¿Ha llegado la hora de las telecos europeas? Las vacas flacas podrían estar de salida
  1. Mercados
  2. The Wall Street Journal
futuro esperanzador

¿Ha llegado la hora de las telecos europeas? Las vacas flacas podrían estar de salida

Los gigantes de la burbuja 'puntocom' han tenido cinco años difíciles, pero el próximo lustro podría ser mucho más benigno con ellos

Foto: EC.
EC.

Para muchos hogares, el cambio que se ha producido este año con el teletrabajo ha hecho que las conexiones de banda ancha sean tan esenciales como la electricidad. Si los inversores empiezan a verlo de esa manera, uno de los sectores con peores resultados de Europa podría finalmente ver la luz.

Incluso cuando los valores de internet se han disparado este año, las acciones de los proveedores de red europeos se han desplomado: el sector de telecomunicaciones Stoxx Europe 600 ha caído un 12%, el doble de la caída del índice completo.

El patrón es familiar: dados los fuertes requisitos de inversión y desafíos regulatorios, quienes fueron en su día poderosos actores de las telecomunicaciones europeas han estado perdiendo valor durante media década por una competencia feroz. La pandemia ha afectado a los viajes internacionales y, por tanto, a los lucrativos ingresos en 'roaming', lo que hace que los inversores se mantengan alejados.

Foto: Telecos

Sin embargo, el interés del capital privado por sus activos da una pista de que las empresas de telecomunicaciones podrían encontrar un lugar atractivo en las carteras de inversores.

Los especialistas en infraestructura están dispuestos a pagar más por las redes que los accionistas por los operadores de telecomunicaciones. La semana pasada, Telecom Italia acordó vender el 37,5% del último tramo de su red de telecomunicaciones a KKR Infrastructure por 1.800 millones de euros. El valor implícito de la empresa era aproximadamente 8,6 veces las ganancias antes de intereses, impuestos, depreciación y amortización. La propia Telecom Italia cotiza a unas 5,3 veces ese valor.

El antiguo monopolio telefónico de Italia está bajo presión política para desplegar banda ancha de fibra óptica en su mercado local, pero ya tiene una gran deuda. La incorporación de KKR es una forma de financiar el proyecto sin diluir a los accionistas. Tales movimientos arbitran una brecha en los futuros retornos de inversión, explica James Ratzer, jefe de servicios de comunicación europeos de New Street Research: mientras que los accionistas quieren obtener retornos de dividendos en pocos años, los inversores en infraestructura parecen dispuestos a aceptar entre cuatro y siete años de gastos en programas de fibra óptica para los hogares a cambio de una promesa de beneficios saneados a largo plazo.

Una estudiante asiste a clase desde casa. (EFE)
Una estudiante asiste a clase desde casa. (EFE)

No solo pasa en Europa: en julio, Altice USA vendió casi la mitad de su negocio de Lightpath fibra óptica a Morgan Stanley. Las valoraciones tienden a ser más altas en EEUU, que es un mercado menos regulado, pero aún existía una gran diferencia entre el precio de la operación y los múltiplos de las acciones públicas.

Existe una divergencia paralela entre la valoración de las torres móviles y los operadores de telecomunicaciones, lo que lleva a los operadores de telefonía móvil a vender sus torres. En junio, el gigante español Telefónica, fuertemente endeudado, vendió una cartera de sus torres alemanas a Telxius, una empresa controlada por Telefónica que tiene en asociación con KKR y otro inversor, por un precio considerable de 23 veces el ebitda. No es de extrañar que el rival de Telefónica, Vodafone, cuyas acciones cambian de manos unas seis veces, esté trabajando en una oferta parcial de venta pública de sus torres para principios del próximo año.

Foto: José María Álvarez-Pallete, presidente de Telefónica. (Reuters)

Toda esta ingeniería financiera pone de relieve el valor concentrado en los proveedores de internet europeos. Sin embargo, es igualmente importante lo que dice el apetito de los inversores especializados en los conductos de datos políticamente sensibles sobre cómo ha cambiado la industria. Al menos en Europa, la infraestructura de telecomunicaciones se parece cada vez más a una empresa de servicios públicos regulada.

Para verlo de esa manera, los inversores necesitarán conocer mejor los retornos de inversión que eventualmente fluirán de las costosas inversiones en fibra y 5G. Sin embargo, el cambio podría, en algún momento, transformar la suerte del mercado de valores de este sector. Los flujos regulados de efectivo de los servicios públicos son atractivos en una era de tasas de interés ultrabajas. Los servicios públicos europeos cambian de manos a valores empresariales de casi nueve veces el ebitda, mucho mejor que el múltiplo promedio de 6,1 veces para los operadores de telecomunicaciones.

Los proveedores europeos de servicios de internet han tenido cinco años pésimos. Los siguientes cinco podrían ser mejores.

KKR Inversores Telecomunicaciones Accionistas