Casi todas las especies del mundo cambian su cuerpo en plena época repoductiva y gestante. Pero hay una especie cuyo dimorfismo sexual es verdaderamente llamativo: el camarón de roca.

El camarón de roca puede repoducirse entre cuatro y cinco veces al año, y esta época es especialmente ‘festiva’, ya que bajo su abdomen puede albergar hasta 2.000 huevos. Sus crías, eso sí, son minúsculas: apenas unos 8 milímetros.

Si sumergimos una mano abierta en un charco de marea y la dejamos quieta, vendrá a posarse en ella, ya que todo lo ve con esos ojos que parecen bombillas.

En este vídeo, ofrecido por la Fundación Aquae, poodemos comprobar que el camarón de roca es detritívoro, un gran limpiador de fondos, hasta que regresa a su rincón en ese universo que es la roca llena de mar.

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios