Bernanke insiste en que necesita "más pruebas" antes de reducir los estímulos
  1. Mercados
REUNIÓN DE LA RESERVA FEDERAL

Bernanke insiste en que necesita "más pruebas" antes de reducir los estímulos

La Reserva Federal (Fed) continúa sin verlo claro. Como ya ocurrió en septiembre, el banco central estadounidense ha saldado su reunión de política monetaria sin cambios.

placeholder Foto: El presidente de la Reserva Federal de Estados Unidos, Ben Benanke. (REUTERS)
El presidente de la Reserva Federal de Estados Unidos, Ben Benanke. (REUTERS)

La Reserva Federal (Fed) continúa sin verlo claro. Como ya ocurrió en septiembre, el banco central estadounidense ha saldado su reunión de política monetaria sin cambios. Es decir, mantiene intacta su tercera ronda de estímulos cuantitativos (QE3), con la que viene dedicando 85.000 millones de dólares al mes a la compra de deuda pública e hipotecaria. Y también como hace un mes, ha insistido en que ha decidido "esperar para tener más evidencias de que la mejoría económica será sostenida antes de ajustar el ritmo de las compras".

De este modo, la entidad presidida por Ben Bernanke da a entender que no tiene prisa por frenar sus estímulos más extraordinarios. Más que nada, porque mantiene también el mensaje de que la economía sólo crece a un ritmo "moderado" y de que el desempleo "continúa elevado".Y sin que el mercado laboral se recupere de verdad, la Fed no modificará su actual estrategia.Aunque el paro se redujo en septiembre hasta el 7,2%, el nivel más bajo desde finales de 2008, su descenso se debe más al descenso de la población activa que a una auténtica generación de empleo. De hecho, la creación de puestos de trabajo se ha frenado en los tres últimos meses hasta una media mensual de 145.000 empleos, cuando entre enero y junio se acercaba a los 200.000 empleos.

Además, la Fed sabe que en las últimas semanas se ha encontrado con otro enemigo... en casa. Se trata del impacto económico provocado por el cierre administrativo (shutdown) y la incertidumbre ante el acuerdo para elevar el límite de deuda. A la espera de calibrar de forma precisa los efectos que ha provocado, la institución afirma que "la política fiscal está frenando el crecimiento económico".

El mensaje transmitido hoy por la Fed certifica que cada vez parece más difícil que cumpla el calendario tentativo anunciado por Bernanke en junio. En ese momento, el presidente de la institución monetaria anticipó que sus planes pasaban por reducir el QE3 "a finales de 2013", para interrumpirlo por completo "a mediados de 2014". Para hacer bueno este pronóstico sólo le queda una opción, la reunión de los días 17 y 18 de diciembre, pero se antoja complicado que comience a frenar las compras en esa cita. De hecho, el consenso de mercado sitúa el inicio de la retirada de los estímulos (tapering) en marzo o abril de 2014.

Tampoco ha modificado su hoja de ruta sobre los tipos de interés. Así, la Fed ha reiterado que seguirán en el nivel actual, entre el 0 y el 0,25% en el que se encuentran desde diciembre de 2008, "durante un largo tiempo después de que finalice el programa de compras de deuda y de que la recuperación se fortalezca". Por el momento, en el calendario de la entidad no se atisban incrementos en el precio del dinero hasta 2015.

Como ya es costumbre durante las reuniones de 2013, Esther George ha sido la voz disidente dentro del Comité Federal delMercado Abierto (CFMA), el órgano de la Fed que define la política monetaria en EEUU. Una vez más ha votado en contra de la actual política de la Fed porque puede provocar "futuros desequilibrios económicos y financieros" y "causar un incremento de las expectativas de inflación a largo plazo".

Señor con maletín

Detrás de toda gran historia hay otra que merece ser contada

Conoce en profundidad las 20 exclusivas que han convertido a El Confidencial en el periódico más influyente.
Saber más
Reserva Federal