Bienvenido a la 'Tuentimanía'

Es un fenómeno. Tuenti, una pequeña star-up española con 18 meses de vida, surca a toda velocidad hacia el firmamento de Internet. Presentación en sociedad: sus

Foto: Bienvenido a la 'Tuentimanía'
Bienvenido a la 'Tuentimanía'

Es un fenómeno. Tuenti, una pequeña star-up española con 18 meses de vida, surca a toda velocidad hacia el firmamento de Internet. Presentación en sociedad: sus creadores son rabiosamente jóvenes. Tuentitantos años, han pasado la travesía por el desierto y saborean las mieles de un éxito emergente, sin precedentes en España, si nada se tuerce. Zaryn Dentzel, Félix Ruiz, Joaquín Ayuso y Adeyemi Ajao, que ya no está en el proyecto, han sido los cuatro padres fundadores de un proyecto estrella financiado bajo el modelo family & friends (parientes y amigos), business angels y hasta el 'capital semilla' en sus inicios.

Hoy es el garito de moda en el que todos los jóvenes universitarios y adolescentes quieren estar. Sus habitantes son adictos. Pasan horas en su sitio web. No se busca, no está en lás máquinas de Google, Yahoo! o MSN. Ha crecido a través del método de comunicación más antiguo del mundo, boca a boca y bajo invitación restringida. Y todo el sector de Internet (incluyendo a sus pares Facebook o Myspace) les mira, entre el asombro y el temor, porque están saltándose las métricas. "No tenemos competidores. Sólo compatriotas de la Red. No vamos a quitar mercado a nadie. Venimos a sumar", explica Zaryn Dentzel, consejero delegado de la empresa, en una entrevista con Cotizalia.com.

Y, sin embargo, nada es oficial. Un velo de misterio les envuelve desde su nacimiento, pero ya están en primera línea. Tuenti.com, más de 100 millones de páginas vistas diarias, permanencia de más de una hora en promedio por usuario y la red social líder en España. "Es una equivocación pensar en números de usuarios o páginas en lugar de en comunidades relevantes y concentradas", añade Dentzel. Junto a una brigada de desarrolladores que encabeza Kenny Bentley, han construido un producto (1º fase), lo han llenado de clientes (2º fase) y ahora se disponen a monetizarlo (3º fase). O lo que es lo mismo, la búsqueda de la rentabilidad del negocio.

Entrada en la 3º fase: el negocio

Pero no lo van a hacer de cualquier manera. Lo tienen claro. "Podríamos ser rentables en 10 días utilizando los métodos convencionales como banners o enlaces patrocinados. Pero queremos innovar en nuestra publicidad. Estamos explorando alternativas y experimentando con ellas. Creemos que hay hueco para otro tipo de publicidad", explica Félix Ruiz, vicepresidente y responsable financiero. "Estamos pensando más allá de la publicidad. Queremos reeducar a los anunciantes y presentarles nuevas vías acceso a audiencias concentradas y homogéneas a través de nuestra red", añade.

En el marco de esa estrategia de monetización o generación de ingresos, Tuenti ha dado el salto al telefóno móvil a través de acuerdos con Vodafone y Orange, convirtiéndose en apenas un mes en una de las aplicaciones más utilizadas. "Estamos luchando por reducir el coste de acceso de nuestros usuarios al móvil para que puedan utilizarlo. El día de las terminales móviles ha llegado. No es el futuro, es el presente", apunta Dentzel. Entre sus aplicaciones se encuentra la posibilidad de generar una agenda de contactos de móviles basada en la red de contactos del usuario en Tuenti. Un desarrollo, como todos los anteriores, que ha generado una fuerte inversión y necesidades de capital.

Para subsistir -Tuenti no cuenta todavía con ingresos estables- han completado varias rondas de financiación entre ángeles inversores 'business angels' como lo han sido en el último año y medio, entre otros, Carlos Dexeus (Altex Partners) -que protagonizó la venta de Kelkoo a Yahoo! en 2004 por 475 millones de euros- o, más recientemente, Bernardo Hernández (Google, Idealista), que es el actual presidente de Tuenti y uno de los principales accionistas junto a los fundadores. Las redes sociales se han convertido en un apetecible y exótico destino a los ojos de muchos inversores, especialmente, desde que Microsoft puso en valor al sector con la compra del 1,5% de Facebook por 150 millones de dólares en 2007, valorando el conjunto de la empresa creada en 2004 por Marc Zuckerberger en 15.000 millones de dólares.

"Te castigo sin Tuenti"

Tuenti es una red social al uso, aunque con algunas signos distintivos respecto a otros. No está en buscadores. El 100% de su tráfico es orgánico y se origina en su portada, cuyas puertas están cerradas a cal y canto para los no registrados. Se accede bajo invitación de uno de los miembros de la comunidad. El secreto de su crecimiento y su gran población -que fuentes del sector cifran por encima de los 100.000 usuarios registrados- reside en la viralidad con que se ha progadado. Tuenti es viral y adictivo. "Estamos reproduciendo la forma de relacionarse en el mundo real en el online. Hemos conseguido una satisfacción del 100% entre nuestros usuarios", dice Dentzel bajo la mirada de aprobación de Ruiz.

Allí, sus usuarios se comunican con su red de amigos, cuelgan sus fotos, se mandan mensajes, se ven vídeos, se comparte la agenda y se convocan eventos, fiestas o cualquier tipo de acto lúdico festivo en el mundo real. Un pérdida de tiempo para un profano, todo un nuevo continente para los creyentes. Una experiencia de uso que genera toda clase de anécdotas y nuevas situaciones. "Antes se castigaba con no ver la televisión. Después, con no usar Internet. Ahora se castiga con no dejar entrar a Tuenti", narra Ícaro Moyano, portavoz de la empresa y buen conocedor de los entresijos de la red social. Van a seguir experimentando, prometen.

Finanzas personales
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios