Ruido de sables en la OPEP, que llega a la reunión sin cuadrar las cifras de crudo
  1. Mercados
discutirán si subir o no la producción

Ruido de sables en la OPEP, que llega a la reunión sin cuadrar las cifras de crudo

Los miembros llegan divididos entre los que consideran que se pasaron de frenada con los recortes de producción de crudo y los que no están dispuestos a corregir el camino

Foto: Sede de la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP).
Sede de la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP).

La reunión de este viernes en Viena de la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP) y sus socios promete. Los miembros llegan divididos entre los que consideran que se pasaron de frenada con los recortes de producción de crudo, lo que provocó que los precios subieran demasiado, y los que no están dispuestos a corregir el camino emprendido. Todo eso, aderezado con una diferencia considerable entre las cifras que se van a discutir sobre el papel y la cantidad real de barriles que se pueden añadir en estos momentos al mercado.

Foto: Plataforma petrolera (Reuters)

Los bandos son claros. Por un lado, los mayores productores del mundo, Arabia Saudí y Rusia, que quieren elevar la producción en 1,5 millones de barriles diarios después de que el precio del crudo se disparara hasta superar los 80 dólares el pasado 17 de mayo, tras un 'rally' anual del 20%, situándose en niveles de 2014. Por otro, Irán, Venezuela e Irán, para los que la escalada de precios ha supuesto un balón de oxígeno a sus maltrechas finanzas y que no están dispuestos a permitir un aumento, que supondría dar marcha atrás en más del 80% de las cifras acordadas hace año y medio, con la retirada de 1,8 millones de barriles diarios.

Sin embargo, lo cierto es que esos 1,5 millones de barriles diarios más, que defendió el pasado martes el ministro de Energía ruso, Alexander Novak, son posibles sobre el papel pero no en la realidad. Según explicó, su propuesta pasa por asignar una cuota entre todos los miembros de la OPEP en proporción a los recortes que asumió cada país en 2016. Esto supondría, por ejemplo, un incremento en 402.000 barriles para Arabia Saudí y 248.000 para Rusia. Pero también implicaría que países como Venezuela, Angola o México elevaran su ritmo de bombeo, algo que a día de hoy no están capacitados para hacer.

Cuotas del petróleo.
Cuotas del petróleo.

Por ello, según los cálculos de Bloomberg, si fueran capaces de llegar entre mañana y el sábado a un acuerdo para aumentar la producción y drenar un poco el 'rally' que ha venido protagonizando el oro negro, lo cierto es que la cifra real sería alrededor de un tercio inferior a la que comunicaran oficialmente. Es decir, de los 1,5 millones de barriles diarios más proyectados para entrar en el mercado, solo llegarían 958.000. Y como se trata de un reparto proporcional de cuotas, ocurriría lo mismo en caso de que el acuerdo fuera inferior: por ejemplo, de un millón más de barriles al día, los que realmente se bombearían serían 639.000.

No en vano, según la Agencia Internacional de la Energía (AIE), entre las sanciones impuestas por Estados Unidos a Venezuela e Irán y el colapso de la economía venezolana, la caída de producción de estos dos países será de 1,5 millones diarios a finales de 2019, a los que hay que sumar el otro millón que la estatal Petróleos de Venezuela (PDVSA) ha dejado ya de bombear en los últimos dos años.

Eso lo saben ya los inversores, y aunque el precio experimentó una fuerte corrección del 8% desde que el 25 de mayo se filtró que Arabia Saudí y Rusia estaban presionando para enfriar los precios —lo que, por otro lado, a beneficiado más a Estados Unidos, que está bombeando a niveles históricamente altos y para el que un mayor precio hace que el 'shale oil' sea rentable—, en la última semana el barril Brent de referencia en Europa ha rebotado más de un 2%, en tanto que de llevarse a cabo un aumento de la producción, no será tan abultado como se apruebe.

Crudo