¿Quién tiene que pagar los test de covid-19 que hacen las empresas a sus trabajadores?
  1. Mercados
  2. The Wall Street Journal
las aseguradoras, de perfil

¿Quién tiene que pagar los test de covid-19 que hacen las empresas a sus trabajadores?

Cuando las pequeñas empresas quieren examinar a los empleados para ver si están infectados, no todas las compañías de seguros están dispuestas a asumir los costes

Foto: EC.
EC.

La empresa manufacturera Mott Corporation contrató a una clínica de urgencias en mayo para hacer test de covid-19 a sus trabajadores de forma regular, buscando evitar brotes en el lugar de trabajo y proporcionar tranquilidad a los trabajadores. El grupo médico preguntó a la aseguradora de la compañía si cubriría los costes de los test.

La respuesta fue no.

Ahora Mott se gasta más de 30.000 dólares al mes para hacer las pruebas de coronavirus a 150 trabajadores dos veces a la semana. La empresa ha identificado hasta el momento seis positivos asintomáticos, dice el director general Boris Levin.

Las aseguradoras no tienen que correr con los gastos de test de covid-19 en el lugar de trabajo que realiza un empleador para monitorizar contagios entre empleados, según las políticas federales y la legislación en materia de seguros de Connecticut. Están obligados a cubrir los test requeridos por un doctor como parte del diagnóstico o el tratamiento de un paciente, o para analizar a las personas que han estado en contacto con alguien infectado.

Foto:

La mayoría de las grandes empresas están autoaseguradas y pagan sus propios costes sanitarios. Tienen flexibilidad en la forma en la que pagan por los programas de pruebas en el lugar de trabajo. Pero, para las empresas más pequeñas que no pagan por su propia sanidad, la capacidad para realizar test a los trabajadores a menudo depende de lo que sus compañías de seguros estén obligadas a —o quieran— cubrir.

Hay un collage de normas de cobertura en constante cambio en todo EEUU, con algunos ejecutivos presionando para conseguir fondos federales adicionales para costear test masivos. En los estados que permiten la cofinanciación para los test de los trabajadores, estos podrían tener que pagar una parte de su bolsillo —incluso si el test está técnicamente cubierto por un asegurador—.

Algunos directivos dicen que el riesgo del contagio asintomático del covid-19 convierte los test regulares a trabajadores en algo crítico.

Prueba PCR. (Reuters)
Prueba PCR. (Reuters)

"Seguramente prevenimos una propagación más grande" que podría obligar a la empresa a cerrar de forma repentina, declara Levin. Mott es una empresa propiedad de los empleados y fabrica productos de filtrado de alta precisión para el sector de la salud, del semiconductor, de defensa y aeroespacial.

Cuando un estado solicita cobertura para realizar pruebas en el lugar de trabajo, normalmente está ligada a sectores o tipos de trabajo concretos.

En Virginia Occidental, las aseguradoras deben cubrir las pruebas en el lugar de trabajo para los profesionales de cuidado infantil y de residencias de ancianos sin imponer ningún tipo de cofinanciación.

California dice que las aseguradoras deberían costear las pruebas en los lugares de trabajo sin tener en cuenta los síntomas para los trabajadores esenciales, como las personas que trabajan en supermercados, instalaciones agrícolas, transporte público y educación, aunque tales trabajadores puedan ser sujeto de costes compartidos como copagos o pagos deducibles. Las compañías de seguros pueden negar la cobertura si un trabajador no intenta primero buscar que le realice el test un proveedor de la red o no ha contactado a la aseguradora médica para que le ayude a encontrar a dicho proveedor.

Foto: El ministro de Sanidad, Salvador Illa. (EFE)

Ciertas reglas federales han evolucionado a medida que la demanda de test ha sobrepasado la oferta y los estados han buscado formas de guardar los test para quienes tienen síntomas o han estado en contacto con personas infectadas.

Grandes aseguradoras, incluidas Aetna, UnitedHealth o Cigna, dicen que están pagando por test de coronavirus que los profesionales de salud solicitan para diagnosticar o tratar a pacientes, tal y como ordena la ley. Pero, en general, no están pagando test realizados a petición del trabajador por motivos de un mayor control, afirman.

Las aseguradoras médicas no han cubierto tradicionalmente otros tipos de pruebas en el lugar de trabajo, como controles de drogas ilegales, según consultores y expertos en prestaciones sanitarias.

La prueba del coronavirus para los trabajadores "no es clínicamente necesaria. Es para la seguridad del sitio de trabajo", aclara Steve Wojcik, vicepresidente del Business Group on Health, que representa a los trabajadores. "Al igual que otras medidas de seguridad en el trabajo, no se incluiría en el seguro médico".

Un grupo de personas se hace un test PCR. (EFE)
Un grupo de personas se hace un test PCR. (EFE)

Asociaciones de trabajadores y otros grupos comerciales han escrito a líderes congresistas de ambos partidos en las últimas semanas, pidiendo más recursos federales para financiar test de covid-19. Organizaciones como la American Benefits Council, el Business Group on Health y la National Alliance of Healthcare Purchaser Coalitions, dicen que los trabajadores no tendrían que correr con los gastos de los test masivos por su cuenta.

"Los empleadores que sufrirán los mayores desafíos relacionados con test masivos para traer a los trabajadores de vuelta al lugar de trabajo están entre las empresas más afectadas por las consecuencias económicas de la pandemia", escriben.

Desde mayo, Haidee Lim, propietaria de la guardería Baby World en Los Altos, California, ha pagado a la empresa de pruebas Kyla una tasa de suscripción de 10 dólares al mes por trabajador para que unos 15 trabajadores se realizaran un test a la semana. La aseguradora cubría los test hasta que la normativa de reembolso de California cambió en julio, incentivando el uso de proveedores de la propia red y aclarando que los empleados podrían ser responsables del reparto de costes. Los cambios significan que los costes de test para Baby World podrían elevarse hasta a 3.900 dólares al mes, según cuánto acuerden cubrir las aseguradoras.

Foto: Un hombre con mascarilla en el metro de Milán. (EFE)

El centro de día está especializado en bebés y niños pequeños, atendía a más de 60 familias antes de la pandemia. Ahora, trabajan 15 empleados en turnos más cortos y atienden a 16 niños, y el negocio ya no cubre los gastos.

Lim declara que algunas de las compañías aseguradoras de sus trabajadores aceptaron seguir pagando por test semanales. Uno de los proveedores paga por un test al mes y Kyla ha convenido pagar por cualquier test no cubierto porque la compañía fue uno de los primeros clientes.

Garick Hismatullin, director ejecutivo de Kyla, teme que los cambios en las normas de reembolso puedan cambiar todavía más drásticamente su modelo de negocio, y conduzcan a nuevos gastos en costes compartidos para los trabajadores esenciales. "¿Quién va a pagar por esto? Esa es la pregunta a la que siempre se vuelve", dice.

Coronavirus Trabajo Empresas Test