Cómo un asesor del príncipe saudí convirtió el UD Almería en su 'hobby'
  1. Mercados
  2. The Wall Street Journal

Cómo un asesor del príncipe saudí convirtió el UD Almería en su 'hobby'

La historia de cómo Turki al-Sheikh, asesor del príncipe heredero de Arabia Saudí, convirtió la pequeña UD Almería en su 'hobby'

placeholder Foto:

La gente no dejaba de hablar de los coches que se iban a regalar. Eran el as en la manga del Almería: comprabas un abono del desconocido club de fútbol español y que el saudí excéntrico dueño del equipo te diera un Audi A1 nuevo.

Era lo primero que la mayoría escuchaba sobre el club, o sobre el hombre que lo financiaba, un ministro saudí llamado Turki al-Sheikh. La prensa española escribía continuamente sobre ello. Cuando Sheikh organizó un partido amistoso de gran difusión en Riad, hasta Messi quería enterarse de lo de los coches.

"Si calculas el valor de eso", dice Mohammed el Assy, director ejecutivo de la UD Almería que organizó cerca de una docena de regalos, "es mucho más que lo que cuestan 12 coches A1".

Cuando no estaba sorteando coches alemanes, el Almería estaba escalando posiciones en Segunda división a punto de colarse en LaLiga. En el mes de julio, se aseguró una plaza en los 'play-offs' para el ascenso en la Liga española. Pero el verdadero misterio no es cómo ha alcanzado esa cima. Es por qué un miembro de la Corte Real de Arabia Saudí se interesaría por un equipo pequeño y mal financiado de la costa sur de España en primer lugar.

placeholder Guti (i), Turki al-Sheikh (c) y Zidane. (Foto: Instagram.com/turkialalshik)
Guti (i), Turki al-Sheikh (c) y Zidane. (Foto: Instagram.com/turkialalshik)

"El ministro es un hombre de fútbol", es la respuesta rápida de El Assy. Eso queda claro por la presencia 'online' de Sheikh, donde hace creer a sus millones de seguidores que es una de las personas con más contactos en el mundo del deporte.

Sheikh, de 38 años, también es un hombre del círculo más poderoso de Arabia Saudí: el círculo íntimo del príncipe heredero Mohammed bin Salman. A pesar de no tener parentesco, Sheikh es uno de los amigos, asesores de confianza y jefes políticos más antiguos del príncipe —un hombre que estuvo presente la noche en que el príncipe Mohammed apartó al antiguo heredero encerrándolo en una habitación y convenciéndole para que renunciara—.

Los representantes de Sheikh rechazaron la posibilidad de que hiciera declaraciones para este artículo.

Como cabeza de la General Entertainment Authority saudí, Sheikh ha sido una de las piezas clave del intento de Riad por convertirse en destino turístico global. El invierno pasado, trajo conciertos de artistas 'top', salones del automóvil exclusivos, y un premio de pesos pesados a la mitad del desierto. La popularidad de esos eventos le ha ayudado a ganar prestigio dentro de la Corte Real, demostrando que puede cumplir la promesa del príncipe Mohammed de abrir la sociedad restrictiva de Arabia Saudí al resto del mundo.

Si esto está respaldado por el Gobierno saudí, ¿por qué vengo a Almería a negociar una rebaja [del precio] de 2 millones de euros para comprar el club?

Los vecinos de Arabia ya han utilizado el deporte para pulir su imagen durante una década. Los esfuerzos de Qatar incluyen conseguir el derecho de albergar el Mundial de Fútbol de 2022 —el primero en el mundo árabe— y comprar el gigante francés Paris Saint-Germain. La familia real de Abu Dabi, mientras tanto, ha revolucionado la propiedad del fútbol construyendo un imperio 'multiclub' en torno al Manchester City desde 2008.

Parecía solo cuestión de tiempo que Arabia Saudí entrara en la jugada. Salvo porque, cuando Sheikh se gastó 20 millones de euros para comprar el Almería en 2019, el club insistió en que no era una operación de estado.

"Si esto está respaldado por el Gobierno saudí, ¿por qué vengo a Almería a negociar una rebaja [del precio] de dos millones de euros para comprar el club?", dijo El Assy. "Iría a comprar el Tottenham o el Manchester United. ¿Por qué vendría aquí, amigo?". "Si Abu Dabi tiene al Manchester City y Qatar el Paris Saint-Germain, Arabia Saudí no iría a comprar el Almería de Segunda división en España", añadió.

La inversión de Arabia en fútbol resultó ser el Newcastle United. Un consorcio liderado por el Public Investment Fund de Arabia Saudí está en proceso de ser evaluado por la Premier League.

Foto: Árbitro muestra la tarjeta roja durante un partido (Efe)

Mientras tanto, el Almería se queda como el 'hobby' personal de Sheikh. Tras los 20 millones de euros iniciales, invirtió otros 30 millones de euros en capital, convirtiéndolo en el proyecto más ambicioso de la Segunda división española.

"He hecho todo lo que podía, y esta era la oferta que estaba esperando", declaró entonces el anterior presidente del club, Alfonso García Gabarrón.

El Almería todavía no tiene posibilidades aun para perturbar la jerarquía de fútbol de Europa. El equipo no está en condiciones de gastarse miles de millones de dólares en jugadores y apuntar a la Champions League. El sueño por ahora, dice El Assy, es convertirse en uno de los 20 o 30 mejores clubs de fútbol. Sus órdenes, inusuales, son también convertir al Almería en un equipo principal en redes sociales.

"Su Excelencia ha insistido en esto de las redes sociales", comenta El Assy, que ha visto cómo los 200.000 seguidores en Twitter del Almería se convertían en medio millón.

placeholder El jeque Turki al-Sheikh ya ha tenido relación anteriormente con el fútbol en Egipto.
El jeque Turki al-Sheikh ya ha tenido relación anteriormente con el fútbol en Egipto.

La prioridad de aumentar la presencia del club en internet tiene sentido si consideramos el tiempo que pasa Sheikh publicando sobre sus amigos famosos en sus cuentas personales —cuando no está dedicando alabanzas al príncipe Mohammed—.

Sheikh ha acudido a entrenadores de primera clase, incluidos el exentrenador del Barça Quique Setién y el del Tottenham José Mourinho, para que le den sesiones de 'coaching' privadas. Presumió ante Messi de que el entrenador que ganó el Mundial de Argentina de 1978, Cesar Luis Menotti, también se encontraba entre sus mentores.

Esta primavera, volvió a exhibir su red tras retar al presidente del club saudí Al-Nasr a un partido de fútbol benéfico en la PlayStation. Recibió comentarios de reconocimiento personal de más de treinta estrellas internacionales del deporte.

"¡Eh, Turki! ¿Cómo estás, tío?", dijo el peso pesado estadounidense Deontay Wilder en un vídeo. "Solo quería desearte todo lo mejor en tu partido de mañana".

"Compraré este equipo y le cambiaré el nombre", recuerda El Assy que le dijo Sheikh en su primera reunión en Zúrich

Llegaron variaciones del mismo mensaje —"Hola Turki", en vez de Su Excelencia— de Messi, Mourinho, el boxeador Anthony Joshua, el ganador del Mundial Cesc Fàbregas, el cinco veces campeón de la NBA Dennis Rodman y Diego Maradona.

Pero pasearse con deportistas es una cosa. Gastarse decenas de millones de dólares en una participación material en ese mundo es otra —especialmente cuando esa participación pasa tan desapercibida—.

Sheikh empezó con sus compras fuera de Arabia Saudí un año antes de que oyera hablar del Almería. Por capricho, en 2018 se apoderó del equipo egipcio El Assiouty Sport y contrató a El Assy para dirigirla. Su primera tarea fue trasladar toda la actividad más de 160 km a El Cairo.

"Compraré este equipo y le cambiaré el nombre", recuerda El Assy que le dijo Sheikh en su primera reunión en Zúrich. "Pero solo tienes de 25 a 27 días para cerrarlo todo antes que empiece la temporada".

placeholder El nuevo propietario de la UD Almería, el saudi Turki al-Sheikh. (EFE)
El nuevo propietario de la UD Almería, el saudi Turki al-Sheikh. (EFE)

Al Assiouty pronto se convirtió en Pyramids FC, con una nueva imagen ingeniosa, una esfinge en la parte superior, y 23 nuevos jugadores, incluidos varios de Sudamérica. Sheikh presionó a la retirada estrella brasileña Ronaldhino para ser su embajador global. Después puso a Ronaldhino y a su equipo de fútbol egipcio en una valla en Times Square.

Las pirámides de verdad tardaron décadas en construirse. Pyramids FC se construyó en semanas.

De alguna manera, el caótico plan de cifrado de Sheikh de sacarse un rival de la manga funcionó. Al final de la temporada, el equipo se había enfrentado a dos gigantes de Egipto y había terminado en tercer lugar. El Assy estaba preparándose para repetir en 2019 cuando recibió otra llamada descabellada de Sheikh. Pyramids FC, dijo Sheikh, se ha vendido. "Queremos comprar un equipo en Europa".

El Almería consiguió nuevos patrocinadores, incluidos varios de Arabia que buscaban usar la repentina visibilidad del equipo en el Golfo

El Assy conocía la costumbre. El acuerdo con el Almería estaba cerrado a finales de agosto, 12 días antes de que empezase la temporada.

El Almería consiguió nuevos patrocinadores, incluidos varios de Arabia que buscaban aprovecharse repentina visibilidad del equipo en el Golfo. Trajo un nuevo cuerpo técnico. Puso en marcha un plan para que el Almería abandonara los campos de entrenamiento alquilados y construyera su propia instalación. Aseguró varios Audi para repartir.

Durante todo ese tiempo, El Assy informaba a Riad. Sheikh no suele visitar España, pero cerca de un año después, el insomne todavía espera dos que le informen de la situación al menos dos veces al día.

"Esta es la razón por la que fumo y bebo mucho café todos los días", declara El Assy. "Siempre le digo a la gente que trabaja con nosotros que con el jefe tú eliges: que sea el mejor hombre del mundo o el peor".

La gente no dejaba de hablar de los coches que se iban a regalar. Eran el as en la manga del Almería: comprabas un abono del desconocido club de fútbol español y que el saudí excéntrico dueño del equipo te diera un Audi A1 nuevo.

Señor con maletín

Detrás de toda gran historia hay otra que merece ser contada

Conoce en profundidad las 20 exclusivas que han convertido a El Confidencial en el periódico más influyente.
Saber más
Segunda División Almería Fútbol Arabia Saudí Inversión exterior