Tormenta en los despachos: del 'warning' de Albiñana al síndrome Albert Rivera
  1. Mercados
  2. Ibex Insider
Ibex Insider

Tormenta en los despachos: del 'warning' de Albiñana al síndrome Albert Rivera

El mundo del dinero encierra claves de poder y de intereses que explican el sentido de muchas operaciones, movimientos y desenlaces. Ibex Insider ofrece pistas para entender a sus protagonistas

Foto:

15.000 euros por entrevistarse con Albert Rivera. Antes de ser presentado a bombo y platillo como presidente ejecutivo del despacho Martínez Echevarría, el fundador de Ciudadanos se ofreció a diferentes bufetes de negocios, todos en la mitad baja de la tabla, para contribuir a relanzar su negocio. Un 'head hunter' se encargó de esa labor subterránea, como también a poner precio a la primera cita. Y hubo interesados, con almuerzo de cortesía incluido, pero más de uno renunció ante las disparatadas tarifas.

Rivera todavía mantiene cierta aura y capacidad de entrada en clientes públicos (comunidades y ayuntamientos donde Ciudadanos es llave de gobierno) y privados (una agenda repleta de teléfonos del Ibex). El tiempo dirá si esa potencialidad se traducirá en ingresos para el despacho. De entrada, el líder naranja ya ha ganado, pues cerró su fichaje días antes de que la crisis sanitaria del coronavirus conmocionara el país y colapsara la economía, cuyas réplicas terminarán llegando a los despachos de abogados.

Ahora que Martínez-Echevarría se adentra en esta experiencia de poner a un expolítico en su plantel, en su caso como primer ejecutivo, otros desandaron ya el camino con dolores en la cuenta de resultados. Ontier fue uno de los pocos despachos que perdieron negocio durante 2019, un año con viento de cola en el sector, después de haber probado las supuestas mieles de contar con Adolfo Suárez-Illana también como presidente de la firma, aunque la aventura terminara con un finiquito de casi medio millón de euros.

El expresidente de Ciudadanos Albert Rivera, tras su incorporación a Martínez Echevarría. (EFE)
El expresidente de Ciudadanos Albert Rivera, tras su incorporación a Martínez Echevarría. (EFE)

Los despachos llevan semanas preparándose para un 2020 muy complicado. Más allá del pico de trabajo en el área laboral, donde han doblado turnos y seguirán con mucha plancha en lo que queda de año, el negocio se estrecha, aunque para unos más que para otros. El primero en mostrar lo que viene ha sido CMS Albiñana & Suárez de Lezo, que esta misma semana resolvió la salida de tres socios, aludiendo a un nuevo plan estratégico, aunque dos eran promocionados del año anterior.

Aunque para un abogado siempre hay trabajo, independientemente del ciclo, no siempre eso garantiza más ingresos. “En situaciones de crisis, las soluciones son siempre las mismas: ajustar masa salarial, sacrificar rentabilidad de los 'partners' o, en el peor de los casos, ambas a la vez”, explica el socio director de un despacho internacional. “Lo que también suele ocurrir es que se acentúen las tendencias, es decir, al que le va bien le irá mejor y a quien le cuesta más, pues sufrirá especialmente”.

En ese sentido, la cara del éxito puede ser Pérez Llorca, que también esta semana ha anunciado el fichaje de Cosme Colmenero como 'counsel' de Mercantil. Donde a otros les sobra estructura, la firma de Pedro Pérez Llorca, tres años seguidos creciendo por encima del 20%, ha reclutado a este abogado procedente de Linklaters, donde la arraigada estructura de socios provoca cierto atasco para la carrera interna, a pesar del espacio tras la marcha de Rafael Molina a Latham & Watkins, sin el que han seguido creciendo.

El nuevo escenario de crisis favorecerá los despachos con estructuras ajustadas y posicionamiento en reestructuraciones

Más allá de las dificultades generales, hay firmas con resultados menguantes en los últimos años, como DLA Piper, obligado a mover ficha tras nombrar nuevo socio director a Jesús Zapata. Otros que tampoco evolucionaron durante 2019, como Ashurst, tras venir de año récord, han abordado planes de choque (recortes de salario/reducción de jornada) y su plantel de socios está a tiro de opa, o el propio Herbert Smith Freehills, enfocado en defender la rentabilidad tras estancarse su crecimiento.

El nuevo escenario de crisis favorecerá a despachos con estructuras ajustadas y posicionamiento en prácticas como las reestructuraciones, con agenda de inversores 'distressed', experiencia en financiación alternativa, además de red internacional. Aun así, será más complicado para firmas con plantillas crecientes durante los últimos años, como por ejemplo Allen & Overy, mientras que las boutiques jurídicas tendrán una mayor resilencia, incluso ser destino de nombres de peso, como Segimón con Alemany, Escalona & De Fuentes.

Respecto al triunvirato del sector, el podio de Garrigues, Cuatrecasas y Uría Menéndez seguirá inalterable, aunque los números de sus últimos ejercicios demuestran la madurez de su modelo, incluso en ciclos alcistas, como ha ocurrido en los últimos ejercicios (crecimientos por debajo del 5%), de manera que para este año y sucesivos será más difícil si la crisis se prolonga en el tiempo, sobre todo teniendo en cuenta que la mayoría de su base de clientes es española.

Albert Rivera CMS Albiñana & Suárez de Lezo Latham & Watkins Mercados