Inversiones alternativas: los mismos activos desde un punto de vista diferente
  1. Mercados
estrategia de inversión

Inversiones alternativas: los mismos activos desde un punto de vista diferente

Combinar el núcleo de la cartera, soluciones tradicionales, con otras con sesgos y riesgos diferentes es la mejor forma de afrontar la nueva normalidad de los mercados.

placeholder Foto:

Hablar de inversiones alternativas a través de diferentes estrategias que invierten en acciones, bonos y derivados tiene un símil en los paseos diarios en la era covid-19. Esas inversiones se asemejan a las personas que buscan rutas diferentes cada día, aprovechando callejones o calles olvidadas para tener una experiencia diferente. Combinar la ruta de siempre con la alternativa permite disfrutar de momentos distintos.

Es lo que sucede con las estrategias alternativas y las inversiones tradicionales en fondos de renta variable o renta fija: invierten en los mismos activos, pero desde un punto de vista diferente, con lo que se obtiene un mejor resultado global de la cartera del cliente.

La atracción de las estrategias alternativas

Los expertos de Banca March consideran que combinar el núcleo de cartera —invertida a través de soluciones tradicionales— con productos de inversión en estrategias alternativas, que nos ofrecen diferentes fuentes de rentabilidad con sesgos y riesgos diferentes, es la mejor forma de afrontar la nueva normalidad a la que nos enfrentamos. Con las inversiones alternativas se busca una rentabilidad ajustada al riesgo combinándola con una cartera diversificada en estrategias direccionales.

Las estrategias alternativas permiten, por ejemplo, beneficiarse del anuncio de una operación corporativa de fusión o adquisición sin la preocupación del movimiento que vaya a tener el mercado, puesto que compraremos la compañía adquirida, conociendo su precio, y venderemos la que va a adquirirla —o el índice—, para recoger ese diferencial en el precio de ambas empresas. Esta estrategia se conoce como 'Event-Driven'.

Las estrategias de Valor Relativo tratan de extraer valor en nichos del mercado, como la volatilidad de los índices o la inversión en subclases de renta fija

También podremos comprar las compañías en las que tenemos mayores expectativas de revalorización según un análisis pormenorizado y vender las que pensamos que van a tener un peor comportamiento; o bien vendemos el índice. La rentabilidad estará determinada por la capacidad de análisis del gestor y se podrá eliminar total o parcialmente la direccionalidad del mercado. Éstas son las llamadas estrategias 'Long/Short Equity'.

En las Global Macro, el gestor trata de anticipar el movimiento de las curvas de tipos de interés, diferenciales de crédito o valor relativo entre el comportamiento de una región respecto a otra, para posicionarse de tal forma que pueda generar un retorno ajustado al riesgo óptimo. Estas estrategias pueden ser también sistemáticas o cuantitativas, buscando las tendencias a diferentes plazos de los índices para capturarlas y generar rentabilidades positivas independientemente de la dirección del índice. Por último, las estrategias de Valor Relativo tratan de extraer valor en nichos del mercado, tales como la volatilidad de los índices, o la inversión en subclases de la renta fija, como el crédito estructurado.

Las estrategias alternativas no son nuevas y hay varios periodos históricos que demuestran su importancia. Uno de los más recientes es la Gran Crisis Financiera de 2008, que eliminó del mercado a muchos gestores con sistemas de control de riesgo deficientes que no pudieron gestionar los reembolsos solicitados, así como a inversores no dispuestos a mantener las inversiones a largo plazo. Las fundaciones, universidades, planes de pensiones o ‘family offices’, especialmente en Estados Unidos, mantuvieron su apuesta por incorporar una cartera bien diversificada en estrategias alternativas en su distribución de activos, con una visión a largo plazo, y vieron cómo asumir las pérdidas del 2008 se compensó con creces en 2009.

placeholder Fuente: HFR.com.
Fuente: HFR.com.

El desarrollo de la gestión alternativa en estos últimos años se ha centrado en la incorporación de estrategias en entornos regulatorios más estables como el UCIT. De esta forma, se permite a clientes institucionales fuera de Estados Unidos incorporar este activo en sus carteras, impulsando el desarrollo de un abanico de alternativas para poder construir soluciones diversificadas. El entorno regulatorio UCIT, además de añadir seguridad para el partícipe, aporta mayor diversificación en las carteras, así como transparencia.

En el mundo UCIT no caben todas las estrategias alternativas, sobre todo aquellas que invierten en activos más ilíquidos, con carteras muy concentradas o que requieren mucho apalancamiento para poder generar rentabilidades interesantes. Sin embargo, es un universo suficientemente amplio como para poder optar a un gran número de estrategias y de gestores ultra activos.

placeholder

Rentabilidades ajustadas por riesgo

A finales de 2019, Banca March lanzó los primeros productos de inversión en estrategias alternativas para complementar la inversión tradicional y núcleo de las carteras de los clientes. Antes, la entidad había empezado a trabajar en diferentes ideas para desarrollar productos que generaran rentabilidades ajustadas por riesgo atractivas en un entorno de crecimiento moderado, con tipos de interés en mínimos y unos mercados de renta variable en máximos históricos, dentro del ciclo económico más largo de la historia.

Las estrategias alternativas no son nuevas y hay varios periodos históricos que demuestran su importancia, como la crisis de 2008

Dos de estas ideas fueron lanzadas en 2019. La primera, Next Generation, invierte en megatendencias a través de una selección de fondos de renta variable para capturar un crecimiento superior al de la economía. La segunda solución, anunciada en el último trimestre del año pasado, consiste en la inversión en estrategias alternativas para complementar la inversión tradicional, núcleo de las carteras de los clientes.

Para ello, la entidad se ha asociado con dos expertos en la selección de gestores, conocimiento de las diferentes estrategias, construcción de carteras y monitorización del riesgo: Banque Syz y K2 Advisors. Ambas permiten ofrecer a los clientes de Banca March un perfil de rentabilidad asimétrico que complementan el núcleo más tradicional de su cartera.

Situación del entorno actual

El mercado extremo que hemos visto en los meses pasados, con una rápida corrección de la renta variable, una iliquidez en los mercados de renta fija nunca antes vista —que ha afectado hasta a los bonos emitidos por el gobierno estadounidense— y una volatilidad en máximos históricos, ha sido la prueba de fuego para dichas soluciones.

La corrección de los mercados ha abierto nuevas oportunidades para los inversores tradicionales o direccionales, ya que activos que estaban sobrevalorados —o caros— ofrecen potenciales de rentabilidad atractivos. Esto también ocurre en las estrategias alternativas: el incremento de la volatilidad desde mínimos de los últimos años propicia la dispersión en los activos, algo que los gestores alternativos pueden capturar, tratando de reducir el riesgo direccional de las carteras.

Las TIR que ofrecen los activos de renta fija permiten que se puedan implementar nuevamente estrategias de valor relativo o aprovechar la dislocación que existe en nichos del mercado como las cédulas hipotecarias.

Inversiones ECBrands BrandsInversión