el viernes, se hundieron en el mercado

Allianz perderá 320 millones si los bonos del Banco Popular se convierten en acciones

La deuda subordinada del Popular se hunde en el mercado por la posibilidad de que se convierta en capital con fuertes pérdidas para sus tenedores. El principal es Allianz

Foto: Banco Popular. (Ilustración: Raúl Arias)
Banco Popular. (Ilustración: Raúl Arias)

La aventura del gigante asegurador alemán Allianz en el Banco Popular no le da más que disgustos. A las fuertes caídas que acumula el 3,5% que posee en el capital de la entidad, se suma el riesgo de perder hasta 320 millones en deuda subordinada (los llamados CoCos, convertibles contingentes) de la entidad. Esto se deriva de la posibilidad de que un eventual comprador convierta estos títulos en acciones al llevar el capital del banco por debajo del nivel establecido para ello o bien de que el banco acabe en resolución, ya que Allianz es el mayor tenedor de los mismos, que se hundieron con fuerza el viernes en el mercado.

Los CoCos dejan de pagar intereses si el capital del banco cae por debajo de las exigencias regulatorias, razón por la cual el BCE quiere que haya una solución para el Popular antes del próximo pago de cupón, el 10 de julio, como adelantó El Confidencial. Pero además, si el nivel de solvencia se sitúa por debajo de cierto nivel ('trigger'), se convierten en acciones, lo que supone fuertes pérdidas para sus tenedores (es lo que ha ocurrido en Sareb, por ejemplo). En el caso del Popular, ese nivel es del 5,125% para una emisión de 500 millones realizada en 2013 y del 7% para otra de 750 millones de 2015.

Sede de Allianz en Múnich. (EFE)
Sede de Allianz en Múnich. (EFE)

Intuitivamente, uno piensa que, si alguien se compra el Popular, el banco se salva y la subordinada también. Pero la realidad es que el comprador puede ahorrarse parte de la recapitalización que necesita el Popular si convierte estos 1.250 millones en acciones. El procedimiento sería el siguiente: el posible comprador dota las provisiones necesarias para cubrir el déficit actual de cobertura de los activos tóxicos —inmuebles y crédito moroso— con cargo a los recursos del Popular, con lo que su nivel de capital caería por debajo de dichos 'triggers'; convierte entonces la subordinada en capital e inyecta el restante para devolver a la entidad por encima del mínimo regulatorio.

Y en ese caso, el gran perdedor sería Allianz. Según datos de Bloomberg, la aseguradora que da nombre al estadio del Bayern de Múnich posee el 30,43% de los 750 millones emitidos en 2015, es decir, 228,22 millones, y el 18,16% de los 500 millones emitidos en 2013, lo cual supone otros 90,8 millones. En total, 319,02 millones, en su mayor parte a través de los fondos de su gestora Pimco, el mayor comprador de este tipo de valores del mundo. En el caso de que la compra del Popular se haga a un precio mínimo o en el escenario extremo de que la subasta quede desierta y el banco tenga que ir a resolución, puede perder la mayor parte o incluso la totalidad de esa cifra.

Si el Popular va a resolución, peor todavía

El presidente del Banco Popular, Emilio Saracho. (EFE)
El presidente del Banco Popular, Emilio Saracho. (EFE)

La posible conversión, de la que daba cuenta este viernes el diario 'Cinco Días', no solo ha sido planteada por los interesados en el actual proceso de venta urgente del Popular, sino por el propio banco que preside Emilio Saracho. Así, varias fuentes confirman que representantes de la entidad han planteado esta posibilidad en reuniones con analistas e inversores, presentándola como un atractivo añadido para facilitar que se presenten pujas en la subasta.

Las pérdidas para la subordinada no solo pueden venir de esa conversión. En caso de que fracase la subasta y que el banco no consiga tampoco sacar adelante la macroampliación de capital que necesita (cosa difícil tras la venta fallida), y si no se encuentra ninguna otra solución a medida, podría tener que aplicarse la Directiva Europea de Resolución. Esta norma impone que, primero, deben perderlo todo los accionistas y, después, los tenedores de deuda subordinada. Si eso no fuera suficiente, los siguientes en asumir el quebranto serían los tenedores de deuda sénior (los bonos normales) y los depositantes con más de 100.000 euros. Solo después de agotar todos esos recursos, entraría dinero público.

Malas noticias para los accionistas

Precio de la deuda subordinada del Popular.
Precio de la deuda subordinada del Popular.

La reacción del mercado ha sido muy negativa, como es lógico. El viernes, los bonos de 2013 —que tienen un cupón del 11,5%, que es lo que tuvo que pagar Ángel Ron para poder colocarlos— cayeron el 9,2% y cotizan al 70,48% de su valor inicial; eso implica que los valientes que los compren ahora obtendrían una espectacular rentabilidad del 47,4%... siempre que no se conviertan en acciones. Los de 2015, con cupón del 8,25%, perdieron el 8,9%, hasta el 61,7% de su valor nominal, con lo que su rentabilidad se fue al 31,3%.

La situación de la subordinada no es en absoluto positiva para los accionistas del Popular, puesto que augura que las ofertas por el banco, si las hay, plantearán un precio muy bajo. "Sería impensable que un banco diga que los 1.250 millones de subordinada no valen nada y que las acciones valen 2.800 millones [la capitalización bursátil actual]", sostiene un gestor especializado en banca. "No tendría lógica financiera, pero además Europa pondría muchas pegas a una operación así y probablemente lloverían las demandas de los inversores en subordinada", añade. Asimismo, si alguien hiciera eso, tendría casi imposible colocar su propia subordinada en mercado a partir de ahora a un precio razonable. Y todas las entidades deben hacer importantes emisiones para cumplir con las normas internacionales de solvencia.

Mercados

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
2 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios