La trayectoria de Paul Pogba en el Manchester United no se puede decir que haya sido exitosa. No ha respondido a todas las expectativas que se depositaban en un futbolista que tiene que marcar las diferencias y se le consideraba un todoterreno. El jugador echa la culpa a su mala relación con Mourinho. Demasiadas discusiones, enfrentamientos y decisiones con los saía perjudicado: se quedaba en la grada o el banquillo porque al entrenador portugués no le convencía. El cambio de entrenador en el United y la llegada de Solskjaer provocó que el equipo cambiara la dinámica. Ha cogido una inercia ganadora y Pogba reconoce que el equipo tiene un estilo más ofensivo y los jugadores están más libres.

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios