Lehman pone contra las cuerdas a Llanera tras reclamarle un préstamo de 150 millones de euros
  1. Mercados
  2. Finanzas personales
RIESGO DE SUSPENSIÓN DE PAGOS

Lehman pone contra las cuerdas a Llanera tras reclamarle un préstamo de 150 millones de euros

Los acreedores hacen cola a las puertas de Llanera, pero ninguno se juega tanto como Lehman Brothers. El banco de inversión estadounidense ha solicitado la ejecución

Foto: Lehman pone contra las cuerdas a Llanera tras reclamarle un
préstamo de 150 millones de euros
Lehman pone contra las cuerdas a Llanera tras reclamarle un préstamo de 150 millones de euros

Los acreedores hacen cola a las puertas de Llanera, pero ninguno se juega tanto como Lehman Brothers. El banco de inversión estadounidense ha solicitado la ejecución de los 150 millones de euros que habilitó en diciembre de 2006 para financiar la última operación de la inmobiliaria valenciana: la compra de 9 millones de metros cuadrados a Reva (Regadíos y Energías del Levante), grupo de origen belga que dedicaba el terreno al cultivo de cítricos, repartidos entre Ribarroja, Chiva, Quart de Poblet y Valencia.

Pese a la oposición inmediata de algunos colectivos sociales, la familia Gallego, fundadora y propietaria de Llanera, confió el éxito de su inversión a su capacidad para persuadir a los ayuntamientos afectados de sus bondades urbanísticas, que pasaría en convertir los centenarios huertos de naranjas en lujosos campos de golf con resorts vacacionales incorporados. Entonces, Lehman Brothers ocupó el papel de socio necesario para respaldar un proyecto demasiado grande para las cajas locales, habituales financiadoras de la inmobiliaria.

La unión con Llanera supuso la primera operación de este tipo –inmobiliario- en España, estructurando y dirigiendo la financiación del proyecto, para el que tuvo que comprometer 150 millones de euros. Según fuentes próximas a la familia Gallego, la inmobiliaria ofreció como garantía parte de las 900 hectáreas adquiridas -valoradas por aquél entonces por Richard Ellis en 300 millones de euros- y una cuenta corriente indisponible –abierta en la CAM- que debía mantener un saldo mínimo de seis millones y donde derivarían los generados con la ejecución del proyecto.

En principio, la operación estaba suficientemente garantizada para Lehman, sobre todo después de que meses atrás, Credit Suisse, a través de uno de sus fondos inmobiliarios, hubiera cerrado la compra el 50% de Polaris World (promotora murciana especializada en el desarrollo de complejos vacacionales con campos de golf) a uno de sus fundadores, Facundo Armero, por cerca de 300 millones de euros. Además, el suelo se encontraba en el llamado triángulo de oro que delimitan la A3 y la A7, zona de evidente desarrollo urbanístico futuro que incorporaba 45.000 metros de activos industriales en alquiler.

Comunicación notarial a Llanera y CAM

Sin embargo, desde entonces la situación no ha hecho más que torcerse. Primero, el proceso de recalificación del suelo no ha ido avanzando según lo previsto. Incertidumbre. Después, la caída de Astroc puso en tela de juicio la figura del agente urbanizador. Por último, y ya desde antes del verano, cuando empezaron a surgir los rumores de las dificultades en la inmobiliaria valenciana, los temores empezaron a surgir en la sede del banco de inversión, sita en el Paseo de la Castellana 40 de Madrid, edificio adquirido recientemente por la también levantina Lubasa.

Según fuentes consultadas por este diario, Lehman Brothers comunicó notarialmente la semana pasada a Llanera y a CAM la ejecución de la prenda y el vencimiento anticipado del crédito de 150 millones concedido a la inmobiliaria dirigida por Fernando Gallego. Sin embargo, el reconocimiento público por parte de Llanera de las dificultades financieras que atraviesa habría acelerado el movimiento del banco de negocios, que trataba de anticipar dicha ejecución a cualquier proceso concursal que pudiera iniciar la compañía y que harían el proceso de recuperación más largo y costoso.

Deuda