Alternativas saludables (y ecológicas) al uso de los estropajos de plástico
  1. Medioambiente
  2. Soy Eco
foco de bacterias y de microplásticos

Alternativas saludables (y ecológicas) al uso de los estropajos de plástico

El uso de estos utensilios puede suponer un foco de infección, dando lugar a una situación de riesgo para el medioambiente y para la salud. Hay opciones que vale la pena conocer

Foto: Estropajos ecológicos. (EFE/S. Sas)
Estropajos ecológicos. (EFE/S. Sas)

Los estropajos y las esponjas de fregar son los utensilios de limpieza que usamos con más frecuencia en la cocina, y la mayoría de los que se comercializan están elaborados con fibras de plástico. Algunos informes que alertan sobre su uso, como el publicado en la revista científica 'Journal of Scientific Reports' por un grupo de investigadores de la Universidad de Gieben (Alemania), señalan que este tipo de artículos de limpieza, con los que fregamos la vajilla donde vamos a depositar los alimentos o las sartenes y cazuelas con las que los cocinamos, suelen experimentar con el uso y el paso del tiempo una “colonización masiva por bacterias como Acinetobacter, Moraxella y Chryseobacterium, con un potencial patógeno”.

Foto: Foto: Unsplash/@snowscat

Lo más preocupante es que el estudio concluía que algunos de los métodos de desinfección más empleados por los usuarios (como el de meter los estropajos en el lavavajillas) no solo resultan ineficaces, sino que pueden llegar a ser contraproducentes, pues pueden provocar un aumento de bacterias en su interior.

El análisis de las pruebas en las que se basaba el estudio determinó que los agentes patógenos detectados “mostraban concentraciones significativamente mayores en estropajos desinfectados regularmente” debido a su capacidad para “concentrarse en las cavidades internas, donde producen estructuras similares a las biopelículas para protegerse”.

placeholder Estropajo de plástico. (Pixabay)
Estropajo de plástico. (Pixabay)

En consecuencia, entre las conclusiones del informe se destacaba que para asegurar una correcta desinfección de estos utensilios, más allá de lavarlos bien tras cada uso o de dejarlos 10 minutos en remojo con unas gotas de lejía, lo más recomendable era desechar el estropajo usado y comprar uno nuevo cada semana. Algo que agrava el problema del aumento de las basuras domésticas, pues se trata de un residuo que, por sus características (es un producto multimaterial), no admite ninguna posibilidad de reciclaje, por lo que en ningún caso debe ser depositado en los contenedores de recogida selectiva.

Pero más allá de la imposibilidad de valorizar sus materiales una vez convertido en residuo, otro de los problemas medioambientales que plantea el uso de los estropajos o esponjas de plástico es que al desgastarse eliminan directamente por el desagüe del fregadero una enorme cantidad de pequeñas partículas plásticas, los llamados microplásticos, que no son retenidas en las depuradoras y acaban contaminando el medio ambiente, integrándose en la cadena trófica y generando un grave problema para los seres vivos.

Foto: Los micriplásticos estan contaminando toda la cadena trófica (REUTERS)

Para quienes quieran contribuir a reducir y prevenir este grave problema existen diferentes opciones, mucho más ecológicas y saludables, que nos van a prestar el mismo servicio que los estropajos de plástico sin poner en peligro nuestra salud ni la del medio ambiente, como los clásicos estropajos de esparto natural: 100% de origen vegetal y biodegradables, se pueden hervir para eliminar la suciedad acumulada y alargar así su vida útil.

placeholder Cepillo de lavado de fibras vegetales. (Agile)
Cepillo de lavado de fibras vegetales. (Agile)

Las esponjas y estropajos vegetales elaborados con plantas como el zacate o la luffa (una pariente próxima del pepino y el calabacín) son otra excelente alternativa, pues al tratarse de fibras naturales no liberan ningún tipo de partícula contaminante y son completamente compostables, por lo que cuando se desgasten podemos echarlos directamente al contenedor marrón donde se depositan los restos de materia orgánica. Otra opción son los cepillos naturales de madera elaborados con fibra de coco o de bambú, tan higiénicos que incluso podemos utilizarlos para limpiar la fruta o los vegetales y que no eliminan ningún microplástico durante su uso.

Ecología Mundo sostenible
El redactor recomienda