Una nueva señal de alarma: el mar de Láptev no se ha congelado
  1. Medioambiente
LA FÁBRICA DE HIELO DEL ÁRTICO, AMENAZADA

Una nueva señal de alarma: el mar de Láptev no se ha congelado

Cada año, a partir de octubre, el siberiano mar de Laptev empieza a congelarse, pero esta vez aún no ha ocurrido. Se trata de un fenómeno nunca antes registrado.

placeholder Foto: Foto: Unsplash/@veroz
Foto: Unsplash/@veroz

El Polo Norte ha sufrido su año más caluroso desde que se tienen registros y las consecuencias ya se hacen palpables: el siberiano Mar de Laptev, conocido como "la fábrica de hielo del Ártico", todavía no se ha congelado. Desde que se estudia su evolución por estas fechas ya se habían formado millones de kilómetros cuadrados de hielo, que irían derritiéndo en los próximos meses.

Sin embargo, no todo es culpa del ascenso de las temperaturas por el calentamiento global. Los científicos aseguran que los incendios forestales que ha sufrido Siberia este año y la entrada masiva de las aguas del Océano Atlántico, cada vez más templadas, han logrado mantener el calor evitando la congelación. De hecho, la superficie del Mar de Laptev esta registrando unas temepraturas de hasta 5ºC superiores a lo que venía marcando, tal y como señala la plataforma informativa Vice.

Foto: Vista de los incendios forestales en Rusia (NASA Earth Observatory)

El Mar de Laptev es conocido como "la fábrica de hielo" o "el lugar de nacimiento del hielo" por ser uno de los mares más frios del planeta. Situado al norte de Siberia cuando se empieza a resquebrajar manda miles de toneladas de hielo marino al Océano Ártico, hasta que este se rompe definitivamente en el estrecho de Fram, entre Groelandia y Svalbard, aportando una gran cantidad de nutrientes esenciales para el plancton de los océanos.

placeholder El deshielo del Ártico sigue avanzando. Foto: EFE
El deshielo del Ártico sigue avanzando. Foto: EFE

os científicos que siguen la evolución de la crisis climática alertan que en breve podríamos vivir un verano sin hielo en el Ártico. Si esto llegara a ocurrir, habría muchas consecuencias. El nivel del mar abierto aumentaría y, con él, las turbulencias en el Ártico. Menos hielo también implica menos luz reflejada, lo que contribuiría aún más al calentamiento de la zona. Si el plancton recibe menos nutrientes también disminuirá su capacidad para extraer y reservar dióxido de carbono de la atmósfera.

Los científicos siguen alertando sobre las graves consecuencias del deshielo del "permafrost"

Por último los científicos siguen muy preocupados por la acelerada degradación del denominado "permafrost" o permahielo: la capa subterránea con hielo y materia orgánica atrapada que ha permanecido congelada durante miles de años y que, a medida que se descongela, libera enormes cantidades de metano y otros gases de efecto invernadero. La crisis climática se acelera y el Mar de Laptev actúa como una nueva señal de alarma: la fábrica del hielo del Ártico se apaga.

Señor con maletín

Detrás de toda gran historia hay otra que merece ser contada

Conoce en profundidad las 20 exclusivas que han convertido a El Confidencial en el periódico más influyente.
Saber más
Cambio climático Hielo Noticias de Rusia Animales
El redactor recomienda