¿Cuándo volveremos a sentirnos seguros rodeados de 20.000 desconocidos?
  1. Mercados
  2. The Wall Street Journal
Eventos deportivos

¿Cuándo volveremos a sentirnos seguros rodeados de 20.000 desconocidos?

Los partidos de fútbol, baloncesto o cualquier gran concentración de gente tardarán mucho en volver a la normalidad. Es una cuestión de salud, pero también de puro comportamiento

Foto: EC.
EC.

Los deportes volverán. En algún momento, en un futuro posiblemente lejano, los atletas volverán a las canchas, los polideportivos y los estadios, y las ligas prometen regresar a la normalidad. Por fin habrá de nuevo algo que ver en televisión. Pero hay quienes podrían no estar preparados tan rápidamente: los fans.

Lo que suceda a partir de ahora en el mundo del deporte puede estar fuera del control de las ligas y las cadenas de televisión que les pagan miles de millones de dólares. Las personas que tienen la clave son las que llenan las gradas. Y los deportes solo se volverán a normalizar una vez que el público decida que es social y psicológicamente aceptable estar rodeado de nuevo de miles de desconocidos.

Es imposible saber cuándo podrán comenzar a planteárselo. El nuevo coronavirus ha causado tanto daño y se comporta de manera tan impredecible que ya han sido cancelados los principales eventos que se iban a celebrar ya entrado el verano. Ya no se da por hecho que el deporte se reanudará este año. "Hasta que no esté casi todo el mundo vacunado", dijo Bill Gates la semana pasada cuando hablaba de aglomeraciones masivas de gente, "es posible que no se retomen en absoluto".

Suscripción completa a 'The Wall Street Journal' en ECPrevium

Lo mejor del diario económico estadounidense está en El Confidencial. Durante la crisis provocada por el coronavirus, los contenidos seleccionados por nuestra redacción se publican en abierto en El Confidencial.

Prueba ECPrevium gratis durante 30 días y accede a todo 'The Wall Street Journal' sin coste adicional.

Solicita aquí tu prueba gratuita.

El presidente Trump dijo a los comisarios de las ligas deportivas el sábado que quiere ver a los fans en los partidos "pronto, muy pronto". "Quiero que los fans vuelvan a las canchas", dijo Trump. "Y los fans también quieren volver". Pero el desafío principal para el negocio no es político o financiero. Es de comportamiento.

"En general, el mayor problema que tiene el deporte a largo plazo es el miedo asociado a la interacción pública", dijo el propietario de Golden State Warriors, Joe Lacob, en un correo electrónico. "¿Cuándo desaparecerá? ¿Cuándo decidirá la sociedad que es de nuevo seguro interactuar con la gente? Esa es la gran pregunta para los equipos deportivos y las ligas".

"La buena noticia es que este virus será vencido y todo volverá a la normalidad", escribió. "Conocemos al enemigo, y el conocimiento y la capacidad médica son ahora mayores que nunca antes en la historia".

Foto: EC.

Cuánto tiempo llevará es una pregunta que nadie en el mundo del deporte sabría responder, y los epidemiólogos, inmunólogos y expertos en enfermedades infecciosas siguen tratando de entender.

Lo que sí entienden, a medida que transcurre el año, es que el comportamiento de los fans en el deporte refleja el comportamiento de grandes grupos en la sociedad en general. Incluso si a las personas se les permitiera regresar a las oficinas mañana, se desconoce cuándo sentirán de nuevo deseos de rodearse de entre 20.000 y 100.000 fans en los estadios.

Algunas ligas, órganos de gobierno e incluso el Comité Olímpico Internacional han dejado de intentar predecir el futuro. Las Olimpiadas se han pospuesto hasta el próximo verano. El torneo de Wimbledon queda cancelado en 2020. La principal liga de fútbol de Bélgica simplemente escogió a un ganador la semana pasada. Lo único que el resto debe hacer es buscar fechas alternativas y seguir esperando.

La NBA está explorando la posibilidad de organizar los 'playoffs' en una burbuja sin fans si obtiene la autorización de las autoridades sanitarias, mientras que la Premier League inglesa contempla pasar el último trimestre de su temporada a mediados del verano. Pero hay muchos escépticos en la NBA, incluido LeBron James.

LeBron James, de blanco, defendido por Paul George en un partido de la NBA. (Reuters)
LeBron James, de blanco, defendido por Paul George en un partido de la NBA. (Reuters)

Incluso si logran terminar esta temporada, podrían encontrarse en la misma situación la próxima temporada. También podrían verse en medio de una competencia feroz por visualizaciones con la Liga Nacional de Fútbol (NFL) y el fútbol universitario, si esas temporadas comienzan a tiempo. El gobernador de California, Gavin Newsom, dijo el sábado que no cree que los tres equipos de la NFL de su estado podrán jugar delante de los fans cuando llegue septiembre.

Amy Huchthausen, comisaria de la America East Conference, dijo que ya ha notado pequeños cambios en su propia vida que presagian cambios mayores en la sociedad. Ahora ella, cuando está fuera, es más consciente de si tiene a una persona cerca en la acera. Esa sensación de atención aumentada parece que será más común en los estadios abarrotados.

"Creo que somos ingenuos al pensar que esto no va a persistir durante mucho tiempo, incluso cuando hayamos superado el virus y la pandemia", dijo. "Me cuesta creer que una vez que se levante la orden, la gente acudirá en rebaño a los estadios de 50.000 asientos o incluso 100.000, como siempre lo habían hecho antes".

Foto: Una mujer descansa junto a los cines Callao en Madrid. (EFE)

Eso haría que los planes de retorno al juego a corto plazo sean tan inútiles como una máscara hecha de papel de seda. Las ligas de baloncesto y fútbol en China, donde el virus parecía disiparse gracias a estrictos controles, esperaban poder volver a jugar este mes en estadios y polideportivos vacíos. Pero enseguida tuvieron que abandonar esas esperanzas. Corea del Sur canceló lo que quedaba de su temporada de baloncesto y Japón ha pospuesto el día inaugural del torneo de béisbol dos veces.

Los jugadores y entrenadores son reacios a regresar apresuradamente al campo de todos modos. No solo se resisten a la perspectiva de jugar en estadios vacíos, sino que también entienden que la naturaleza de trotamundos que conllevan sus trabajos supone una exposición constante.

"Creo que tendremos que borrar toda la temporada de tenis de 2020", tuiteó Amélie Mauresmo, campeona de Wimbledon en 2006 y exentrenadora de Andy Murray. "Sin vacuna = sin tenis", dijo.

Foto: Rafa Nadal en la pasada final ante Roger Federer. (Reuters)

Imaginar un regreso a los estadios llenos es aún más difícil cuando las duras lecciones de las recientes aglomeraciones de gente apenas comienzan a entenderse.

No se debe solo a que los fans tendrán menos ingresos disponibles para gastar en entradas a eventos deportivos. También está claro que el brote de coronavirus en el norte de Italia fue amplificado seriamente por un partido de fútbol entre el Atalanta y el Valencia en Milán el 19 de febrero. Los fans que asistieron a otros partidos ahora se preguntan si están sentados sobre una bomba de relojería.

Matthew Ashton fue a ver jugar al Liverpool contra el Atlético de Madrid el 11 de marzo, en un momento en que otros países europeos ya estaban confinados. Él convenció a su padre, un hombre de 72 años, que contaba con su abono de temporada, para que no asistiera a uno de los partidos más importantes de la temporada para el club. Pero Ashton, como era joven y saludable, hizo un cálculo diferente para sí mismo.

La grada de Anfiel, en el encuentro entre Liverpool y Atlético. (Reuters)
La grada de Anfiel, en el encuentro entre Liverpool y Atlético. (Reuters)

"Creo que es la última oportunidad que tengo de ir a ver jugar al Liverpool este año", le dijo a su padre, que también es un experto en salud pública. "Probablemente fue la decisión equivocada. Echando la vista atrás, piensas: ¿realmente valió la pena?".

Las semanas siguientes vieron un aumento de casos en Liverpool, y Ashton cree que esto se vio acelerado por el partido del Atlético. Una vez que las personas se den cuenta de las consecuencias que tiene estar tan cerca de otras personas, dijo, podrían tener pensamientos inquietantes: "Oh, Dios mío, quizá no estoy tan a salvo como pensé que estaba".

Existe una razón por la cual estos pensamientos pasan ahora por la mente de Ashton: la semana pasada fue nombrado director de Sanidad Pública de la ciudad de Liverpool.

Deporte Coronavirus Wimbledon NBA
El redactor recomienda