La eurozona, camino de convertirse en el eslabón débil de la economía global
  1. Mercados
  2. The Wall Street Journal
resultados macroeconómicos

La eurozona, camino de convertirse en el eslabón débil de la economía global

El pico de casos de coronavirus podría revertir el crecimiento económico de la eurozona, lo que haría que fuese todavía más rezagada respecto a EEUU

placeholder Foto: EC.
EC.

La economía de la eurozona creció a ritmo récord en el tercer trimestre, pero se ha paralizado frente a un repunte en los casos de coronavirus y nuevas restricciones firmes, dejando a Europa por detrás de EEUU y Asia en su recuperación de la crisis.

Las cifras publicadas por la agencia de estadística de la Unión Europea este viernes mostraban que el producto interior bruto de los 19 miembros de la eurozona combinados fue un 12,7% más elevado en el tercer trimestre que en el segundo, habiendo caído en este un 11,8%.

El crecimiento de la eurozona durante el tercer trimestre fue más sólido que el de EEUU. Esto reflejó el hecho de que el confinamiento del segundo trimestre fue más estricto y prolongado en Europa, lo que condujo a una recuperación especialmente sólida una vez se levantaron las restricciones.

Foto: Sede del Banco Central Europeo

Sin embargo, dicha recuperación se ha paralizado este otoño, ya que los contagios han vuelto a aumentar y los consumidores han evitado comer fuera, viajar y el ocio presencial, mientras los negocios se han vuelto más precavidos. Los legisladores de toda Europa han controlado firmemente la actividad social y económica.

Después de que Alemania y Francia, las dos economías líderes de Europa, hayan impuesto nuevas restricciones esta semana para contener el virus, se espera que la eurozona caiga otra vez este trimestre. "Esperen la temida recaída", declara Bert Colijn, economista del Grupo ING.

Algunos economistas esperan ahora que la economía alemana —que ha resistido la pandemia mejor que sus vecinos por sus estrechas relaciones comerciales con una resurgente China— se contraiga en el último trimestre.

placeholder La canciller alemana, Angela Merkel, en el parlamento. (Reuters)
La canciller alemana, Angela Merkel, en el parlamento. (Reuters)

Pero puede que Francia sea la más golpeada por la segunda ola. Economistas del Berenberg Bank estiman que el PIB francés podría caer entre un 3% y un 4% este trimestre, a pesar de que sería una contracción mucho menor que la del 13,8% registrada en el segundo trimestre.

Las restricciones francesas —que han cerrado los establecimientos no esenciales y han pedido a la gente que se quede en casa— afectan a los negocios que acababan de salir a coger aire.

Hortense Harang, que dirige una empresa que conecta a productores franceses locales de flores con floricultores y clientes minoristas, había estado planeando abrir nuevas líneas de negocio como la restauración. El reciente repunte de casos ha frenado esos planes por el momento. "Durante todo el verano la gente se comportaba como si el covid ya no existiera y ahora hemos visto cuál es el resultado", dice Harang.

Es difícil que cualquier contracción en la economía de la eurozona sea tan fuerte como la caída de abril, que fue la más brusca desde la Segunda Guerra Mundial, porque la industria manufacturera se ha salvado en gran medida.

Foto: (EFE)

Sin embargo, seguramente Europa se convierta a en uno de los puntos más débiles de la economía global hacia finales de año, con China habiendo recuperado ya los niveles de producción prepandemia, EEUU un 3,5% por debajo de ese umbral y la eurozona arrastrándose un 3,7% por debajo. Que Europa se convierta en un eslabón débil depende de la duración de las restricciones y de lo desalentados que salgan los negocios y los hogares.

Barclays Research estima que la economía estadounidense probablemente vuelva a sus niveles prepandemia en los últimos meses de 2021, pero las grandes economías de Europa tendrán que esperar hasta 2023.

"Puede que sea demasiado pronto para nombrar a Europa como la gran perdedora de esta crisis del coronavirus, pero por ahora sí que parece que el último trimestre vaya a ser peor para Europa", declara Christian Keller, director económico en Barclays.

placeholder La presidenta del BCE, Christine Lagarde, en rueda de prensa. (Reuters)
La presidenta del BCE, Christine Lagarde, en rueda de prensa. (Reuters)

Una doble recesión incrementa el riesgo de daños a más largo plazo a medida que los negocios quiebran y las habilidades de los trabajadores parados se degradan. Una escasez de inversión podría agravar los problemas existentes de Europa con un crecimiento débil y escasez de nuevas industrias.

Las principales aerolíneas europeas ya están recortando sus planes de capacidad tras esperar a principios de año poder empezar a operar más vuelos. Air France ha declarado este viernes que en este trimestre operará solo el 35% de su capacidad de 2019, menos del 50% que había planeado anteriormente. International Airlines Group, propietario de British Airways y Aer Lingus, ha reducido su capacidad al 30%, cuando su plan anterior era operar el 40% de sus vuelos de 2019.

El minorista alemán Puma ha publicado esta semana un tercer trimestre mejor de lo esperado. "Las tiendas minoristas reabrieron, se reanudaron los eventos deportivos, la confianza del consumidor aumentó y nuestras ventas crecieron semana a semana", explica su CEO Bjørn Gulden. Pero la compañía espera que la confianza del consumidor vuelva a caer a medida que aumentan los casos y las restricciones. Puma declara que no puede proporcionar una perspectiva segura de todo el ejercicio.

Foto: La tienda de Apple en Madrid, ya está temporalmente cerrada por el covid. (Efe)

"El camino a la recuperación va a ser largo y con adversidades", declara Kristalina Georgieva, directora general del Fondo Monetario Internacional. "Ahora mismo estamos viviendo una de esas adversidades de manera dramática. Va a frenar la recuperación, pero sigue siendo una recuperación". Aun así, la solidez de la recuperación es una fuente de esperanza para algunos negocios.

"Una desaceleración en los próximos meses parece inevitable, pero soy moderadamente optimista porque nunca habría soñado con tener una recuperación tan sólida después del largo confinamiento", afirma Laura Rocchitelli, presidenta y directora general de Rold, empresa que fabrica piezas para electrodomésticos situada cerca de Milán.

Los signos de una segunda recesión ya son evidentes en estudios recientes. Un indicador de actividad basado en respuestas de gerentes de compras publicado la semana pasada ha registrado un declive en octubre, el primero desde junio. Las nuevas restricciones seguramente garanticen una nueva caída de la actividad en noviembre, aunque todavía es posible recuperar el crecimiento en diciembre.

placeholder Un camarero limpia una mesa en Madrid. (EFE)
Un camarero limpia una mesa en Madrid. (EFE)

"Noviembre va a ser un desastre para todos nosotros", dice Mehdi Sebti, que tiene una tienda en el centro de París donde vende mochilas y otros productos. "Dicen que el confinamiento va a salvar las Navidades. Crucemos los dedos para que así sea".

La segunda ola podría ampliar las brechas ya profundas norte-sur en la escala del daño económico de la pandemia. Debido a que España e Italia dependen más de los servicios presenciales, podrían ser las más perjudicadas durante los próximos meses, sobre todo si las restricciones se mantienen hasta primavera.

"En más de 120 años de historia, ha habido muchas crisis", dice Gustavo Sierra, gerente del restaurante La Pepica en Valencia. "Pero nunca habíamos visto nada igual".

En su momento, La Pepica sirvió paella a Ernest Hemingway y Orson Welles. Los turistas internacionales solían representar el 60% de las comidas, pero ahora pocos turistas visitan Valencia. Las reservas se han reducido en un 90%. La Pepica puede atender a 300 comensales, pero últimamente atienden de media a 50, explica Sierra. El restaurante ha dejado de servir cenas.

Foto: Una terraza cerrada en la plaza de la Universidad de Barcelona. (EFE)

Pero hasta en el sur de Europa algunos negocios se mantienen optimistas —especialmente fabricantes cuyos ingresos dependen mayoritariamente de las ventas extranjeras—.

Rold genera cerca del 85% de sus 40 millones de euros de ventas anuales fuera de Italia, principalmente en China, Corea del Sur, otras partes de Europa y EEUU. Ha contratado a 24 personas este año y se prepara para aumentar su línea de productos a pesar de la incertidumbre originada por el coronavirus.

"Estamos invirtiendo ahora para que no nos pillen por sorpresa cuando salgamos de este túnel del covid", dice Rocchitelli.

La economía de la eurozona creció a ritmo récord en el tercer trimestre, pero se ha paralizado frente a un repunte en los casos de coronavirus y nuevas restricciones firmes, dejando a Europa por detrás de EEUU y Asia en su recuperación de la crisis.

Coronavirus Eurozona Previsión de crecimiento