Nada es perfecto: 11 alimentos saludables que pueden engordarte

  • Pantalla completa
Tortilla
1 de 12
Comparte la fotografía

Tortilla

Uno de los alimentos más intrínsecamente españoles pero que tiene un grave problema: no todo lo que se le puede echar resulta saludable y, a veces, su forma de preparación puede resultar muy grasienta. Es lo que ocurre cuando se emplea una gran cantidad de aceite para cocinar, por lo que se recomienda preparar la mezcla con dos o tres claras y una yema o añadir una cuchara de agua por cada huevo, con el objetivo de que absorba menos aceite. Por supuesto, no es lo mismo cocinarla con chorizo que con espárragos. (Foto:CC/Javier Lastras)
Café
2 de 12
Comparte la fotografía

Café

Los beneficios del café son innegables: mejora nuestro rendimiento físico, disminuye el riesgo de padecer diabetes o enfermedades neurodegenerativas, nos protege contra la cirrosis y combate la depresión. El café por sí mismo apenas aporta calorías, pero solemos acompañarlo de otros ingredientes (como la leche y el azúcar) que no se caracterizan precisamente por sus propiedades adelgazantes. Prueba a tomarlo solo y con una sola cucharada de endulzante. (Foto: Corbis)
Ensaladas
3 de 12
Comparte la fotografía

Ensaladas

Uno de esos alimentos que tienen truco: pensamos que si pedimos ensalada estamos en el buen camino para perder peso, pero todo depende de los ingredientes del preparado. No es lo mismo comer una ensalada con quesos enteros, fiambres, patatas, mayonesas o salsa césar que una con pollo a la plancha o con verduras. La clave se encuentra en no ser demasiado generosos con el aliño y el resto de ingredientes altos en grasas.
Barritas energéticas
4 de 12
Comparte la fotografía

Barritas energéticas

¿Cómo puede engordar algo que se presenta en un envoltorio tan bonito y que contiene cereales? Se trata, al fin y al cabo, de un producto pensado para deportistas que necesitan reponer energías, ya que contienen altas cantidades de hidratos de carbono y proteínas, así como azúcar. Un combo que nos puede llevar a engordar si las comemos mientras vemos la televisión, no en un descanso de nuestro entrenamiento de bicicleta estática. (Foto:CC/Beatrice Murch)
Té helado
5 de 12
Comparte la fotografía

Té helado

¿Coca-Cola? ¿Cerveza? ¿Vino? No. Muchas veces, cuando acudimos a un restaurante o a un bar, nos decantamos por una opción más sana: un té helado, por ejemplo. Aunque es cierto que estas bebidas contienen antioxidantes, vitaminas B, B1 y B2 o ácido fólico, también cuenta con altísimas cantidades de azúcar, sobre todo si lo consumimos ya preparado. Para tomar un té helado verdaderamente sano, prepáralo tú mismo. (Foto:CC/Nerfers United)
Yogur
6 de 12
Comparte la fotografía

Yogur

La amplia cantidad de variedades light que inundan el mercado y las habituales campañas de publicitarias que tienen al yogur de protagonista –y que suelen estar protagonizadas por atléticas mujeres vestidas de chándal– nos hacen olvidar que es un alimento rico en grasas. Si son de sabores, probablemente engordarán más; debemos tener cuidado también con el azúcar que le echamos, y que puede causar un efecto paradójico en los desnatados naturales. Lo que perdemos por un lado, lo ganamos por otro. (Foto: Corbis)
Queso
7 de 12
Comparte la fotografía

Queso

Desde que somos pequeños solemos consumir queso, y hacemos bien: tiene proteínas, lípidos, fósforo, calcio y vitaminas. Sin embargo, no todas las clases de queso gozan de las mismas cualidades ni influyen de la misma manera en nuestro organismo. El contenido graso varía enormemente entre una variedad y otra. El roquefort, el queso curado, el cabrales, el idiazábal o el queso de tetilla son algunos de los más grasos, mientras que el requesón o el queso para untar desnatado se sitúan en el lado opuesto del espectro. (Foto: Corbis)
Sopa
8 de 12
Comparte la fotografía

Sopa

Estamos tan condicionados por nuestros prejuicios psicológicos que pensamos que un líquido tan inofensivo como la sopa no puede engordar. Pero no es así. Algunas sopas, especialmente las que vienen en lata, contienen altos niveles de sal, así como otros ingredientes procesados no particularmente buenos. Si queremos gozar de las muchas propiedades de la sopa –de las vitaminas hidrosolubles a los diferentes minerales–, debemos intentar prepararla nosotros mismos y no recurrir a las sopas de sobre, que sufren un proceso de deshidratación que les hace perder nutrientes. (Foto: Corbis)
Hamburguesa vegetariana
9 de 12
Comparte la fotografía

Hamburguesa vegetariana

Solemos pensar que todo alimento que contiene la palabra “vegetariano” en su nombre debe ser, a la fuerza, adelgazante. Sin embargo, cada vez que consumimos un trozo de tofu, estamos ingiriendo al mismo tiempo queso, kétchup, mayonesa, pan y otros alimentos que sí contribuyen a que ganemos peso. En resumidas cuentas, sé consciente de que no todo lo que brilla es oro y que, muchas veces, el acompañante puede ser más peligroso que el plato principal. (Foto: Corbis)
Pan integral
10 de 12
Comparte la fotografía

Pan integral

Un caso semejante al de la hamburguesa vegetariana, sólo que en este caso el engaño no es producto únicamente de nuestra inconsciencia. Muchos de los panes oscuros simplemente tienen colorante, lo que no los convierte en integrales; en otros casos, los granos que contienen disparan nuestros niveles de azúcar, como señaló una investigación realizada por la Universidad de Harvard, que decía que muchos paquetes señalan que contienen pan integral cuando en realidad contienen más azúcar y calorías que otros productos semejantes. Cuidado con lo que compras. (Foto:CC/Stu Spivack)
Zumo
11 de 12
Comparte la fotografía

Zumo

Los sabrosos zumos de frutas parecen ser la bebida más saludable del mundo, pero cada vez más investigaciones, como la publicada en "Diabetes and Endocrinology", señalan que nos hacen consumir mucho más azúcar del que deberíamos, al mismo tiempo que olvidamos que un zumo de naranja no equivale a consumir una pieza de la misma fruta, puesto que elimina algunos nutrientes como la fibra.

¿Qué es un alimento saludable? Gracias a los discursos más difundidos sobre la vida sana, solemos identificar una comida buena con una comida que nos permite adelgazar, pero no tiene por qué ser necesariamente así. Efectivamente, ingerir grandes cantidades de grasas saturadas no es positivo para la salud de nadie, pero ello no quiere decir que los productos más ricos en vitaminas o fibra no engorden. Por eso, presentamos una pequeña lista de alimentos que pueden ser muy buenos para nuestra salud pero que también pueden provocar que ganemos unos kilos si no somos conscientes de sus auténticas propiedades y no controlamos su consumo.

Alma, Corazón, Vida
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
3 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios