Y llegó el escándalo a la crisis: Societe Generale revela un fraude de 4.900 millones de uno de sus brókers y amplía capital en 5.500 millones

Todo en uno. Todas las caras posibles de la actual crisis se dan la mano en Societe Generale (SG), el segundo mayor banco de Francia. Incluso,

Todo en uno. Todas las caras posibles de la actual crisis se dan la mano en Societe Generale (SG), el segundo mayor banco de Francia. Incluso, su lado más oscuro. El banco francés reconoció hoy antes de la apertura de la bolsa un fraude de uno de sus traders que deja un agujero en las arcas de la entidad de 4.900 millones de euros, dijo la entidad en un comunicado.

Se trata de una posición "excepcionalmente grande" en derivados estándar (plain vanilla) sobre índices europeos que no había sido cubierta y que el banco ha decidido cerrar esta semana. Lo cual supone uno de los mayores escándalos de la historia bursátil, comparable al protagonizado por el bróker Nick Leeson y que provocó el cierre de la histórica entidad británica Barings en 1995.

Como resultado de la crisis del segundo banco de Francia, el presidente y consejero delegado (CEO), Daniel Bouton, ha puesto su cargo a disposición del consejo de administración de la entidad, aunque el consejo ha rechazado su dimisión.

Asimismo, SG ha anunciado el despido del trader responsable de esta posición -cuyo nombre no ha trascendido- y de los responsables de su supervisión dentro de la entidad.

SG anunció que llevará a cabo una ampliación de capital de 5.500 millones de euros para fortalecer sus ratios de capital, que ya ha sido colocada por Morgan Stanley y JP Morgan, aunque tampoco ha trascendido los compradores finales. En todo caso, la crisis reabre las especulaciones de una OPA sobre la entidad francesa, vista tradicionalmente como un candidato a protagonizar un movimiento de concentración en Europa.

Aparte de esos 4.900 millones, SG ha reconocido hoy pérdidas adicionales de 1.100 millones en activos hipotecarios de EEUU, 550 millones por su exposición a las aseguradoras de bonos monoline y otros 400 millones más en provisiones adicionales para cubrir estas posiciones. Pese a todo, el banco francés anunció que mantiene un rango de beneficios esperados para 2007 que oscilen entre 600 y 800 millones.

Se trata de un golpe muy duro para una entidad que había asegurado al mercado que tenía una exposición "muy limitada" a la crisis de crédito.

Fondos de inversión
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios