Santander compra Sovereign por 1.400 millones de euros e irrumpe en EEUU
  1. Mercados
  2. Finanzas personales

Santander compra Sovereign por 1.400 millones de euros e irrumpe en EEUU

Ahora sí, irrumpe en EEUU. Fin de la historia. Santander rescata Sovereign. La delicada situación financiera de la entidad estadounidense ha llevado a Emilio Botín a

placeholder Foto: Santander compra Sovereign por 1.400 millones de euros e irrumpe en EEUU
Santander compra Sovereign por 1.400 millones de euros e irrumpe en EEUU

Ahora sí, irrumpe en EEUU. Fin de la historia. Santander rescata Sovereign. La delicada situación financiera de la entidad estadounidense ha llevado a Emilio Botín a convertirse en su caballero blanco para evitar su caída. El consejo de administración de la entidad estadounidense, que dirige ahora Kirk Walters, ha solicitado al grupo español la compra de la totalidad de las acciones. Sovereign necesitaba ampliar capital para reforzar su balance, tal y como informó este diario, para cubrir sus necesidades inmediatas para este año.

Finalmente será absorbido. Santander, que esta mañana ha remitido un comunicado a la CNMV sobre la operación, ha presentado una OPA en especie, en acciones, de 0,2924 ADRs -certificado para acciones extranjeras que cotizan en EEUU- por cada 1 título de Sovereign. El grupo español prevé cerrar la compra en el primer trimestre de 2009 y la financiará con una ampliación de capital del 2%, según confirmaron los dos bancos en un comunicado. La oferta se ajusta a precios de mercado. El valor en bolsa del 75% del capital de Sovereign que no controla asciende a 1.900 millones de dólares (1.400 millones de euros). El precio ofrecido es de 3,81 dólares por acción, lo que supone una prima del 3,5% respecto al cierre de ayer de Sovereign.

Las negociaciones para la compra se han acelerado en las dos últimas semanas después del desplome bursátil sufrido por el banco estadounidense que dirigía Joe Campanelli y que supuso su salida fulminante del grupo el 30 de septiembre. El primer ejecutivo en funciones y director financiero, Kirk Walters, que fue fichado en marzo de 2008, ha sido blindado con un bonus millonario -valorado en más de 5 millones-. El lunes, el rotativo estadounidense The Wall Street Journal, a través de su edición digital, daba cuenta del renovado interés por Sovereign. Ambos confirmaron a CNMV y SEC la proximidad de su enlace, aunque no lo hicieron oficial hasta llegada la medianoche en España.

De 2006 a 2008: una operación a tres años

La entidad española pone fin a tres años de idilio con el banco estadounidense, tras firmar un acuerdo de inversión que le imposibilitaba crecer en EEUU con otras entidades. Hasta marzo de 2009, una cláusula de dicho acuerdo le obligaba a lanzar una OPA a 40 dólares por acción -un 1.000% por encima de los precios actuales- si quería tomar el control. Cabía la posibilidad, sin embargo, de que el consejo pidiera formalmente a su mayor accionista una oferta, como finalmente se ha producido. 

Santander aportará el músculo financiero necesario para evitar el colapso de Sovereign, muy dañado por el estallido de la burbuja inmobiliaria y las hipotecas subprime, así como por la evaporación del valor de sus acciones preferentes de Fannie Mae y Freddie Mac, o las pérdidas por la venta de su cartera de CDOs. Todo ello ha provocado importantes caídas en bolsa: del 78% desde enero y del 61% sólo en el último mes.

Las minusvalías latentes de Santander, como accionista, superaban con creces los 2.500 millones de dólares, después de haber provisionado casi 700 millones en 2007, como consecuencia de la depreciación de su participación financiera en el banco regional. Esas pérdidas y las incesantes necesidades de capital del banco, han empujado a la entidad española a negociar con el consejo -donde tiene tres asientos con Gonzalo de las Heras, Alberto Sánchez y Juan Rodríguez Inciarte- y tomar el control.

Sovereign realizó en mayo una ampliación de capital de 1.900 millones de dólares y anunció la supresión del dividendo para este año. Pero no ha sido suficiente. Los últimos embistes de la crisis han dejado a la entidad en una situación muy delicada que ha sido aprovechada por el Santander para cerrar una gran compra en el mercado estadounidense, donde estaba buscando en los últimos meses una gran oportunidad.

Santander, el tragabancos.... seis en 12 meses

El nombre de la entidad española saltó a la luz como posible comprador de las también estadounideneses Washington Mutual (WaMu) y Wachovia. Desde entonces, precisamente, ocupaba un lugar preferente en caso de que se necesitase rescatar a Sovereign. Fue el regulador bancario Federal Deposits Insurance Corporation (FDIC) quien inició los contactos con el español, y otros bancos, para salvar el WaMu.

Santander aterrizará definitivamente en el mercado estadounidense de banca comercial, donde no estaba presente, con la absorción de la cartera crediticia del Sovereign y, especialmente, sus más de 70.000 millones de dólares en depósitos. Sus ejes de negocio se situarán en Boston, Nueva York y Filadelfia, donde su participado cuenta con más de 750 sucursales. De esta manera, reforzará la escasa posición física que mantenía en el país a través de la financiera Santander Consumer Finance (Drive Financial).

El pasado jueves, en una conferencia ante inversores en Londres organizada por Merrill Lynch, el director financiero del banco español, José Antonio Álvarez, dijo que Santander estaba en posición de cazar oportunidades. El entorno actual permite rescatar bancos en dificultades a precios atractivos, de forma que los grupos saneados crezcan a cuenta de los jugadores más débiles, explicó en una presentación.

Santander lleva cazando bancos desde que el verano pasado se embarcó en el troceo del ABN Amro. En esa operación se hizo con el brasileño Banco Real y los italianos Interbanca y Antonveneta, al que en apenas dos semanas traspasó al Monte dei Paschi. El pasado mes de agosto, el primer banco de la zona euro se hizo con el 100% del británico Alliance & Leicester, presentó una oferta de compra por el alemán Deutsche Postbank y rescató al también británico Bradford & Bingley.

Y todo ello sin contar las 'pequeñas' operaciones de compra de activos (como la gestora de Fortis y las financieras en Europa de RBS) e intercambios como el que realizó con General Electric (Interbanca a cambio de varias financieras de consumo). Botín cumple su sueño de pisar EEUU y ser global. Santander ya es primero de España, primero de Brasil, segundo de Europa -tras el HSBC- y sexto de EEUU, por detrás de JPMorgan, Bank of America, Citigroup, Wells Fargo o US Bancorp.

Señor con maletín

Detrás de toda gran historia hay otra que merece ser contada

Conoce en profundidad las 20 exclusivas que han convertido a El Confidencial en el periódico más influyente.
Saber más
Noticias del Banco Santander Bancos centrales Fusiones y adquisiciones Crisis financiera