CESAN A CUATRO DIRECTIVOS

Escándalo contable en Tesco: se hunde un 11% tras hinchar su previsión de beneficio

Tesco lidera las caídas de la bolsa de Londres al hundirse un 11% hasta las 2,23 libras, su nivel más bajo en una década tras hacer un 'profit warning'

Foto: Escándalo contable en Tesco: se hunde un 11% tras hinchar su previsión de beneficio

Las acciones de Tesco lideran las caídas de la bolsa de Londres al desplomarse un 11,6% hasta las 2,23 libras, su nivel más bajo en más de una década. La compañía se ha visto obligada a hacer un profit warning, esto es, una revisión de sus estimaciones de beneficio, después de que una investigación de las prácticas contables haya puesto de manifiesto que la mayor cadena de supermercados de Reino Unido hinchó sus estimaciones de beneficio semestral en 250 millones de libras.

Según recoge Bloomberg, Tesco ha explicado que algunos ingresos se inscribieron en libros antes de que se hubieran producido y los gastos se reconocieron más tarde. Como resultado, los 1.100 millones de libras que se esperaban inicialmente se han quedado reducidos a 250.000 millones mientras la compañía se afana en establecer el impacto real en sus cuentas anuales.

Así, este escándalo contable le ha costado ya el puesto a cuatro altos directivos de la compañía, entre los que se encuentra el director general en Reino Unido, Chris Bush. No en vano, según ha explicado el consejero delegado de Tesco, Dave Lewis, "hemos descubierto un problema grave y hemos actuado en consecuencia". A Bush le sustituirá el actual director de multiplataformas de la compañía, Robin Terrell. Además, Tesco ha encargado a Deloitte llevar a cabo la investigación de manera independiente y ha retrasado hasta el 23 de octubre la publicación de sus resultados.

Con esta, es la tercera vez en dos meses que Tesco rebaja sus estimaciones, lo que demuestra la envergadura de la crisis a la que tiene que hacer frente la cadena de supermercados que en los últimos años está viendo tambalearse su hegemonía por el fuerte crecimiento de cadenas de descuento como Aldi y Lidl. A finales de agosto se vio obligada a recortar en un 75% su dividendo tras hacer un 'profit warning'. De hecho, fue esta mala evolución de la compañía la que propició la salida en julio del primer ejecutivo, Phil Clarke, al que reemplazó Lewis. 

Inversión
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
4 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios