CItroën C4 Cactus, rompiendo moldes

  • Pantalla completa
Un coche para las aventuras
1 de 10
Comparte la fotografía

Un coche para las aventuras

Es un coche diferente con el que su propietario puede inventarse nuevas aventuras por sus muchas posibilidades de utilización
Interior eficaz
2 de 10
Comparte la fotografía

Interior eficaz

Tiene materiales que permiten un trato duro pero no se ha escatimado en detalles como su pantalla táctil que facilita la vida de sus usuarios. 
Cambio robotizado
3 de 10
Comparte la fotografía

Cambio robotizado

Es un cambio diferente, como todo en el coche, pero su gestión es de lo más sencilla. Por ello, es ideal para aquellas personas a las que no les gustan los coches.
Trasera única
4 de 10
Comparte la fotografía

Trasera única

Esta vista trasera es única del Cactus, gracias a ese gran "airbump" que le protege de los golpes pequeños y le da una gran personalidad. 
Puesto de conducción algo justo
5 de 10
Comparte la fotografía

Puesto de conducción algo justo

Los asientos no ofrecen una excesiva sujeción del cuerpo cuando se circula rápido en zonas de curvas y también su banqueta es poco firme. 
Tres plazas suficientes
6 de 10
Comparte la fotografía

Tres plazas suficientes

La habitablidad es suficiente y los técnicos de Citroën han hecho un gran trabajo. No hay que olvidar que aunque se llama C4 Cactus, en realidad emplea la plataforma del C3. 
Casi como un todocamino
7 de 10
Comparte la fotografía

Casi como un todocamino

Es un coche dificil de encuadrar en el mercado, porque por su aspecto y su altura libre al suelo podría pasar por un todocamino, pero la ausencia de tracciòn 4x4 le deja fuera del segmento.
350 litros de maletero
8 de 10
Comparte la fotografía

350 litros de maletero

Tiene un maletero suficiente para las dimensiones del vehículo con sus 350 litros. Además sus formas son muy regulares y se carga bastante fácil.  
Para carretera y algo más
9 de 10
Comparte la fotografía

Para carretera y algo más

Aunque no tiene tracción a  las cuatro ruedas los más aventureros podrán salir del asfalto y buscar pistas poco complicadas en las que este vehículo no nos dará problemas. 

La combinación de un motor diesel moderno, ecológico y muy eficiente, con un cambio manual pilotado que no necesita pedal de embrague y que cuenta con levas en el volante, convierte a este modelo tan diferente de Citroën en uno de los vehículos con menor consumo del mercado.

Según los valores homologados, su consumo medio es de solo 3,4 litros de gasóleo para recorrer 100 kilómetros, Y para encontrar un vehículo con un consumo así de bajo hay que rebuscar mucho. Lo mejor es que en una utilización normal, racional, cumpliendo con los límites, podremos estar siempre por debajo de los 4,5 litros. El C4 Cactus Diesel es un coche diferente por muchas cosas y también por su bajísimo consumo.

 

Motor
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios