Sin contacto y con mascarilla obligatoria: así vuelve la vida al interior de Wall Street
  1. Mercados
  2. The Wall Street Journal
desescalada bursátil

Sin contacto y con mascarilla obligatoria: así vuelve la vida al interior de Wall Street

El edificio de la Bolsa de Nueva York reabre sus puertas este martes tras más de dos meses sin los habituales operadores. Lo hará al 25% de su capacidad y con estrictas medidas de seguridad

Foto: EC.
EC.

La Bolsa de Nueva York está lista para la reapertura de su famoso parqué este martes. Pero las cosas no van a volver a la normalidad.

Solo un 25% de los operadores podrá volver cuando se retome la actividad tras dos meses de cierre por culpa del coronavirus. Tendrán que llevar mascarillas, no podrán utilizar el transporte público y deberán guardar la distancia de seguridad, rodeados de paneles de plástico que ayudarán con el distanciamiento.

No podrá entrar nadie más, lo que significa que durante un tiempo no veremos los habituales toques de campana y las celebraciones cuando alguna compañía debute en bolsa. Las televisiones que emitían desde el interior de la bolsa tampoco van a poder hacerlo de momento.

Suscripción completa a 'The Wall Street Journal' en ECPrevium

Lo mejor del diario económico estadounidense está en El Confidencial. Durante la crisis provocada por el coronavirus, los contenidos seleccionados por nuestra redacción se publican en abierto en El Confidencial.

Prueba ECPrevium gratis durante 30 días y accede a todo 'The Wall Street Journal' sin coste adicional.

Solicita aquí tu prueba gratuita.

Para poder volver a su actividad, los operadores tendrán que firmar una exención de responsabilidad que les impide demandar al NYSE (por las siglas de New York Stock Exchange) en caso de que se infecten. También deben tener en cuenta que volver al parqué puede provocar "que contraigan el covid-19, fallos respiratorios, la muerte y la transmisión del covid-19 a un familiar o compañero de vivienda que también puede sufrir dichos efectos", según el documento al que ha tenido acceso 'The Wall Street Journal'.

Este compromiso ha provocado tensión entre el NYSE, propiedad de Intercontinental Exchange, y algunas de las empresas que tienen operadores en el parqué.

Los 'traders' no son trabajadores de la bolsa, son empleados de diferentes bancos y casas de inversión. El NYSE ha pedido a dichas compañías que firmen un compromiso que les obliga a compensar a la bolsa por las demandas derivadas de cualquier brote de covid, según fuentes conocedoras de la situación. Algunas empresas, como Morgan Stanley, han rechazado firmar algo así y no van a mandar a sus operadores a la bolsa. Una portavoz del NYSE ha declinado hacer comentarios.

El interior de Wall Street, sin trabajadores. (Reuters)
El interior de Wall Street, sin trabajadores. (Reuters)

En cualquier caso, la previsión es que muchos operadores firmen la exención de responsabilidad, sobre todo aquellos que trabajan para compañías más pequeñas y que han sufrido más el cierre de la actividad.

Muchas casas de inversión —que se dedican a ejecutar las operaciones en el NYSE en nombre sus clientes— tienen menos de 20 empleados y sus ingresos se han reducido significativamente durante el cierre. Algunas de ellas han tenido que acogerse al programa de créditos del Gobierno (conocido como Paycheck Protection Program) para hacer frente a la ausencia de ingresos.

"Confío en que la principal prioridad del NYSE es la salud y la seguridad en el parqué. No tengo ninguna duda sobre si volveré", explica Jonathan Corpina, socio de Meridian Equity Partners, una firma con presencia en la bolsa.

Algunos trabajadores preparan la vuelta de la actividad al interior de Wall Street. (Reuters)
Algunos trabajadores preparan la vuelta de la actividad al interior de Wall Street. (Reuters)

Meridian tiene planeado enviar seis trabajadores, incluido Corpina, esta misma semana. Antes del cierre, contaban con 15 efectivos sobre el parqué en los días normales. Pero, ahora, muchos de sus puestos estarán vacíos para poder asegurar que mantienen la distancia de seguridad entre ellos.

El del NYSE es uno de los últimos edificios de bolsa operativos, ya que en los últimos 20 años muchos de ellos han dado el salto digital. Los oficiales consideran que el parqué es todavía útil para que los operadores apliquen "el conocimiento humano" a las transacciones, sobre todo a aquellas que son de gran tamaño y complejidad, como las salidas a bolsa o las subastas que determinan el precio de las acciones a cierre de sesión.

El edificio es también una parte importante de la marca del NYSE, ayudando a conseguir el desembarco de empresas cuyos ejecutivos quieren tocar la campana y celebrar eventos en el histórico edificio situado en el sur de Manhattan.

Los directivos de Pinterest, durante el toque de campana en su salida a bolsa. (Reuters)
Los directivos de Pinterest, durante el toque de campana en su salida a bolsa. (Reuters)

Durante la expansión de la pandemia, el NYSE se resistió a cerrar las puertas, mientras el resto de bolsas de todo Estados Unidos bajaban la persiana. Pero cuando uno de sus empleados y uno de los 'traders' se contagiaron, no tuvieron mucha alternativa.

Ahora, el NYSE está tomando las medidas oportunas para evitar un brote. Ha diseñado su reapertura con un plan elaborado por asesores externos como Scott Gottlieb, un excomisionado de la Agencia de Medicamentos y Alimentación en la Administración Trump.

Todos los operadores tendrán que registrar su temperatura al entrar al edificio y deberán seguir las líneas en el suelo para mantener dos metros de separación mientras esperan en fila. Una vez dentro, tienen que evitar los apretones de mano o cualquier contacto físico. También está prohibido comer, para que nadie se quite la máscara, aunque sí habrá espacios habilitados en la cafetería.

Uno de los mostradores del NYSE. (Reuters)
Uno de los mostradores del NYSE. (Reuters)

La bolsa estará mucho más silenciosa y tranquila con muchos operadores trabajando de forma remota. Por norma general, estos trabajadores suelen estar en el edificio supervisando la lista de valores y los brókeres se acercan a ellos para efectuar las operaciones de compra y venta de acciones, una situación que no veremos en algún tiempo.

El NYSE desinfectará el edificio diariamente tras el cierre de mercado, con un equipo que limpiará superficies como los pomos de las puertas durante todo el día. En cualquier caso, puede que esto no sea suficiente para detener el virus, como ya ha advertido la presidenta del NYSE, Stacey Cunningham, en una columna publicada el 14 de mayo en 'The Wall Street Journal'.

"Para el NYSE, y para toda la nación, es importante tomarse la reapertura con expectativas realistas. Nuestro plan está diseñado para reducir el riesgo, pero no puede eliminarlo", decía.

Wall Street Wall Street Journal Acciones