Colorín, colorado... Las 12 claves que resumen el año en los mercados financieros
  1. Mercados
  2. Inversión
Resumen de 2014 en los mercados

Colorín, colorado... Las 12 claves que resumen el año en los mercados financieros

Unos activos han cumplido las expectativas. Otros las han batido... Y otros ni siquiera se han acercado. Así ha sido el año 2014 en los mercados financieros

Foto:

Se le esperaba con ganas. Sobre todo en la renta variable. Pero 2014 ha sido un año menos fructífero de lo esperado en las bolsas. Justo lo contrario de lo que ha ocurrido con la deuda pública. A continuación, las 12 claves, una por cada campanada, que resumen lo que ha dado de sí el año en los mercados financieros.

1. Ibex 35. No ha sido un año tan bueno como se presumía. Las previsiones situaban al índice español por estas fechas en torno a los 12.000 puntos, pero ni siquiera ha sido capaz de terminar por encima del 10.500 puntos. Se ha comido las uvas en los 10.279,2 puntos. Eso si, al menos ha cerrado el año en positivo, con una subida del 3,6%, con lo que ha encadenado dos ejercicios consecutivos al alza, algo que no pasaba desde antes de la crisis.

2. Dow Jones. Wall Street ha prolongado en 2014 la secuencia de máximos históricos que comenzó en 2013. Tras finalizar el año pasado por encima de los 16.500 puntos, ha terminado 2014 con una subida del 7,5% y cerca de los 18.000 puntos, una cota que ha llegado a superar en diciembre por primera vez en su más que centenaria historia. Rubrica así su sexto año alcista consecutivo, algo que no se veía desde los tiempos en los que se estaba inflando la burbuja puntocom.

3. Tipos de interés oficiales. Terminaron 2013 en el 0,25% y despiden 2014 en el mínimo histórico del 0,05%. De este modo, el Banco Central Europeo (BCE) ha usado por completo todo el margen que le concedía la política monetaria convencional. Ya sólo podrá recurrir a herramientas no convencionales sea reactivar el crédito y desterrar las presiones deflacionistas de la Eurozona.

4. Euro. Comenzó el año con fuerza y a comienzos de mayo incluso rozó los 1,40 dólares. Pero todo cambió cuando el BCE elevó su preocupación por la amenaza deflacionista y descargó más medidas expansivas desde junio. Como en paralelo la Reserva Federal (Fed) siguió adelante con el desmantelamiento de sus estímulos más extraoridianios (QE3), desde junio el dólar cogió carrerilla y el euro termina 2014 en los 1,21 dólares, con una depreciación anual próxima al 12%, la mayor desde 2005, y en zona de mínimos desde 2012.

5. Divisas emergentes. El tablero de las divisas no sólo ha estado marcado por el cuerpo a cuerpo entre el euro y el dólar, sino también por la debilidad de muchas de las principales divisas emergentes. Ha destacado el rublo ruso, que ha perdido más de un tercio de su valor contra el euro, hasta los 69 rublos, y casi un 50% contra el dólar, hasta los 56 rublos. Otras monedas, como la lira turca, el real brasileño o el peso mexicano también han sufrido fuertes depreciaciones en 2014.

6. Bono español a 10 años. A diferencia de la bolsa, la deuda pública española ha superado todas las expectativas. Lo demuestra que ha vivido un año perfecto, puesto que las compras se han impuesto en todos los meses, con lo que la rentabilidad del bono a 10 años ha caído sin descanso de enero a diciembre. Terminó 2013 en el 4,15% y va a finalizar 2014 en el 1,6%. O lo que es lo mismo, lo acaba en mínimos históricos -en términos nominales-. El descenso de los tipos de interés hasta mínimos históricos y el convencimiento de que el BCE seguirá actuando lo han permitido.

7. Bono alemán a 10 años. La deuda alemana también ha seguido estrujando su rentabilidad. El bund, que acabó 2013 en el 1,93%, se comerá las uvas en el 0,5%, con lo que también se encuentra en mínimos históricos.

8. Prima de riesgo. El año perfecto de la deuda española ha propiciado que la prima de riesgo, que mide la diferencia entre el rendimiento de los bonos españoles y alemanes a 10 años, se haya enfriado más en 2014. Los 222 puntos básicos de finales del año pasado se han estrechado hasta situarse en torno a los 110 puntos. De este modo, el diferencial se mueve en zona de mínimos desde 2010.

9. Bono estadounidense a 10 años. Terminó 2013 en el 3%. Y teniendo en cuenta que durante 2014 la Fed ha retirado el QE3 y ha preparado el camino para subir los tipos de interés en 2015, lo suyo hubiera sido que finalizara el ejercicio por encima de esa cota. Pero ha ocurrido todo lo contrario. Sin presiones inflacionistas a la vista y con la Fed adelantando que el repunte del precio del dinero será gradual, el rendimiento de los bonos norteamericanos despedirá 2014 en el 2,2%.

10. Brent. Sin duda, ha sido uno de los grande protagonistas del año. Tras terminar 2913 en los 110,8 dólares, el barril Brent,de referencia en Europa, llegó hasta los 115 dólares en junio. Pero desde entonces ha registrado una caída en vertical que le lleva a comerse las uvas por debajo de los 60 dólares, con una caída anual cercana al 50%, la mayor desde 2008. Como trasfondo, un mercado sobradamente abastecido y la voluntad dentro de la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP) de presionar a la baja sobre los precios para desincentivar las vías alternativas de extracción de crudo (fracking). Como en el caso del Brent, el petróleo estadounidense también ha caído con fuerza en 2014. Cerró el pasado ejercicio cerca de los 100 dólares y bajará el telón de 2014 por debajo de los 55, con una caída del 45%.

11. Oro. El metal precioso lo ha intentado, pero la fortaleza de su antagonista, el dólar estadonidense, en la segunda mitad del año ha frenado sus aspiraciones. La onza de oro despide 2014 en torno a los 1.200 dólares, ligeramente por debajo de los 1.205 dólares con los que despidió 2013.

12. Euribor. Mecido por la mano del presidente del BCE, Mario Draghi, este año el Euribor ha seguido arañando mínimos históricos. Acabó 2013 en el 0,55% y dejará atrás 2014 en el 0,32%. Con los tipos oficiales en el 0,05% y sin visos de que vayan a subir en 2015, la referencia hipotecaria continuará en zona de mínimos históricos todo el año.

Rentabilidad Ibex 35 Petróleo Reserva Federal OPEP Mario Draghi Wall Street