influencia en el crudo

De Irán a su bolsillo... El histórico acuerdo va más allá de la seguridad mundial

En los últimos días habrá visto como el letrero de su gasolinera de confianza ha ido bajando progresivamente el precio del combustible, e Irán tiene mucho que decir

Foto: Un hombre consulta los últimos datos sobre el mercado del petróleo. (EFE)
Un hombre consulta los últimos datos sobre el mercado del petróleo. (EFE)

Si cree que el acuerdo histórico alcanzado este martes por el llamado P5+1 (esto es, Estados Unidos, Alemania, Francia, Reino Unido, China y Rusia con Irán) por el programa nuclear de este último no va a afectar a su día a día más allá de las implicaciones que ello tiene para la seguridad mundial, está muy equivocado.

En los últimos días habrá visto como el letrero de su gasolinera de confianza ha ido bajando progresivamente el precio del combustible después del repunte que experimentó entre enero –cuando los precios del petróleo se situaron en mínimos desde 2008– y mayo –el barril Brent de referencia en Europa tocó máximos anuales en los 67,77 dólares–.

Esto es así porque desde que el pasado 30 de junio se cumplió el plazo oficial fijado para las negociaciones entre los ministros de exteriores de los países participantes con el fin de garantizar que el programa nuclear iraní no tenga implicaciones militares, el mercado apostaba por que el acuerdo llegaría más pronto que tarde, dada la insistencia y la buena predisposición de todas las partes y la necesidad de oxígeno de un estrangulado Irán tras dos años de bloqueo internacional.

El crudo pone punto final al 'minirrebote'

De hecho, en lo que va de julio el precio del Brent se ha desplomado más de un 10% y este martes, tras confirmarse la conformidad de todos los implicados con todos los puntos contemplados en el documento de condiciones, que pasan por el control de las instalaciones nucleares y militares iraníes por parte de ojeadores internacionales, como por el levantamiento de las sanciones que pesaban sobre el país que preside Hasán Rouhaní desde 2012, el barril retrocede otro 2% hasta los 56,71 dólares.

Bloomberg
Bloomberg

Y es que, en enero de ese año, el aumento de las tensiones entre Irán y EEUU, con la posibilidad incluso de un conflicto armado entre las dos potencias por el programa nuclear del primero, acabó en duras sanciones al petróleo iraní, tanto el que se vendía a Europa como el que iba a Asia.

Antes del problema, Irán era, junto con Arabia Saudí y Kuwait, uno de los mayores exportadores de la Organización de Países Productores de Petróleo (OPEP), con un bombeo de alrededor de 3,5 millones de barriles diarios. Desde entonces, se ha visto obligado a reducir la producción de crudo hasta los 2,8 millones de barriles al día, para alivio de un sobresaturado mercado internacional.

Ahora quiere recuperar el tiempo perdido. “Irán prefiere más bombeo con tal de recuperar su cuota”, asegura Javier Urones, analista de XTB. “Han estado produciendo a niveles muy bajos y seguramente se pongan a bombear como locos… Es como si estás encerrado y de repente se abre la puerta, sales con toda tu fuerza”, afirma el experto del sector.

Han estado produciendo a niveles muy bajos y seguramente se pongan a bombear como locos

En cifras esto se traduce en que, según ha venido avisando ya en los últimos meses el ministro iraní de la Energía, Hamid Tchit-Tchian, la extracción de esta potencia emergente de Oriente Medio se va a elevar en 0,5 millones de barriles diarios tras levantar las sanciones, y en 0,7 millones de barriles diaros más en el plazo de un año, hasta alcanzar su pico más alto.

Eso en un momento en el que, a pesar de la recuperación económica y el aumento de la demanda, siguen sobrando 1,2 millones de barriles de petróleo diarios. Sin embargo, Irán quiere salvar sus cuentas, que han estado al borde del colapso con una contracción del 20%, como sea y una vía rápida de entrada de dinero es vendiendo su oro negro, aunque los precios se encuentren en mínimos, más teniendo en cuenta que el 80% del producto interior bruto (PIB) depende de esta materia prima.

Coste de producción bajo y alta calidad

No en vano, para los países de la zona, el coste de producción es muy reducido, muy por debajo de los 55-65 dólares en los que se mueve el barril, con lo que Irán está en el punto de 'cuanto más venda, mejor'. De hecho, fuentes del mercado estiman que el coste de bombeo en el yacimiento de GWAR de Arabia Saudí es, incluso, de 5 dólares. Además, el crudo de estos países es de mejor calidad que el de otras regiones como puedan ser América Latina o África, con lo que Irán tiene todo a su favor para volver al circuito por la puerta grande.

El histórico acuerdo de Viena limita el programa nuclear iraní a cambio de un levantamiento de las sanciones

Y, con ello, confirma que el ciclo bajista del petróleo es estructural. “Que el precio se mantenga en estos niveles con las economías entrando en un periodo alcista es muy significativo”, asegura a El Confidencial Urones. “Es muy raro que volvamos a ver el barril en los 100 dólares”.

A esto hay que sumar que el 90% del uso que se le da hoy en día a este combustible fósil es para el transporte, salvo en algunos países menos desarrollados, que lo siguen empleando en el sector industrial, con lo que teniendo en cuenta, además, que los procesos de refino cada vez son más eficientes, hay reservas probadas de abastecimiento para muchas décadas.

Mercados

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios