Es noticia
Menú
Los fans de Nike y Adidas, a favor de sus primeras incursiones en el mundo de los NFT
  1. Mercados
  2. The Wall Street Journal
Fuerte apuesta por este negocio

Los fans de Nike y Adidas, a favor de sus primeras incursiones en el mundo de los NFT

Las zapatillas virtuales no generan problemas de inventario o de cadena de suministro para las marcas, pero sí conllevan otros riesgos

Foto: EC.
EC.
EC EXCLUSIVO Artículo solo para suscriptores

Los tokens no fungibles o NFT se parecen al lanzamiento de unas deportivas: vienen en cantidades limitadas, dependen de una demanda altísima y causan furor especulativo en el mercado de reventa. No es de extrañar, por tanto, que Nike, Adidas y Under Armour se hayan adentrado en el mercado. ¿Empezarán con el pie derecho?

Los NFT son activos digitales (arte, vídeos, cualquier cosa que pueda existir en formato digital) que son negociables pero no "fungibles", es decir, que son únicos y no pueden cambiarse por un activo idéntico. Un dólar o un barril de petróleo son fungibles, pero una obra de arte o una casa, no. Para marcas como Nike o Adidas, los NFT pueden tomar la forma de una zapatilla digital coleccionable o una que el propietario pueda llevar en el ámbito virtual, por ejemplo, en un videojuego o en el ‘Metaverso’. En algunos casos, un NFT incluye tanto la zapatilla digital como el derecho a recibir una real en el futuro, sirviendo como una especie de vale comercializable por el producto físico.

Foto: El CEO de Meta, Mark Zuckerberg. (EFE)

Nike dio un gran paso en esa dirección el mes pasado cuando adquirió RTFKT (pronunciado "artefact", artefacto en inglés), una 'startup' que crea NFT de zapatillas deportivas y otros objetos para coleccionista. Los primeros lanzamientos de NFT han tenido éxito: los de Under Armour y Adidas se agotaron rápidamente, y Adidas alcanzó los 23 millones de dólares en ventas en pocas horas. Los propietarios de los NFT "Into the Metaverse" (adentrándose en el Metaverso) de Adidas, que costaban unos 765 dólares en un principio, las están vendiendo ahora por más de 2.500 dólares en el mercado de NFT OpenSea. La colección de zapatillas virtuales Genesis Curry Flow de Under Armour alcanzó los 333 dólares en su venta inicial el mes pasado y ahora su precio oscila entre los 551 y los 15.000 dólares. Los rendimientos espectaculares no son nada nuevo en el mercado de las zapatillas, por supuesto. Unas Air Jordan que tenían un precio de 65 dólares en 1985 alcanzaron los 20.000 dólares el año pasado en la plataforma de reventa StockX.

Los escépticos de los NFT abundan, pero cuando se trata de un artículo caro y muy buscado, uno digital almacenado en ‘blockchain’ es mucho más fácil de autentificar, transferir y vender que un zapato o un cuadro. Y lo que es más importante, si bien las marcas no obtienen una parte de los beneficios cada vez que se revende una zapatilla, sí pueden hacerlo con los NFT por medio de la inclusión de los derechos de autor en la 'blockchain'. RTFKT, el creador de zapatillas virtuales que adquirió Nike, se lleva un 5% de cada venta (y reventa) de un avatar y un 10% de la de todos los demás productos, incluidas las zapatillas virtuales.

Esta estructura basada en los derechos de autor hace que explorar las NFT merezca la pena para empresas como Nike, que podría utilizar los 'tokens' como forma de preventa de productos físicos. Este es ya el caso de las primeras NFT de Adidas, que ofrecen al poseedor prendas virtuales y el derecho a canjearlos por productos físicos exclusivos gratuitos: una sudadera con capucha, un chándal y un gorro. Canalizar las ventas a través de las NFT también permitiría a las empresas sacar tajada directa del creciente mercado de reventa de zapatillas, cuyo valor se estimó, en 2020, en al menos 6.000 millones de dólares en todo el mundo, o aproximadamente el tamaño de los ingresos de Nike en China hacia 2019. Cowen estima que el mercado de reventa podría alcanzar los 30.000 millones de dólares en 2030. Y, por supuesto, el propio mercado de NFT crece veloz: en 2020, cambiaron de manos algo más de 100 millones de dólares en NFT. Chainalysis estima que esa cifra aumentó a 44.200 millones de dólares el año pasado.

Foto: Adidas es una de las marcas que más fuerte está apostando por los proyectos NFT. (Adidas / OpenSea)

Parece haber un solapamiento demográfico natural entre los adictos de las zapatillas, habitualmente jóvenes, y los interesados en las NFT. En una encuesta realizada en abril por CivicScience, las personas de entre 18 y 24 años eran las que estaban más familiarizadas con el sector de las NFT: un 14% afirmaba haber invertido en ellas, y un 18%, que estaba interesado en hacerlo. Pero ese solapamiento se da en ambos sentidos: los presupuestos del mundo real son limitados y el mundo virtual podría comerse la demanda de zapatillas.

Las zapatillas virtuales no supondrán un lastre para las marcas de ropa por problemas de inventario o de la cadena de suministro. Sin embargo, conllevan otros riesgos. Algunas NFT se venden por medio de 'blockchain' que consumen mucha energía y cobran "tasas de gas" muy variables por cada transacción. Los compradores de NFT también podrían enfrentarse a obligaciones fiscales por sorpresa en el futuro. Y las multitudes conocedoras del mundo digital también son duras críticas: por mucho que un gran producto pueda causar un revuelo, uno de aspecto menos refinado puede verse "cancelado" rápidamente.

Erinn Murphy, analista de Piper Sandler, que prevé un futuro brillante para el modelo recurrente que el mercado de NFT podría aportar a marcas como Nike, también señala que las marcas tendrán que pensar en la rapidez con la que pueden escalar la escasez en el ámbito digital. Aproximadamente el 5% de los productos de Nike son lanzamientos 'hype', o limitados, según las estimaciones de Piper Sandler.

Foto: Nuevo nombre y logo de Facebook: 'Meta' en Menlo Park, California, (EEUU). (EFE/EPA/ John G.Mabanglo)

Nike domina el mundo de las zapatillas físicas, pero eso no garantiza el dominio del digital, donde mandan empresas como Yuga Labs, creadora de la colección de NFT Bored Ape Yacht Club, que es la más vendida. No basta con vender una réplica exacta de la zapatilla, la sudadera o el bolso físico en el mundo virtual, explica Akash Nigam, director ejecutivo de Genies, una empresa de tecnología de avatares cuya plataforma permite a los usuarios vestir a sus avatares con prendas digitales. "Hay que ir más allá de los límites: la gravedad y la física del mundo real", afirma. Para las marcas, eso probablemente implica un montón de ingresos compartidos y colaboraciones.

El mundo virtual ofrece dinero real, pero también tiene sus propias reglas.

*Contenido con licencia de 'The Wall Street Journal'

Los tokens no fungibles o NFT se parecen al lanzamiento de unas deportivas: vienen en cantidades limitadas, dependen de una demanda altísima y causan furor especulativo en el mercado de reventa. No es de extrañar, por tanto, que Nike, Adidas y Under Armour se hayan adentrado en el mercado. ¿Empezarán con el pie derecho?

Venta Realidad virtual Ropa
El redactor recomienda