Es noticia
Menú
La OTAN colapsa Madrid: “Voy a teletrabajar porque perdería más de tres horas en ir y volver”
  1. España
  2. Madrid
EL JALEO DE LA CUMBRE

La OTAN colapsa Madrid: “Voy a teletrabajar porque perdería más de tres horas en ir y volver”

Los vecinos de Madrid que no tienen otra opción que acudir a su puesto de trabajo saldrán antes de casa o cambiarán su ruta. Los autobuses de la EMT serán gratuitos y se refuerza el metro

Foto: Miembros del GEO inspeccionan Ifema. (EFE/Kiko Huseca)
Miembros del GEO inspeccionan Ifema. (EFE/Kiko Huseca)

Unos veinte minutos de viaje en coche hacia el trabajo pueden convertirse en casi dos horas perdidas en transporte público. Es el caso de Macarena Macho-Quevedo, que trabaja en una empresa que fabrica bebidas alcohólicas. Hizo cuentas cuando el Ayuntamiento desgranó los cortes al tráfico que iba a provocar la celebración en Madrid de la cumbre de la OTAN, por eso, cuando le dieron la opción de teletrabajar, no dudó en quedarse en casa.

“Yo vivo por Canal y trabajo cerca de Ifema, perdería más de tres horas entre ir y volver”, apunta en una llamada. Se tendría que despertar sobre las 6.30 y hacer un par de transbordos para estar en su puesto sobre las 8.45. “Y aun así, no sé si podría llegar”, duda la joven valenciana de 25 años. La opción de usar su vehículo propio como cada día le parece inviable en estas tres jornadas que dura el evento que comienzan este martes. “No me imaginaba que iba a ser tanta locura”, admite.

Foto: La cumbre de la OTAN llega a Madrid: cortes de tráfico y calles, restricciones, cierres de Metro de Madrid o autobuses EMT. (EFE/Mariscal)

Este lunes el Ayuntamiento de Madrid ha anunciado unas medidas especiales para mitigar el impacto en la movilidad. El alcalde, José Luis Martínez-Almeida, ha recordado la gratuidad de los autobuses de la EMT durante esos días para evitar el uso del vehículo privado. De hecho, se reforzarán en un 33% las líneas de autobús con destino u origen Ifema —la estación de Metro de Feria de Madrid permanecerá cerrada— y se reforzarán hasta seis líneas de Metro de Madrid para atender una demanda extraordinaria de usuarios; concretamente, las líneas 1, 5, 6 y 10, y, si fuera necesario, y acorde a la demanda, las líneas 4 y 9.

En caso de emplear el vehículo privado, la institución recomienda evitar la circulación en el eje Prado-Recoletos-Castellana, Nudo Norte, Ifema y su entorno, y en toda la almendra central. Además, habrá “zonas de seguridad temporales”: se prohibirá el estacionamiento debidamente señalizado, con retirada del vehículo en caso de aparcamiento y se inhabilitarán diferentes paradas de taxi y estaciones de BiciMAD.

Foto: Rueda de prensa sobre la próxima cumbre de la OTAN que se celebrará en Madrid. (EFE)

Por todas esas trabas, Macarena se quedó con lo más sencillo: abrir el ordenador y evitarse quebraderos de cabeza. En su compañía, la estela de la pandemia ha supuesto ir a la oficina un 60% de tiempo y poder trabajar desde el hogar el resto. “Yo lo prefiero porque veo a mis compañeros y no pierdo esa parte humana. Hay muy buen ambiente”, añade. Ese es uno de los motivos por los cuales Marta, que es abogada, prefiere jugársela y presentarse en su despacho. “Contamos un modelo mixto y vamos obligatoriamente dos días para las reuniones de equipo o con los clientes, pero esta semana nos han dejado decidir”, explica.

En un día normal tarda unos 20 minutos en llegar a Serrano, donde están sus oficinas. “El paseo de la Castellana va a estar cortado, pero yo no tendré problema porque me desplazo en metro. Mis compañeros que suelen ir en coche lo tienen más complicado y no creo que vengan”, reconoce.

Trabajos presenciales

La Gran Vía es una de las ramas centrales de la capital y un posible foco de concentración durante la cumbre. En una de las paradas de autobús hay un graffiti que reza: 'OTAN no', y es el único indicio del evento a lo largo de la calle, e incluso en las paralelas. Por ejemplo, para las trabajadoras de una farmacia de la zona no habrá grandes cambios: tienen que estar sí o sí. “Cogeré el metro en lugar del autobús porque será imposible la zona de la Castellana”, explica Esther. Su compañera apunta que vienen días duros porque van a tardar más en llegar, el reparto se puede retrasar y probablemente no tengan un mayor beneficio en sus ventas.

Foto: Dos policías vigilan las inmediaciones del Prado con motivo de la cumbre de la OTAN. (EFE/Mariscal)

A unos metros de distancia, la cumbre de la OTAN también pasa a un segundo plano en el local de la Asociación para la Prevención, Reinserción y Atención a la Mujer Prostituida (APRAMP). El centro de la Calle Ballesta es, a primera vista, un taller de confección que está abierto de 10 de la mañana a 8 de la tarde. En realidad, allí, unas 12 doce trabajadoras median en el conflicto, informan a las interesadas y acompañan a otras mujeres que están en formación y elaborando prendas. “Yo no sabía nada de la cumbre, aunque el único cambio que me supone es que quizás llego un poco tarde. Nada más”, relata una de las señoras que recorre el establecimiento atareada y vestida con su mandil.

La fundadora, Rocío Nieto, lleva 39 años dedicada a ayudar en las zonas de mayor índice de prostitución. “Estamos donde ellas están”, describe. Estos días están coordinadas con el Orgullo para hacer unos niquis con la bandera LGBTi. “Tenemos esto pendiente”, apunta. “Pero es que además, con estos grandes acontecimientos los hombres suelen solicitar más a las mujeres. Nuestra labor no para, se incrementa”.

Unos veinte minutos de viaje en coche hacia el trabajo pueden convertirse en casi dos horas perdidas en transporte público. Es el caso de Macarena Macho-Quevedo, que trabaja en una empresa que fabrica bebidas alcohólicas. Hizo cuentas cuando el Ayuntamiento desgranó los cortes al tráfico que iba a provocar la celebración en Madrid de la cumbre de la OTAN, por eso, cuando le dieron la opción de teletrabajar, no dudó en quedarse en casa.

Ayuntamiento de Madrid OTAN Ifema Transporte