MONSTER BEVERAGES

El 'monstruo' bursátil del siglo XXI es una bebida energética que sube un 60.000%

Aunque la empresa ha demostrado un crecimiento estable en las últimas décadas, está sufriendo un parón en EEUU, un mercado clave. Su propio accionista Coca-Cola le planta cara

Foto: (Reuters)
(Reuters)

Ni siquiera ha necesitado los 20 años que llevamos de siglo XXI para afianzarse como el mejor valor del nuevo milenio. Monster Beverages debutó en Wall Street en 2003 y desde entonces se ha disparado en la bolsa estadounidense más de un 60.000%, por encima de las demás cotizadas del S&P 500.

Entre los valores que mejor han rendido en los últimos años, destacan algunos casos sonados—Netflix, Apple, Mastercard...—, pero también otros más desconcertantes —Tractor Supply, Ross Stores...—. Sin embargo, al menos de momento, Monster se sitúa como el rey de Wall Street con un amplio margen respecto al segundo de la lista: de hecho, la empresa de bebidas energéticas triplica el beneficio bursátil de Netflix.

Las subidas bursátiles no hacen más que reflejar el estable crecimiento de Monster, antes Hansen's Natural, en las últimas décadas, con aumentos del beneficio de más del 9% cada año desde 2001. En el último trimestre, la compañía volvió a superar expectativas de beneficio (ganó un 11,6% más, 299 millones de dólares), recibiendo una respuesta positiva en bolsa (subió un 2,6% ese día). Según alegó el consejero delegado, Rodney Sachs, el impulso de los números derivó en gran parte del buen recibimiento de su nueva bebida, Reign Total Body Fuel, un producto orientado al público sano. De hecho, para los analistas, esta nueva apuesta es clave de cara al futuro, porque todos los grandes del sector están entrando en ese mercado, buscando huir de la mala fama de los refrescos con ofertas más saludables e incluso orientadas al deporte.

Algunos analistas se mostraron preocupados por el rendimiento de la marca de Monster en EEUU —mercado que supone un 34% del total de los ingresos—, donde las ventas subieron apenas un 2,89% (mientras que fuera, por ejemplo, crecieron un 37,84%). "Aunque el crecimiento general ha superado las expectativas y la tendencia de las ventas es sólida, pensamos que no ha habido nada en el trimestre que nos haya proporcionado la confianza de decir que el rendimiento de las ventas en EEUU se estabilizará el próximo año", argumentaban los analistas de JP Morgan tras los resultados, resaltando, con todo, que la empresa había matizado que el estado del negocio en EEUU se debía a ineficiencias en la distribución y que Monster esperaba mejorar el 'product placement' de sus bebidas con más innovación el año que viene.

Sin embargo, los analistas de Deutsche Bank no están tan alarmados y, aunque reconocen el poco crecimiento en EEUU o la presión sobre los márgenes (que en el último trimestre se contrajeron), son optimistas por el "momentum' internacional" y la "innovación y lanzamiento de nuevos productos" prometidos por la empresa. "Una opinión que los directivos de la empresa parecen compartir, porque acaban de ejecutar una recompra de acciones de 254 millones de euros y autorizado otra de 500 millones para dentro de poco", explican desde el banco alemán.

De todas formas, los analistas de JP Morgan todavía no lo tienen tan claro. "Creemos que los inversores esperarán a ver qué pasa con las ventas en EEUU", zanjaron. "Aunque la valoración actual [respecto a su beneficio] está por debajo de la media histórica de la empresa, creemos que esta situación es apropiada debido a la incertidumbre que impera en un entorno competitivo, el futuro del crecimiento de Reign y la tendencia de los productos 'core' de Monster". A los analistas de la firma estadounidense les preocupa la entrada de nuevos jugadores, como Bang, Coca-Cola o la marca de Amazon, Solimo, en el mercado de las bebidas energéticas. Aunque consideran que Monster es una marca líder en su sector, recomiendan al inversor que, estando Monster a los precios que está, espere a obtener mayor visibilidad de cara al futuro.

(Reuters)
(Reuters)

De hecho, Monster superó a Red Bull en cuota de mercado en EEUU en 2013, la cuota de la empresa cayó desde el 45% hasta el 41% este año, según datos de Evercore ISI Analysis of Data from IRI.

Desde Deutsche Bank comparten esta visión y aseguran que "está claro que Monster continuará enfrentándose a desafíos por la entrada de nuevos competidores en 2020, especialmente en EEUU; unos desafíos que probablemente restringirán los múltiplos de Monster hasta que se revele si son superables". "Sin embargo, asumiendo que la empresa se gestiona bien y logra captar la atención de distribuidores, vendedores y consumidores con nuevos productos, vemos espacio para que el crecimiento continúe", zanjan.

Golpe de su accionista

Todo esto, después del duro golpe por el duelo con Coca-Cola, que justo este año había lanzado su propia bebida cafeinada, Coca-Cola Energy, para intentar diversificar más allá de los refrescos y hacerse con una audiencia más enfocada en la actividad y el deporte. Monster se tomó esta decisión como una violación del acuerdo que ambas empresas firmaron en 2015, cuando Coca-Cola se hizo con un 16,7% de la compañía del logo verde.

El acuerdo establecía que las bebidas energéticas eran territorio exclusivo de Monster y que los refrescos o 'soft drinks' eran cosa de Coca-Cola. Sin embargo, el juez del caso dictaminó que Coca-Cola podría continuar vendiendo y distribuyendo Coca-Cola Energy, incluyendo los mercados en los que ya estaba operando (España y Hungría) y en los que todavía no había entrado. Ese día, las acciones de Monster cayeron un 3%.

Mercados

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios