¿Quién se llevó a Bad Bunny y Nicky Jam? Demandan a un festival por cambiar el cartel
  1. Jurídico
El juez decidirá si hubo fuerza mayor

¿Quién se llevó a Bad Bunny y Nicky Jam? Demandan a un festival por cambiar el cartel

El Big Sound Festival irá ante la justicia después de que cambiara las fechas, el lugar y los artistas. El evento podría enfrentar acusaciones de publicidad engañosa y estafa

placeholder Foto: Cartel del Big Sound Festival de Valencia.
Cartel del Big Sound Festival de Valencia.

Los juzgados de Valencia registraron hace dos días una demanda contra el Big Sound Festival. Los reclamantes exigen a la promotora del evento, Five Music Dreams, y a la empresa que gestiona las entradas (Enterticket) la devolución de los boletos después de que se modificara gran parte del cartel, eliminando a los artistas principales. Argumentan que el festival, que se celebra en Valencia dentro de dos semanas, es "absolutamente distinto" al que en un primer momento se promocionó, ya que no solo cambiaron los grupos, sino que también se alteró la fecha y el lugar.

En un principio, el festival iba a celebrarse en la Ciudad de las Artes y las Ciencias, pero finalmente anunciaron que se haría en el Estadio de la Ciudad de Valencia. Además, las fechas iniciales eran del 8 al 10 de julio, pero hace unas semanas eliminaron uno de los días, reduciendo el evento al 8 y 10 de julio. Por último, los cabezas de cartel, entre los que figuraban Bad Bunny, Nicky Jam, C. Tangana, Lunay y Becky G, desaparecieron por completo y fueron sustituidos por otros que aparecían como secundarios en la versión original (Bad Gyal, Ana Mena y Don Patricio). Los cambios fueron anunciados hace apenas un mes y en ningún momento la organización dio la opción a los asistentes de solicitar la devolución de la entrada.

placeholder Cartel del Big Sound Festival, antes y después de los cambios.
Cartel del Big Sound Festival, antes y después de los cambios.

En el texto, los demandantes alegan que, a pesar de haber informado de los cambios hace apenas un mes, la promotora sabía con más antelación que iba a tener que modificar ciertos aspectos del evento. Por ejemplo, en lo que respecta al lugar, la Generalitat ya anunció en febrero de este año que vacunaría a la ciudadanía en la Ciudad de las Artes y las Ciencias, por lo que el texto no considera justificado que el Big Sound Festival anunciara el cambio a principios de junio.

Tras un año y medio de pandemia, ¿hay fuerza mayor?

Aunque la demanda esté centrada en la devolución de la entrada de un particular, hay mucho más detrás. Isaac Guijarro, el abogado que lleva el caso, revela que, con esta acción, pretende abrir un camino para que todas las personas afectadas por eventos que han alterado su contenido amparándose en el covid para este verano (como es el caso del Big Sound Festival) reclamen. "Alegan que son circunstancias impredecibles e inevitables, pero a estas alturas no consideramos que sea un argumento válido", razona el letrado. Lo que busca con esta demanda es, precisamente, que el juzgado estudie si la crisis sanitaria puede ser una razón de fuerza mayor a estas alturas de la pandemia.

Y es que este podría ser un argumento del festival para evitar la devolución de los boletos. El letrado, sin embargo, se adelanta y considera que no existe condición de fuerza mayor en este caso "pues no se cumple el requisito ni individual ni simultáneo de imprevisibilidad e irresistibilidad requerido por la ley", pues la pandemia "lleva con nosotros desde marzo de 2020". Por lo tanto, y según se expone en la demanda, la organización tenía tiempo suficiente para haber avisado a los usuarios de las posibilidades reales del cambio de los cabezas de cartel, de la localización y de los días con una antelación lógica.

Sin embargo, y a juicio del letrado, el festival prefirió guardar silencio "para evitar la fuga de entradas y la pérdida de compra de las mismas desde que supieron que el evento no se iba a celebrar", razona.

Publicidad engañosa y estafa

De confirmarse que no existe fuerza mayor en este supuesto, Guijarro confiesa que se plantearía llevar a la organización del festival de nuevo ante los tribunales. Para empezar, por la vía civil para reclamar el importe de las entradas de todos los afectados interesados. Pero, además, por la penal, alegando un delito de estafa. "Al fin y al cabo, esperaron hasta el último momento para anunciar las modificaciones pese a que debían saberlo desde hace varios meses", señala. Al omitir la información, el abogado entiende que hay indicios de estafa, ya que se han lucrado prometiendo a los consumidores una serie de artistas y una localización que luego no han ofrecido.

Foto: Freezelight (Flickr | Licencia Creative Commons 2.0)

Por otro lado, el letrado también se plantea acudir a la vía administrativa por publicidad engañosa. Se apoyan en las comunicaciones que ha enviado el festival durante estas últimas semanas en las que, bajo el título '¡¡Te mereces el doble!!', informó a los asistentes que, con la entrada de este año, podrían asistir también al de la próxima edición. Al final del correo, y de pasada, se informaba del cambio de localización y de los artistas principales. Una fórmula que, según Guijarro, proyecta una sensación de mejora de las condiciones cuando lo que pretende es "enmascarar una modificación sustancial de las condiciones del contrato ahondando en un burdo y absoluto engaño".

La misma demanda aborda esta cuestión, afirmando que el correo electrónico enviado a los asistentes utiliza un tono "absolutamente eufórico y entusiasta" enviando mensajes como 'Tenemos buenas noticias para ti' o 'Promoción limitada para los más rápidos' con los que pretende "marear" al consumidor para que no llegue al final del 'e-mail' en el que se informa de los cambios "de una forma distorsionada, oscura y nada clara", concluye.

Valencia Ciudad de las Artes y las Ciencias Asistentes Jueces Festivales Música
El redactor recomienda