El coste en bolsa de la crisis de Facebook: ¿peligra el reinado de los gigantes tecnológicos?
  1. Mercados
Zuckerberg y sus redes sociales

El coste en bolsa de la crisis de Facebook: ¿peligra el reinado de los gigantes tecnológicos?

Los reveses que ha encadenado Facebook en las últimas semanas redundan en la paulatina pérdida de prestigio social de las 'big tech' y cuestionan su atractivo como inversión

Foto: Logo de Facebook. (Reuters)
Logo de Facebook. (Reuters)
EC EXCLUSIVO Artículo solo para suscriptores

"Este es mi mensaje para Mark Zuckerberg: su tiempo de invadir la privacidad, promover contenido tóxico y atacar a niños y adolescentes ha terminado", señaló hace algo más de una semana el senador estadounidense Ed Markey, tras conocer las revelaciones de Frances Haugen, extrabajadora de Facebook, sobre las malas prácticas del grupo. "El Congreso tomará medidas", advirtió Markey.

Estas palabras plasman con rotundidad las dificultades que ha enfrentado Facebook en las últimas semanas y los riesgos a los que se expone. La matriz de la red social ha encajado una sucesión de golpes que incluyen la filtración de una serie de documentos internos controvertidos —publicados por el 'Wall Street Journal' y replicados en España por El Confidencial— y un misterioso apagón de sus servicios, achacado a un fallo interno —aunque sin descartarse la teoría de un ataque externo—, que se superponen a una creciente presión judicial y legislativa por sus presuntas fallas en el tratamiento de los datos de sus usuarios o la difusión de bulos y el fomento de la desinformación.

Todas estas cuestiones no han pasado desapercibidas en los mercados financieros. Tras cerrar el viernes anterior su peor semana en casi nueve meses, con un recorte del 3,78%, las acciones de Facebook sufrieron una nueva merma en las últimas jornadas, al dejarse un 1,6% en la que es su quinta semana consecutiva en rojo. Esta negativa racha ha llevado la cotización del grupo a registrar sus niveles más bajos desde el pasado mayo, más de un 15% por debajo de los récords que había registrado tan solo un mes antes (lo que representa una pérdida de alrededor de 165.000 millones de dólares).

Foto: Foto: Reuters. Opinión

Y en medio de esta crisis, la firma alemana DZ Bank se apresuró a retirar su consejo de compra sobre las acciones de Facebook, citando el impacto de los cambios de protección de datos de Apple, que se espera que supongan una merma de los ingresos de la compañía, así como la creciente presión regulatoria sobre la actividad de la compañía de Zuckerberg.

Lo cierto es que para Facebook moverse en medio del escándalo no representa, ni mucho menos, una novedad. La compañía se ha visto sacudida a lo largo del último lustro por una serie de polémicas entre las que resalta el caso de la venta de datos a Cambridge Analytica, que acabaron influyendo en procesos electorales como el que dio la victoria a Donald Trump en 2016.

Aquel episodio también dejó una huella profunda en la cotización de Facebook, que llegó a restar un 18% de su valor en apenas una semana. Sin embargo, dos meses después ya había recuperado todo lo perdido. Hoy cotiza casi un 80% por encima de aquellos niveles.

La huella de la crisis de Cambridge Analytica en el parqué desapareció en solo dos meses

Entre los expertos impera la idea de que en esta ocasión el grupo que integra también Instagram y WhatsApp logrará capear la tormenta sin sufrir una mella notoria y podrá prolongar su extraordinaria tendencia de crecimiento de volúmenes. La firma de análisis Phillip Capital estima que el grupo elevará su base de usuarios en los próximos ejercicios entre un 8 y un 10% anual y las ganancias medias por usuario crecerán un 22% este año.

Con tales expectativas sobre la mesa y con unas valoraciones que ya se sitúan por debajo de las ratios medias del S&P 500 firmas como JPMorgan han subrayado su convicción de que las acciones de Facebook se encuentran actualmente infravaloradas y recomiendan su compra, señalando que las cuestiones que han afectado recientemente al grupo apenas afectarán a sus cifras de negocio. El 80% de los analistas que cubren el valor mantiene un consejo positivo, según los datos recompilados por Bloomberg.

Jaime de León Calleja, gestor de renta variable de Mutuactivos, especializado en el sector tecnológico, defiende una visión similar: "Consideramos que el riesgo reputacional está sobrevalorado a estos niveles. La compañía mantiene una elevada capacidad de generación de caja. Los anunciantes consiguen retornos importantes, inigualables en otros medios, mientras que la satisfacción de los consumidores es también elevada".

El auge del ESG

Sin embargo, recuerda, en las políticas de inversión de Mutuactivos se aplican criterios ESG (siglas en inglés de medioambiental, social y de gobernanza), por lo que están vigilando de cerca la situación.

Precisamente, el auge de las inversiones responsables se erige desde hace años como una de las más obvias amenazas a la bonanza bursátil de Facebook y otros grandes grupos tecnológicos también asediados por las polémicas. Sin embargo, hasta la fecha, la resiliencia de sus negocios y la convicción de que tienen la capacidad para desactivar sus vulnerabilidades antes de sufrir cualquier daño significativo ha propiciado que estas cuestiones no hayan dejado mácula en sus cotizaciones.

"La compañía lleva años invirtiendo ingentes cantidades de dinero para solucionar sus problemas regulatorios y su compromiso por mejorar la situación es innegable", considera De León Calleja, respecto a Facebook.

La gran amenaza para Facebook y, en general, para el conjunto de las grandes tecnológicas es si esos esfuerzos por adaptarse para amoldar sus comportamientos a unas pautas más aceptables desde el punto de vista social están llegando demasiado tarde. Al fin y al cabo, ya es perceptible una creciente presión por parte de supervisores, legisladores y desde el ámbito legal que buscan poner límites al poder de estos grupos, con normas que van desde el tratamiento de los datos de sus usuarios al establecimiento de marcos fiscales que les resulten menos propicios.

Foto: Carissa Véliz, filósofa y profesora de Ética Digital en Oxford. (Foto cedida)

Al mismo tiempo, algunas métricas evidencian un notable deterioro de la percepción de estas compañías entre los consumidores. Y esto no es un problema menor para negocios tan dependientes de la aceptación social y que están sometidos continuamente a llamamientos por parte de reconocidos activistas para que se abandonen sus servicios y se sustituyan por las alternativas existentes.

De qué modo esto pueda acabar afectando a la fortaleza bursátil de las denominadas GAFA (acrónimo de Google, Amazon, Facebook y Apple) resulta mucho menos obvio. Es cierto que el sector atraviesa desde hace semanas un bache sobre el parqué, pero este cabe achacarlo más a un giro en las preferencias de los inversores, en un entorno de mayor inflación esperada, que a preocupaciones por las incertidumbres regulatorias.

Entre los expertos parece dominar la idea de que estos grupos han alcanzado una posición de dominio suficiente para poder sortear estas dificultades sin sufrir un daño sustancial, adaptarse a los cambios regulatorios y contener la posible competencia.

La compañía de Mark Zuckerberg suele encabezar los 'rankings' de riesgo reputacional entre las 'big tech'

Con todo, entre los expertos es habitual establecer una clara distinción entre el resto de las grandes tecnológicas estadounidenses y Alphabet (la matriz de Google) y, sobre todo, Facebook, considerados más expuestos a estos riesgos. De hecho, la compañía de Zuckerberg suele encabezar los 'rankings' de riesgo reputacional entre las 'big tech'. "No vemos contagio a otras compañías, ya que el riesgo es muy específico de las redes sociales", apunta De León Calleja.

Pero ni siquiera esta perspectiva diferencial permite apreciar una pérdida rotunda de la confianza del mercado hacia sus perspectivas. Es cierto que el 5% de recomendaciones de venta que acumula Facebook, según los registros de Bloomberg, representan un máximo entre sus equiparables. Y también que sus previsiones de ingresos para 2021 han experimentado una leve retroceso en el último mes. Sería muy osado, sin embargo, leer en estos datos una señal de que los inversores hayan perdido la fe en que esta, como en tantas ocasiones anteriores, será una crisis pasajera para el gigante de las redes sociales.

"Este es mi mensaje para Mark Zuckerberg: su tiempo de invadir la privacidad, promover contenido tóxico y atacar a niños y adolescentes ha terminado", señaló hace algo más de una semana el senador estadounidense Ed Markey, tras conocer las revelaciones de Frances Haugen, extrabajadora de Facebook, sobre las malas prácticas del grupo. "El Congreso tomará medidas", advirtió Markey.

Mark Zuckerberg Tecnología Wall Street
El redactor recomienda