La penuria económica deja a España como un "cerdo en el lodo", según Financial Times

  “Cerdos en el lodo”. Es el gráfico titular que el diario británico Financial Times dedica en su Lex Column de hoy a la penuria económica de

Foto: La penuria económica deja a España como un cerdo en el lodo, según Financial Times
La penuria económica deja a España como un "cerdo en el lodo", según Financial Times

 

 

“Cerdos en el lodo”. Es el gráfico titular que el diario británico Financial Times dedica en su Lex Column de hoy a la penuria económica de los países del sur de Europa, Portugal, Italia, Grecia y España, también denominados PIGS (cerdos, en inglés). Y se ensaña especialmente con nuestro país, del que destaca su déficit por cuenta corriente, el abuso de las cajas de ahorros ante el Banco Central Europeo y la incapacidad de devaluar la moneda por formar parte de la Eurozona. La dolorosa conclusión es que los PIGS en general y España en particular se enfrenta a una “recesión profunda”, con rebajas de los salarios reales incluidas. En otras palabras: los cerdos han pasado de volar a correr el riesgo de convertirse en bacon.  Y eso que ayer mismo, el ministro de Finanzas británico, Alistair Darling, afirmó que Reino Unido enfrenta la peor crisis económica de los últimos 60 años.

 

“Países excitantes adquieren acrónimos excitantes. Acrónimos, al menos en círculos financieros. Brasil, Rusia, India y China, por ejemplo, son denominados BRICS, las iniciales implican un sólido crecimiento económico. Otros países son menos afortunados. Por ejemplo, Portugal, Italia, Grecia y España, han sido descritos en algunas ocasiones como los PIGS (cerdos, en inglés). Es un mote peyorativo, pero con mucho acierto.

 

Hace ocho años, los cerdos realmente volaban. Sus economías se dispararon tras unirse a la Eurozona. Los tipos de interés cayeron a mínimos históricos –incluso hasta a niveles negativos en términos reales-. A esto le siguió un boom del crédito, como la noche sigue al día. Los salarios subieron, los niveles de deuda se inflaron así como los precios de las viviendas y el consumo. Ahora los cerdos están volviendo a besar el suelo.

 

La profundidad de su caída se puede ver en sus cifras de comercio. Mientras que la Eurozona está en balance en términos generales, a finales de 2007, España y Portugal tenían unos déficits por cuenta corriente equivalentes al 10% del PIB. El de Grecia alcanzaba la friolera del 14%, mientras que el déficit de Italia se mantenía en una respetable tasa de entorno al 3%. La respuesta común a un déficit por cuenta corriente es una devaluación. Pero los PIGS son miembros del euro, así que esa ruta está cerrada.

 

La siguiente alternativa es simplemente seguir y financiar el déficit. Algo cada vez más difícil en estos tiempos de turbulencias crediticias. Ciertamente, España puede tener un problema particular. En el pasado, sus bancos –particularmente las no cotizadas cajas- han hecho uso de colaterales de baja calidad para hacer acopio de fondos baratos del Banco Central Europeo (BCE). Pero el BCE planea endurecer sus reglas de préstamos.

 

Lo cual sólo deja la última y más dolorosa solución. La competitividad puede ser restaurada a través de una caída de los salarios reales. En otras palabras: una recesión profunda. El signo más dramático de esto se ve en la creciente tasa de desempleo en España.

 

Gran Bretaña, que encaró un problema similar a principios de los 90 cuando fue encadenada al mecanismo de cambio europeo, retiró la libra esterlina del ERM y la devaluación salvó su salchicha. Alguno se pregunta ahora si los cerdos, como miembros del euro, corren el riesgo de convertirse en bacon”.

 

Fondos de inversión
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios