No es ningún secreto que en algunas especies existe el canibalismo, pero en unas sucede de forma más llamativa que en otras. Y el caso de los nudribranquios se lleva la palma. 

Los nudibranquios se alimentan de casi todo lo que encuentran en los más de 2.500 metros de profundidad bajo el mar en los que pueden sumergirse. ¿Y si no encuentran nada? En ese caso incluso pueden comerse a ejemplares de su misma especie. Hay otros aún más particulares: los que ‘funcionan’ con energía solar, ya que acumulan los cloroplastos de las algas y son capaces de realizar la fotosíntesis y sintetizar los nutrientes que han acumulado cuando no tienen nada más que llevarse a la ‘boca’.

A los nudibranquios se les llama muchas veces babosas marinas, ya que no tiene caparazón de adulto. Además, son capaces de quedarse con el colorido de las anémonas de las que se alimentan.

Estas imágenes, proporcionadas por la Fundación Aquae, han sido filmadas en la costa de Granada, donde la pureza de las aguas permite que haya una gran variedad de especies.

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios