Es noticia
Menú
La inversión extranjera se desploma en todo el mundo... menos en China
  1. Mercados
  2. The Wall Street Journal
movimientos de capital

La inversión extranjera se desploma en todo el mundo... menos en China

La inversión extranjera cayó en picado en EEUU y Europa en el primer semestre de 2020, pero apenas descendió en China

Foto: EC.
EC.
EC EXCLUSIVO Artículo solo para suscriptores

La inversión extranjera directa en China se mantuvo mayoritariamente estable en el primer semestre de este año, a pesar de que la llegada de capital a EEUU y la Unión Europea se desplomó, en una nueva señal de que la segunda economía mundial ha sufrido menos daños por la pandemia.

A nivel global, la media mensual de nuevas inversiones en la primera mitad del año se redujo casi a la mitad del promedio mensual de todo 2019, el mayor declive registrado, según la Conferencia de las Naciones Unidas sobre Comercio y Desarrollo (UNCTAD, por sus siglas en inglés) este martes. Pero mientras la inversión extranjera en EEUU y la UE cayó un 61% y un 29% respectivamente, en China solo se desplomó un 4%. China obtuvo un total de 76.000 millones de dólares de inversión extranjera durante ese periodo, mientras que EEUU consiguió 51.000 millones de dólares. El país norteamericano lleva mucho tiempo siendo destino líder para las inversiones de las empresas en el extranjero, y China lleva mucho tiempo siendo el segundo.

Foto: El presidente de EEUU, Donald Trump, con el presidente chino, Xi Jinping, en una cumbre del G-20. (Reuters)

La UNCTAD dijo que el declive tan modesto de la inversión extranjera en China era sorprendente. En marzo, cuando China era el epicentro de la pandemia, con partes importantes de su economía paralizadas, dicho organismo predijo que sería la gran perdedora, y esperaba que los flujos de inversión globales cayeran un 15% durante 2020.

Sin embargo, la economía de China se reanudó en abril, cuando EEUU y Europa estaban confinados, y desde entonces el país ha contenido el virus solo con restricciones localizadas y pasajeras. En cambio, Estados Unidos y Europa han tenido rebrotes de contagios que han ralentizado su recuperación. En el tercer trimestre, la economía de China ya había superado los niveles de producción registrados a finales de 2019, según datos publicados la semana pasada.

Parece que la resistencia de la inversión extranjera en China echa por tierra las previsiones que decían que las empresas buscarían minimizar su dependencia del país como pieza clave de sus cadenas de producción. Pero James Zhan, director de Inversión y Empresa en la UNCTAD, declara que era demasiado pronto para llegar a esa conclusión.

En todas las economías desarrolladas, los flujos de inversión extranjera cayeron un 75% en el primer semestre respecto a la media mensual de 2019

“Uno de los motivos principales para la reconfiguración de las cadenas de suministro globales es aumentar la resiliencia, lo que requiere planes de contingencia y capacidades superfluas”, afirma. “Un planteamiento más práctico que las empresas pueden adoptar sería construir bases de producción adicionales fuera de China, lo que significa nueva inversión en otros países, en vez de desinvertir en China o deslocalizar la producción fuera de China”.

En todas las economías desarrolladas, los flujos de inversión extranjera cayeron un 75% en el primer semestre desde la media mensual de 2019, para sumar en total solo 98.000 millones de dólares, cifras que no se veían desde 1994. En algunos casos —como Países Bajos y Reino Unido—, ese declive adoptó la forma de reducciones en préstamos de la compañía matriz a sus filiales extranjeras, que se consideran inversión extranjera.

“En tiempos de crisis, algunas multinacionales quieren mantener sus fondos cerca de casa”, declara Zhan. “Puede que el miedo a que el covid-19 y la búsqueda de fondos puedan llevar a una subida de impuestos también acelere los movimientos de capital intraempresariales”.

Foto: Comisión Europea (Efe)

La inversión extranjera en las economías en desarrollo demostró ser más resistente, cayendo solo un 16%, hasta 296.000 millones de dólares.

La UNCTAD declara que había indicios de un repunte en la inversión durante el tercer trimestre, y repite sus previsiones de que los flujos de 2020 en su conjunto seguramente caigan un 40% respecto a 2019. Pero advierte de que la segunda ola de contagios que golpea varias economías desarrolladas podría hacer caer los flujos anuales un 50%.

A pesar de que la inversión extranjera se desplomó en la mayoría de países en el primer semestre, unos pocos vieron un incremento. Uno fue Alemania, que vio un aumento de flujos del 15%, hasta 21.000 millones de dólares, debido en gran parte a unas pocas adquisiciones extranjeras de empresas existentes.

La inversión extranjera directa en China se mantuvo mayoritariamente estable en el primer semestre de este año, a pesar de que la llegada de capital a EEUU y la Unión Europea se desplomó, en una nueva señal de que la segunda economía mundial ha sufrido menos daños por la pandemia.

Inversión extranjera