Trucos caseros para huir de la crisis (I)
  1. Mercados
  2. Finanzas personales

Trucos caseros para huir de la crisis (I)

Resulta bastante complicado sobrevivir a la crisis: la hipoteca, la compra, el seguro del coche, la gasolina, las facturas, las escapadas de fin de semana, el

Foto: Trucos caseros para huir de la crisis (I)
Trucos caseros para huir de la crisis (I)

Resulta bastante complicado sobrevivir a la crisis: la hipoteca, la compra, el seguro del coche, la gasolina, las facturas, las escapadas de fin de semana, el ocio... La lista es larga pero, a pesar de todo, existen algunas claves que ayudan a mantener una forma de vida similar a la que existía antes de que descarrilara la economía. Es posible ahorrar o, al menos, evitar un exceso de gastos, así que, ¿por qué pagar más por algo que no satisface plenamente las necesidades?

Aquí no hay trampa ni truco, todo lo contrario, es una cuestión muy simple: aprender a comparar y a elegir. No se trata de privarse de esto o de aquello, sino de adquirir unos hábitos de uso, elección y compra adecuados. Algunos factores ayudan a que los bolsillos no sufran tanto y las cuentas corrientes no tiriten a fin de mes…

La cesta de la compra

¿Cuántos días han hecho la compra sin fijarse en el precio de los productos que iban a comprar? Esta situación tan cotidiana puede llegar a suponer un ahorro considerable si se realiza con un determinado criterio. Según la OCU (Organización de Consumidores y Usuarios), “dependiendo de la ciudad de residencia y, sobre todo, del comercio donde se compre, el ahorro puede llegar a un 46%”.

Todo ello, obviamente, siguiendo unos parámetros concretos, como por ejemplo, elaborar una lista de la compra con los productos únicamente necesarios, comparar los precios de las distintas marcas, revisar los productos situados en las estanterías más bajas y más altas de los supermercados, no excederse en las cantidades a comprar, apostar por las llamadas ‘marcas blancas’, …

El ahorro para el bolsillo puede ser significativo en este último aspecto. La leche de una marca puntera cuesta 0,99 euros el litro. Si, por el contrario, se opta por la marca blanca del establecimiento, el ahorro será, de media, del 25%. Según cálculos de la OCU, una familia de cuatro miembros, que desayune un vado diario de leche, zumo de naranja y tostadas con margarina y mermelada, si en lugar de comprar productos de primeras marcas comprara marcas blancas, al cabo del año ahorraría sólo en el desayuno unos 235 euros.

La OCU también alerta de las ofertas y promociones, ya que pueden ser un gancho para comprar productos menos económicos. Si va a la compra en coche, no olvide sumar el coste de la gasolina.

Evitar un consumo excesivo de energía y agua

¿Cuántas veces han puesto la lavadora o el lavavajillas sin llegar a la carga máxima? Los electrodomésticos amplían el coste de las facturas y hay que habituarse a que su uso sea el más completo posible. Siguiendo esta línea de bajo consumo, la OCU hace hincapié en la necesidad de reducir los costes de la calefacción. Así, recomienda instalar una caldera de gas, ya que es más económica que una de gasóleo o una eléctrica, mantener una temperatura media, evitar el consumo cuando no se vaya a estar en casa… Seleccionando bien la instalación, el ahorro puede ser de hasta 300 euros anuales. Si, además se mantiene una temperatura racional, el ahorro adicional será de otros 100 euros más.

Por otro lado, el simple gesto de apagar del todo la televisión, el vídeo, el DVD, la cadena de música, el ordenador y el ADS, supone, en 10 años, un ahorro de 152 euros. Otro ejemplo, optar por el programa ECO del lavavajillas, con un uso normal del lavado –siete veces a la semana durante 10 años-, supone un significativo ahorro eléctrico, hasta el 40%. O lo que es lo mismo, 560 sobre un total de 1.420 euros, aunque es cierto que tardará más y gastará más agua.

Si hablamos de ahorro no podemos olvidarnos de las campañas que por activa y por pasiva están llevando a cabo tanto el gobierno central como las Comunidades Autónomas en lo que se refiere a la conservación y el consumo moderado del agua. Mantener los grifos cerrados mientras se lavan los dientes o los platos, evitar tirar de la cadena cada dos por tres…, son algunos de los consejos que conforman este intento de concienciar a la ciudadanía.

Así pues, pueden ahorrar en el consumo de energía aprovechando la capacidad total de los electrodomésticos, instalando un acristalamiento doble (que aislarán la casa del frío y del calor y permitirán prescindir de calefacción o aire acondicionado), utilizar bombillas de bajo consumo…

En el caso de las pequeñas y medianas empresas, los beneficios de implantar medidas y políticas de consumo responsable u eficiente de la energía pueden traducirse en un ahorro de 2.137 millones de euros anuales, según el índice de Eficiencia Energética elaborado por Unión Fenosa. El potencial de ahorro se situaría en 23.725 GWh al año lo que equivaldría a la creación de 83.000 puestos de trabajo. Además, con esta energía se podrían abastecer los hogares de Galicia, Extremadura y Castilla la Mancha durante un año.