SU PRODUCCION PASARÁ A VALENCIA

Ford cierra la fábrica de Genk

El anuncio del cierre de la fábrica belga de Genk por parte de la multinacional norteamericana ha supuesto un importante palo para los trabajadores de la

Foto: Ford cierra la fábrica de Genk
Ford cierra la fábrica de Genk

El anuncio del cierre de la fábrica belga de Genk por parte de la multinacional norteamericana ha supuesto un importante palo para los trabajadores de la factoría, pero al mismo tiempo es una gran noticia para la planta española de Almussafes, que asumirá la fabricación de sus modelos.

Ayer Ford anunció oficialmente el cierre de la planta de Genk, en la que trabajan 4.300 personas, además de otros 5.000 puestos de trabajo en la industria auxiliar. Una planta importante en la que hasta ahora se fabricaban el Mondeo, el S-Max y el Galaxy, todos ellos compartiendo la misma plataforma grande del grupo americano. El cierre se producirá en los próximos meses hasta que a finales de 2013, o principios de 2014  llegue al final el ciclo de producción de estos modelos.

La compañía ha decidido trasladar la producción a su factoría de Valencia, donde la empresa estima que sus márgenes de beneficio podrán ser mayores que los obtenidos hasta ahora en la factoría belga. De hecho, Almussafes está considerada como una de las plantas más eficientes del grupo.

La noticia ha caído como una losa sobre la plantilla de trabajadores, en especial después de que la empresa anunciara hace unos meses que mantendría la producción del Mondeo en la fábrica de Genk, que da empleo directo a 4.300 personas e, indirecto, a cerca de 5.000, trabajadores en esta zona de Flandes que vive fundamentalmente de la industria automovilística.

El plan de la compañía contempla la producción de la próxima generación del Mondeo, del S-MAX y del Galaxy en las instalaciones valencianas, lo que supondrá un fuerte crecimiento para Almussafes. Además, resulta importante porque de esta forma se producirán modelos de gama más alta que los fabricados hasta ahora, modelos que ofrecen un mayor valor añadido lo que sin duda repercutirá en las cuentas de la filial española de Ford.

En el comunicado oficial, la marca Ford precisa que el cese de la producción en Bélgica se prevé para el final de 2014, y estará sujeto al proceso de consultas con los representantes de los trabajadores. Otro aspecto muy importante de esta decisión es que el cierre va a permitir a Ford reducir su capacidad de producción instalada en Europa.

Por su parte Alberto Fabra, presidente de la Generalitat Valenciana, calificó el hecho como una “gran noticia para la comunidad que él preside, lo que demuestra que su Comunidad sigue siendo "atractiva" para los inversores. Y Fabra ha aprovechado la ocasión para reivindicar la necesidad de apostar por el proyecto del Corredor Mediterráneo.
Motor
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios