España ha vendido en este inicio de 2019 más coches contaminantes al mes que en toda la década. En enero y febrero se han matriculado más de 40.000 vehículos mensuales que emiten al menos 120 gramos de CO2, el umbral mínimo que marca la agencia tributaria como exento de pagar el impuesto de matriculación por exceso de contaminación. 

Las principales causas de este repunte de los automóviles que producen más gases de efecto invernadero atiende a dos razones. El principal es que los usuarios están optando cada vez por vehículos más grandes y más contaminante, en detrimento de otros modelos más livianos y que producen menos emisiones. Los todoterrenos conocidos como SUV o Crossover son los únicos modelos que siguen creciendo, al contrario de lo que ocurre en el resto de gamas. 

Por otro lado, también contribuye el aumento de vehículos de gasolina en lugar de diésel. Los motores de gasóleo emiten menos CO2 que sus homólogos de gasolina y eso también se está notando. 

Pese a las mejoras de eficiencia desarrollada por los fabricantes, esta situación va en contra de los objetivos de descarbonización a los que el Gobierno se ha comprometido para 2030 con la Unión Europea y que implica un fortísimo esfuerzo de reducción de emisiones contaminantes.

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios