El verano arranca con menos incendios que la media del decenio
  1. Medioambiente
  2. Clima
23.582 hectáreas quemadas en 2021

El verano arranca con menos incendios que la media del decenio

Pese a ello, asociaciones ecologistas y entidades científicas y académicas piden una nueva política forestal para hacer frente al mayor riesgo de incendios por el cambio climático

placeholder Foto: Esfuerzos de extinción en un incendio en Argentona, en la provincia de Barcelona. (EFE)
Esfuerzos de extinción en un incendio en Argentona, en la provincia de Barcelona. (EFE)

El fuego se ha llevado por delante 23.582 hectáreas desde que comenzó 2021 hasta el 20 de junio de este año, un 18,52 por ciento menos que la media de los últimos diez años, de acuerdo con los datos del Ministerio para la Transición Ecológica y Reto Demográfico.

Esta superficie ardió en 1.713 incendios menos que la media de la década; sin embargo, de los 3.317 incendios que han acontecido en este año, seis superaron las 500 hectáreas afectadas y pasaron a engrosar la categoría de ‘grandes incendios forestales ‘ (GIF). En este caso, se trata de dos más que la media del decenio, pero el doble que en el mismo periodo de 2020.

WWF alerta del incremento de los incendios “imposibles de apagar” y de que "las causas humanas están detrás del 95% de los fuegos"

La mayor parte de los fuegos de este 2021, el 40,37%, se ha registrado en las comunidades interiores, seguidos muy de cerca por el 39,01%, que acontecieron en el noroeste. El Mediterráneo acogió al 20,41 por ciento de ellos y en Canarias se contabilizó el 0,21 por ciento restante.

La tendencia de los últimos años es de menos siniestros, pero más extensos y devastadores. De los 3.317 incendios registrados hasta el 20 de junio, 2.156 fueron conatos, es decir, que la superficie quemada no llegó a 1 hectárea, pero los 1.161 restantes sí superaron esa barrera.

Para el decano-presidente del Colegio de Ingenieros de Montes, Eduardo Rojas, cree que, “de momento el verano pinta bien” pero llama a la prudencia, porque la situación puede “girar en negativo”.

placeholder Bomberos luchando contra el fuego en Serradilla del Arroyo, al suroeste de la provincia de Salamanca. EFE
Bomberos luchando contra el fuego en Serradilla del Arroyo, al suroeste de la provincia de Salamanca. EFE

Además, ha explicado a Planeta A que el estado de los montes en España sigue siendo “de abandono y falta de recursos” y, sin quitarle valor a las reforestaciones, insiste en la importancia de “poner más atención a lo que ya hay”. Asimismo, advierte de que, si termina de hundirse la ganadería de montaña, aumentará el abandono rural y, con ello, se incrementarán los incendios forestales.

Foto: Los bosques son ahora un polvorín de leña. (Jose L. Gallego)

“En cuanto a incendios, el paciente no está mejor. Hay años mejores y otros peores, pero el problema sigue. El dispositivo de extinción es muy bueno, pero no se puede jugar solo a eso. Es como vivir una vida insana, no poner remedio y estar a expensas de llegar a la UVI”, compara Rojas, que lamenta que se sigue “jugando solo a la emergencia”. De ese modo, reclama más prevención y gestión forestal para que los montes logren una óptima resiliencia de la que están muy lejos y sin visos de que se ponga solución a este problema”.

En su opinión, el MITECO está perdiendo “una oportunidad de oro” en plantear una política forestal como una de las vías para atajar el cambio climático.

Mantener la cautela

Con todo, valora que los últimos dos años han sido “buenos” en precipitaciones y que hasta el 1 de julio “prácticamente no se han producido” incendios en el final de la primavera y el inicio del verano. “En años malos empiezan ya con intensidad en mayo y junio”, añade el decano, que recuerda los episodios de lluvias y tormentas recientes, que han aportado humedad al arbolado y las zonas arbustivas, que son “lo que más arde”.

Por ello considera que “la situación de partida es de las mejores de los últimos años”, aunque aclara que uno de los riesgos en los veranos húmedos y tormentosos son los rayos secos que afectan especialmente al Prepirineo, el sistema Ibérico y sus zonas aledañas.

placeholder Las zonas arbustivas son el tipo de zona que más rápido arde. EFE
Las zonas arbustivas son el tipo de zona que más rápido arde. EFE

No obstante, pese a su pronóstico de un verano que “pinta bien”, insiste en llamar a la prudencia.

En la misma línea de apuesta por la gestión forestal preventiva, la organización WWF alerta del incremento de los incendios “imposibles de apagar”, especialmente en el arco mediterráneo e incide en que las causas humanas están detrás del 95 por ciento de los incendios forestales, de los que el 53 por ciento son “intencionados”.

Incendios Imposibles

“La zona mediterránea es una de las regiones con mayor riesgo mundial de incendios por el cambio climático”, según refleja en su último informe ‘Paisajes cortafuegos’, presentado el jueves 1 de julio y en el que expone que esta “sexta generación de incendios imposibles de apagar” se convierten además en “emergencias sociales”, pues las muertes que han producido a escala mundial han aumentado en un 276% en los últimos años.

Por ello, WWF exige al Gobierno y a las comunidades autónomas que pongan en marcha una “estrategia integral” de gestión de incendios forestales y que inviertan en prevención social y gestión del territorio, puesto que “siempre arden las mismas zonas”.

Foto: Imagen de satélite de un incendio forestal zombi en el norte de Rusia. (Flickr)

En ese sentido, la ONG apostilla que si “prosigue la misma tendencia de inacción” volverán arder con la recurrencia de entre 10 y 20 años, no solo por los episodios de meteorología extrema, sino por el paisaje ibérico que está afectado por un “cúmulo de problemas” debido al abandono rural y su consecuente abandono de los usos tradicionales. A ello se suma el aumento de la superficie forestal con escasa gestión, lo que da lugar a “bosques a la deriva” que dan lugar al “desastre cada año”.

placeholder La gestión forestal es clave para prevenir incendios (EFE)
La gestión forestal es clave para prevenir incendios (EFE)

Por ello, la coordinadora de lucha contra incendios forestales de WWF España, Lourdes Hernández, opina que los incendios del futuro solo se podrán evitar recuperando el paisaje tradicional en mosaico del pasado, pero sumando criterios de sostenibilidad que permitan la conservación de la biodiversidad y la adaptación al cambio climático. “Tenemos la gran oportunidad y responsabilidad de transformar de forma urgente el territorio para evitar incendios de altísima intensidad y revitalizar el medio rural”, valora Hernández, que subraya al Gobierno la necesidad de reducir la siniestralidad y acabar con la impunidad con sanciones y condenas disuasorias.

Incendios
El redactor recomienda