Allen & Overy cierra su oficina 'satélite' en Barcelona y concentra su actividad en Madrid
  1. Jurídico
el próximo mes de mayo

Allen & Overy cierra su oficina 'satélite' en Barcelona y concentra su actividad en Madrid

La firma desvincula el movimiento de la coyuntura actual y explica que responde a la decisión estratégica de "desarrollar y fomentar" los clientes en Cataluña desde la capital

placeholder Foto: Imagen de la sede de Allen & Overy en Madrid.
Imagen de la sede de Allen & Overy en Madrid.

Allen & Overy cierra su oficina de Barcelona. Según ha podido saber El Confidencial y confirman desde la firma del ‘Magic Circle’ británico, el próximo mes de mayo, cuando venza el contrato de arrendamiento del local que ocupa en la calle del Mestre Nicolau 19, el bufete dejará de tener sede física permanente en la Ciudad Condal.

Desde el despacho, no obstante, desvinculan esta decisión de la coyuntura actual o un problema de negocio, y aseguran que era un movimiento asumido desde hace tiempo. “El cierre es consecuencia de una decisión estratégica para desarrollar y fomentar el mercado y los clientes en Cataluña desde la oficina de Madrid”, subrayan desde la firma. Durante los últimos tres años, explican, “nuestra práctica ha estado centralizada en la sede en la capital con el apoyo de la oficina de Barcelona como satélite”. A partir de ahora, todas sus áreas estarán integradas “en un único núcleo de operaciones”.

Foto: Foto: iStock.

Allen & Overy inauguró su presencia en la capital catalana en 2014, con el fichaje de Antoni Valverde, hasta entonces socio de Freshfields. Con la salida del letrado, tres años más tarde, el despacho dejó de tener socio en la Ciudad Condal, pasando a gestionar desde Madrid la relación con algunos de sus grandes clientes de origen catalán, como el Banco Sabadell, CaixaBank, Cellnex o Abertis.

La firma, codirigida por Ignacio Ruiz-Cámara y Antonio Vázquez Guillén, hizo pública una facturación de 49,1 millones de euros en 2019, siendo uno de los despachos internacionales que más incrementaron sus ingresos en ese ejercicio (un 14,2%).

Debate sobre su utilidad

En las firmas internacionales especializadas en grandes operaciones, la utilidad de contar con una oficina en Barcelona ha sido una cuestión debatida en los últimos años. Por el tipo de trabajo que estas realizan, y conforme han avanzado las telecomunicaciones y la agilidad de los desplazamientos por el país, parece imponerse la idea de que resulta más práctico y eficiente centralizar toda la labor en Madrid, siendo las oficinas satélite un coste innecesario (tras las retribuciones, los arrendamientos son la segunda gran partida de gasto de los bufetes). La crisis del covid, con la ruptura de algunos prejuicios contra el teletrabajo y las reuniones telemáticas, puede apuntalar definitivamente esta posición.

Foto: Sede de Linklaters en Madrid.

El de Allen no ha sido el único movimiento en este sentido en los últimos tiempos. En febrero de 2018, Latham & Watkins también cerró su sede en Barcelona, situada en el número 477 de la avenida Diagonal, aprovechando el vencimiento de su contrato de arrendamiento. Freshfields, tras la marcha de Antoni Valverde, optó por concentrar el trabajo en Madrid. Y Linklaters nunca se ha decidido a tomar el ‘puente aéreo’.

Quien sí cuenta con presencia en la Ciudad Condal es Clifford Chance. Eso sí, con una oficina mucho más reducida que la de Madrid. En ella, trabajan una veintena de sus más de 110 profesionales y tres de sus 23 socios, entre los que destaca Miquel Montañá, reconocido por todos los directorios como uno de los mejores letrados en propiedad intelectual del país.

Allen & Overy cierra su oficina de Barcelona. Según ha podido saber El Confidencial y confirman desde la firma del ‘Magic Circle’ británico, el próximo mes de mayo, cuando venza el contrato de arrendamiento del local que ocupa en la calle del Mestre Nicolau 19, el bufete dejará de tener sede física permanente en la Ciudad Condal.

Despachos Abogados Barcelona Madrid Oficinas
El redactor recomienda