Es noticia
Menú
Portillo flirteó con la holandesa Rodamco antes de proponerle a Rivero una fusión con Gecina
  1. Mercados
  2. Finanzas personales

Portillo flirteó con la holandesa Rodamco antes de proponerle a Rivero una fusión con Gecina

El presidente de Colonial, Luis Portillo, apura sus últimas oportunidades para superar la crisis en la que se encuentra su inmobiliaria. Descartada, al menos de momento,

Foto: Portillo flirteó con la holandesa Rodamco antes de proponerle a Rivero una fusión con Gecina
Portillo flirteó con la holandesa Rodamco antes de proponerle a Rivero una fusión con Gecina

El presidente de Colonial, Luis Portillo, apura sus últimas oportunidades para superar la crisis en la que se encuentra su inmobiliaria. Descartada, al menos de momento, la venta del 15% que mantiene en FCC, algo que le han pedido sus socios en Colonial pero donde acumula importantes minusvalías, a Portillo sólo le queda buscar desesperadamente una operación defensiva.

De acuerdo con las fuentes consultadas por este periódico, Portillo lleva tiempo buscando posibles novias. Una de las primeras empresas en las que pensó fue en la holandesa Rodamco, una de las inmobiliarias líderes de Europa tras fusionarse en abril con la francesa Unibail. Unibail-Rodamco es líder de Europa en el apartado de desarrollo de centros comerciales, división en la que acaba de entrar Colonial con la culminación de la compra de Riofisa.

“Lo estuvieron estudiando y hubo algunos contactos preliminares entre ambas empresas, aunque no se avanzó porque la operación no rebajaba en exceso la deuda de Colonial”, explican fuentes conocedoras de la operación. La deuda de Colonial asciende a 7.000 millones de euros mientras que la de Rodamco suma otros casi 4.000 millones. Además, la situación de la holandesa no es tan crítica como la de Portillo y su capitalización roza los 13.000 millones de euros frente a los 2.500 millones de la española, es seis veces superior a la de Colonial. Portillo habría salido perdiendo.

Rodamco tiene varios nexos de unión con el mercado español. Es propietaria de varios centros comerciales en el país, como La Vaguada en Madrid. Además, uno de sus principales accionistas es el fondo PGGM, que ya estuvo en el capital de Metrovacesa y Colonial.

A la desesperada

El intento de una operación con una compañía tan desigual, tanto de tamaño como de situación financiera, sumado al acercamiento a Joaquín Rivero y, sobre todo, la posterior filtración interesada a la prensa de esas conversaciones, es entendido en el sector como la prueba más fehaciente de que Portillo necesita urgentemente un socio para salvar la compañía.

Otra prueba más es lo ocurrido en la Junta de Accionistas de la compañía el pasado martes, en Barcelona. Allí, públicamente, Portillo anunció que habría fusión, con Rivero o con quien sea, en 2008. “Algo así no se hace público porque empiezas la negociación con desventaja. Si lo hizo es porque se trata de un mensaje al mercado, a sus socios y, sobre todo, a los bancos con los que tiene firmada la asfixiante deuda”, explican fuentes del sector.

“Es una manera de ganar algo de tiempo”, insisten.

El presidente de Colonial, Luis Portillo, apura sus últimas oportunidades para superar la crisis en la que se encuentra su inmobiliaria. Descartada, al menos de momento, la venta del 15% que mantiene en FCC, algo que le han pedido sus socios en Colonial pero donde acumula importantes minusvalías, a Portillo sólo le queda buscar desesperadamente una operación defensiva.

Joaquín Rivero