Segunda fiebre del Bitcoin: diferencias entre la burbuja de 2017 y este 'rally'
  1. Mercados
  2. El Valor Añadido
MÁXIMO HISTÓRICO EN 41.998

Segunda fiebre del Bitcoin: diferencias entre la burbuja de 2017 y este 'rally'

Tras tocar máximos históricos en los 41.998 $, Bitcoin ha corregido con fuerza hasta la zona de los 30.000 $ desatando el debate entre los creyentes y los detractores de la criptodivisa

placeholder Foto: Ilustración: EC
Ilustración: EC

La pandemia mundial ha servido a los inversores para recordarles que existe un activo relativamente nuevo (10 años) que está tratando de hacerse un hueco en las carteras: las criptodivisas. La gran incertidumbre, el colapso de las economías, el hundimiento de los mercados financieros con hitos nunca vistos como el barril de petróleo en negativo y los tipos de interés en cero, si no en negativo, con unas inyecciones descomunales de capital por parte de los bancos entrales, empezaron a lanzar a muchos inversores, de nuevo, hacia las divisas digitales basadas en tecnología 'blockchain'.

El 'rally' comenzó en el mes de marzo cuando la mayor parte de los países afectados por el coronavirus, los desarrollados y muchos emergentes, decidieron confinar a la población para frenar los contagios del covid-19. Desde entonces, las criptodivisas no han parado de crecer y las correcciones que han experimentado en estos meses no han sido más que un paso atrás para coger impulso.

Tanto es así que desde el 16 de marzo, cuando tocó por última vez los 5.000 dólares por token hasta los 38.000 dólares en los que cerró este jueves Bitcoin –que es la cripto por excelencia–, se ha disparado un 660%. Y llegó a marcar un nuevo máximo histórico en los 41.998 dólares por token hace una semana para después desplomarse un 20% justo en la siguiente sesión.

La última corrección ha puesto al mercado en guardia y teme estar viviendo un 'déjà vu' de 2017

De hecho, ha sido esta fuerte corrección la que esta semana ha puesto en guardia al mercado, que teme estar viviendo un 'déjà vu' de 2017 cuando, entre mediados de marzo y diciembre, Bitcoin se disparó un 1.900% hasta los 19.345 dólares por token –que tocó tras empezar a cotizar en el mercado de futuros de Chicago– para desplomarse inmediatamente después hasta los 12.500 dólares y de ahí en caída libre hasta los 3.228 en 2019.

Los expertos están polarizados

Pero entre 2017 y 2020 hay una serie de diferencias que hacen que en esta ocasión no exista consenso en el mercado –hace cuatro años coincidían en el pinchazo inminente de la burbuja– y los expertos se encuentren polarizados entre los creyentes y los desconfiados. No en vano, si hay una característica que viene acompañando a las criptodivisas desde su creación es su elevada volatilidad que ha llevado en varias ocasiones a muchos inversores a perderlo prácticamente todo.

Por lo pronto, no es que entre el hito del viernes y el lunes, cuando cayó hasta los 30.000 dólares, haya desaparecido la fiebre del Bitcoin. Al contrario, hubo quien aprovechó la corrección para unirse a la fiesta y desde esos niveles ha vuelto a rebotar hasta el entorno de los 39.000 dólares. Un gráfico que ha dado argumentos a varios analistas a establecer en la banda de los 30.000 dólares y los 32.000 dólares un soporte difícil de romper. Es el caso del CEO de la plataforma CryptoQuant, Ki Young Ju, que explica que en tanto que este es el precio en el que han comprado muchos institucionales y grandes firmas, se habría reforzado el 'rally' de las últimas semanas aumentando las posibilidades, además, de que finalmente el mercado pueda contar con un ETF (fondo cotizado) de Bitcoin que permita la entrada de otros institucionales que hasta ahora no han podido por sus limitaciones de inversión.

Bitcoin multiplicará su precio 10 veces más que el valor del oro

Firmas como JP Morgan han pasado de afirmar que "Bitcoin es un fraude peor que la burbuja de los Tulipanes" (Jamie Dimon, septiembre 2017), a asegurar en su 'Flows & Liquity' que "Bitcoin multiplicará su precio 10 veces más que el valor del oro". De hecho, en su publicación insignia el banco hablaba de su atractivo por "un potencial alcista como ningún otro activo" y asegura que podría subir hasta los 146.000 dólares para llegar a competir con el oro como "moneda alternativa".

Así, en esta ocasión se puede decir que el mercado de las criptodivisas se encuentra en un mayor punto de maduración, con la entrada no solo de inversores institucionales, sino desde finales de diciembre también de inversores 'retail' y con avances hacia una mayor regulación. De hecho, el propio Banco Central Europeo (BCE) se ha remangado y apuesta por una regulación global para Bitcoin y por una acción coordinada para que se quite el estigma de dar cobijo a "actividades reprobables" como el blanqueo de capitales, según ha declarado esta semana su presidenta, Christine Lagarde.

Por otro lado, a diferencia del mercado que había hace un lustro, en esta ocasión el 'rally' no es generalizado sino que se ha concentrado principalmente en Bitcoin y en Ethereum. Además, mientras que en 2017 apenas había 'stablecoins', esto es, otro tipo de criptodivisas con tokens asociados al valor de una moneda fíat o a bienes materiales como el oro, inmuebles o a otras criptodivisas para reducir la volatilidad.

Otro de los aspectos que empiezan a darle más músculo a las criptodivisas como activo válido es su adopción por las empresas. Las divisas digitales empiezan a aparecer desde en balances de empresas cotizadas como MassMutual, que ha invertido 100 millones de dólares en Bitcoin, hasta en PayPal.

Y finalmente, cada vez hay más escasez. No en vano, el minado de Bitcoin es finito o, lo que es lo mismo, su emisión está limitada a 21 millones de Bitcoin; y teniendo un modelo de incentivos establecido para garantizar la seguridad de la red (es lo que hacen en los mineros), el impacto que el próximo 'halving' o reducción de aquellas recompensas tendrá en los precios puede ser clave para su consolidación definitiva como activo refugio.

Bitcoin Inversores Pandemia Tipos de interés Coronavirus