"El problema es la velocidad a la que está cayendo el crudo, no el precio bajo"
  1. Mercados
Steinberg, investigador del Real Instituto ElCano

"El problema es la velocidad a la que está cayendo el crudo, no el precio bajo"

Con el petróleo en caída libre, más de un 17% en lo que va de año, se suceden las apuestas sobre dónde se situará el precio del barril en los próximos meses y cuánto tiempo durará el mercado bajista

placeholder Foto: Federico Steinberg. (Universidad Internacional Menéndez Pelayo)
Federico Steinberg. (Universidad Internacional Menéndez Pelayo)

Con el petróleo en caída libre, más de un 17% en lo que va de año, se suceden las apuestas sobre dónde se situará el precio del barril en los próximos meses y cuánto tiempo durará el mercado bajista en el que se encuentra. Sin embargo, lejos de aventurarse a dar precios, ya que no considera serio aventurarse con previsiones, Federico Steinberg, investigador principal del Real Instituto Elcano, analiza en profundidad las claves de lo que está ocurriendo.

PREGUNTA: Más allá de las recientes caídas, lo cierto es que el mercado bajista del crudo tiene un trasfondo completamente estructural, ¿cree que es difícil que volvamos a ver el barril por encima de los 100 dólares?

RESPUESTA: Lo primero que hay que decir es que creo que no es muy serio hacer previsiones de precios porque no tenemos ni idea. Hay que tener un punto de humildad ahí. Lo que podemos ver son tendencias.

Ahora mismo tenemos una serie de factores que evidentemente están diciendo que hay un aumento de la oferta y una reducción de la demanda. La combinación de esas dos nos van a llevar a precios muy bajos durante bastante tiempo. Lo que pasa es que eso no te puede explicar hasta donde puede ir la caída y, también es cierto que algunos de esos factores podrían modificarse en el medio plazo y volverían a impulsar el precio hacia arriba.

No obstante, pensar que puede llegar a 100 dólares el barril… es más útil mirar los ciclos largos de las commodities, que duran unos 15 años y que suelen indicar que hemos terminado un ciclo de precios altos y ahora entraríamos en un ciclo de precios bajos.

P: Si la OPEP lo permite...

R: Sí, que creo que es importante lo que vaya a decir la OPEP. Ya hay países como Nigeria que han pedido una reunión de urgencia para hacer algo con las cuotas. En condiciones normales, ante un precio tan bajo, la OPEP hubiera optado por recortar producción para que el precio subiera un poco. Esto no ha sido así fundamentalmente porque Arabia Saudí, desde el punto de vista estratégico, le interesa más aguantar precios bajos un poquito más, a pesar de que ha hecho recortes de gasto público porque ha tenido un 15% más de déficit este año, pero puede aguantar porque no tiene una demanda social de gasto como otros países.

Le interesa un precio bajo para quitarse la competencia del fracking y de las renovables. Y a EEUU tampoco le viene mal porque eso daña bastante a países como Rusia, desde el punto de vista geopolítico, por no hablar de Venezuela.

Pero eso podría modificarse. Si la OPEP cambia de actitud a lo largo de 2016 podría devolver al barril a un precio un poco más alto. Ahora, decir hasta dónde se puede ir…

P: No parece que vaya a ser el caso teniendo en cuenta que al final la que lleva la voz cantante es Arabia Saudí y que tiene yacimientos que hasta con un barril a 20 dólares siguen siendo rentables…

R: Hay varios países del mundo donde un barril a 31 es rentable. Aquí hay que entender la diferenciación del tipo de mercado del crudo. Tenemos el upstream (explotación y producción), el midstream (refino y transporte) y el downstream (venta). El upstream es cuando tu extraes y ahí depende de cuál es el coste de extracción. En Arabia Saudí puede estar a 20 dólares, en algunos pozos de Libia también, aunque allí la situación política es un poco más compleja, mientras que el Mar del Norte está por encima de 20.

Luego aparte tienes la discusión sobre el midstream, que es refino y distribución, y luego el downstream, que es venta en gasolineras al consumidor final. En el upstream todavía hay muchos productores que sacan dinero con un petróleo a 30 y los que no, si es una cosa a corto plazo, lo que hacen es parar la producción. Esta también es una razón para que, dentro de unos años, cuando las estructuras de oferta y demanda se modifiquen y los riesgos geopolíticos bajen, si no hemos hecho inversiones en los últimos años, nos vamos a encontrar con un aumento de la demanda sin oferta que pueda responder rápido, lo que tirará para arriba los precios más rápidamente. Lo malo de los precios del petróleo es la tendencia que tienen de irse para arriba y para abajo más rápidamente de lo que es razonable.

Lo malo de los precios del petróleo es la tendencia que tienen de irse para arriba y para abajo más rápidamente de lo que es razonable

P: Arabia Saudí lo que quiere fundamentalmente es frenar el fracking. Se suponía que un barril por debajo de 60 dólares no hace este tipo de explotación rentable, pero de momento en EEUU no está teniendo tampoco un impacto demasiado considerable, ¿no?

R: Mientras que podemos hablar de intereses de Arabia Saudí, porque la propiedad de las empresas de petróleo es pública, en Estados Unidos hay diferentes intereses: no es lo mismo el interés de los productores de fracking que el interés de la Administración Obama, que el interés geopolítico americano... Es decir, los productores de fracking, evidentemente, no están contentos; sin embargo, la Administración Obama, viendo que un petróleo bajo genera alegría en el consumidor y encima debilita a rivales geoestratégicos como Rusia, le puede parecer bien.

P: Las grandes damnificadas de estos intereses cruzados son las petroleras…

R: Los perjudicados son de dos tipos. Los países productores exportadores como Rusia, Venezuela, etc., que pueden tener problemas, incluso de deuda pública si caen muchos los ingresos petroleros, y necesitarían un programa de rescate, y luego las empresas que se han endeudado en dólares. Hay que tener en cuenta que el dólar se está apreciando.

Si tu te has endeudado en dólares en el sector petrolero pensando que el crudo iba a estar alto ahora tienes dos problemas. En primer lugar, tus ingresos son inferiores a lo que pensabas; y, además, la deuda es en dólares y es más cara. Evidentemente veremos, seguramente, quiebras corporativas en distintos países.

P: ¿Vamos a ver un proceso de concentración en el sector y a la larga afectar a los consumidores?

R: Eso tiene más que ver con el downstream que con el upstream. Es decir, tu puedes tener mucha concentración en la extracción, pero mucha competencia en la distribución y mucha o poca competencia en las gasolineras, eso depende de la estructura del mercado. Evidentemente, si quedan tres empresas en el mundo que hacen la extracción y hacen la venta sí, pero hay montones de gasolineras por las calles que el nombre ni te suena.

En el upstream sí que puedes tener un elemento de concentración, pero teniendo en cuenta que esto siempre ha sido un oligopolio no vamos a tener mucho más.

P: Volviendo al fracking, ¿en qué medida España podría beneficiarse de esta nueva tecnología ante la posibilidad de que existan bolsas en esquistos en el norte del país?

R: Saber o no si hay es es cuestión de geólogos. Lo que sí se es que la legislación americana y europea es muy distinta en cuanto a quién se lleva el dinero si hay fracking debajo del terreno. En EEUU el avance del fracking ha sido muy importante porque es la persona propietaria de la tierra la que gana dinero. En cambio, en Europa lo que hay debajo de la tierra no es de la persona que tiene el trozo de tierra, sino del Estado.

Esta es una de las razones por las que ha habido en Europa una resistencia importante al fracking, porque existen riesgos medioambientales y la gente no está muy por la labor sabiendo, además, que no se va a quedar con el dinero.

P: Aunque de cara a la recuperación económica un petróleo en los niveles actuales parece un maná, ¿cuál puede ser el peligro a medio y largo plazo de estos precios?

R: Existe el riesgo de que haya una quiebra generalizada de economías exportadoras al resto del mundo. Y, sobre todo, si el precio cae demasiado porque la gente opina que la demanda emergente de China está hundida, porque la economía está hundida, esto puede generar una profecía autocumplida que lleve a que las bolsas caigan más de lo que deberían en otras circunstancias.

El problema es más la velocidad a la que está cayendo y el que no se le vea suelo, que el hecho de que esté barato. Si hubiera bajado despacito seguramente hubiera hecho mucho menos daño.

Real Instituto Elcano OPEP Petróleo Tendencias de futuro Economía Arabia Saudí Noticias de China
El redactor recomienda