siempre.

Las excavaciones de nuevas fosas en Kamenica, pueblo que sus ciudadanos llaman "el valle de la muerte", proseguirán la próxima primavera, anunció Murat Hurtic, jefe regional del Instituto bosnio para la búsqueda de las personas desaparecidas.

Se considera que todavía hay siete enterramientos comunes en esa zona.

Hurtic indicó que no se ha establecido el número exacto de exhumados hasta ahora de las fosas de Kamenica, pues aún sigue el proceso de identificación de las víctimas, pero se estima que podrían ser unos 4.000.

Unos 8.000 varones musulmanes fueron asesinados después de que las tropas serbobosnias, bajo el mando del general Ratko Mladic, conquistaran el enclave oriental de Srebrenica, entonces zona protegida por "cascos azules" de la ONU.

Mladic, ex comandante militar serbobosnio acusado por esta matanza de genocidio por el Tribunal Penal Internacional para la antigua Yugoslavia (TPIY), sigue prófugo.

El antiguo líder político de los serbios de Bosnia Radovan Karadzic, también acusado de genocidio, fue arrestado el pasado julio y extraditado al TPIY, en La Haya, para ser juzgado.

Ante esa corte internacional, así como ante los tribunales bosnios, están en curso los procesos contra otros ex militares y policías serbobosnios presuntamente implicados en la matanza de Srebrenica. EFE Nh-Sn/as/acm (foto)