Es noticia
Menú
Califato ¾: “La cultura andaluza era denostada y estaba escondida”
  1. España
  2. Madrid
MÚSICA

Califato ¾: “La cultura andaluza era denostada y estaba escondida”

El combo sevillano, defensores del nuevo andalucismo y de la experimentación dentro del folklore, visitan este viernes La Riviera dentro del ciclo de conciertos Sound Isidro

Foto: Califato 3/4 durante una actuación en el Festival La Mar de Músicas de Cartagena. (EFE/Marcial Guillén)
Califato 3/4 durante una actuación en el Festival La Mar de Músicas de Cartagena. (EFE/Marcial Guillén)

A Califato ¾ les va muy bien. Que si conciertos todo este verano, que si programas en Movistar+ en homenaje a La Faraona, que si un disco que sigue funcionando un año después de presentado, que si el nuevo andalucismo está triunfando allá por donde pasa… Curro Morales, uno de los miembros más activos de la formación sevillana, baja el runrún mediático en cuanto se le pregunta por ello.

“Estamos reinvirtiendo todo lo que ganamos. Aquí nadie se está forrando. A lo más que ha llegado uno de nosotros es a comprarse un coche. Y se ha gastado 500 euros, ya ves tú”, dice con algo de sorna andaluza en el nuevo espacio que acaban de adquirir. Una nave gigantesca, situada en San Pablo, al noreste de Sevilla. Ahí pretenden centralizar todas sus actividades como local de ensayo, oficinas de su propio sello, Breaking Bass, y recinto polivalente en el que hacer fiestas y eventos.

Bulerias ácidas

Curro está preparando, junto a todos los integrantes del grupo, el próximo directo que tendrá lugar en Madrid, este viernes. “La formación original la componen cinco miembros”, aclara. “Aunque siempre vienen con nosotros Guille Iniesta y Rosana Pappalardo [Guitarra y voz respectivamente]. Porque yo canto menos que un grillo 'pichao'. Además en el directo que ofrecemos en Madrid se pasará Andrés de Jerez, un cantaor de aire rancio pero muy psicodélico que ya ha colaborado con nosotros”.

Foto: Califato 3/4 (Adri Offdelcampo)

Justamente, en su último sencillo, aparecido hace unos días, Andrés se introduce en el tema instrumental que va en la cara B, ‘Compañerita mía’. Una especie de bulería del ácido, como ellos mismos la han definido. En la otra parte del vinilo aparece uno de sus mejores tracks, ‘Lô amantê de Çan Pablo’, que resume las líneas estéticas de lo que hoy son los parámetros sonoros del combo. Un viaje lisérgico, a medio camino entre el chill jondo y la rave encendida, que rescata la historia misma del saber andaluz.

“Las dos piezas surgieron cuando nos fuimos al campo. A preparar nuestro especial dedicado a Lola Flores. No teníamos pensado sacar nada. Pero allí, entre improvisación e improvisación, apareció esto que acabamos de publicar”, confiesa el también guitarrista y voz del quinteto. Una cara A que bebe libremente de ‘Montoyas y Tarantos’, la icónica película de Vicente Escrivá, estrenada en 1989, en la que sitúa el drama de Romeo y Julieta en la Alameda sevillana, con Cristina Hoyos y Sancho Gracia como protagonistas. Una joya cinematográfica que Curro conocía y que ha querido homenajear libremente en este disco.

Directos incendiarios

Sobre los conciertos apunta que “cuando hicimos el grupo no estábamos pensando en cómo llevar esos temas al directo. Por lo que después nos hemos buscado la vida. Y, de algún modo, son versiones y readaptaciones de los originales. Llevamos las canciones a otra dimensión”. Una forma de componer que se nutre de todos los integrantes por igual. “Todos aportamos ideas. Y luego hablamos con mil y un allegados. Mi hermana, por ejemplo, toca el violín”.

placeholder Lô amantê de Çan Pablo. (Cedida)
Lô amantê de Çan Pablo. (Cedida)

Para sus inflamadas actuaciones llevan bajo, guitarra eléctrica, percusión, melódica, voces, taconeo, guitarra flamenca, teclados… y unos espectaculares visuales, a cargo de Diego94, que imprime un verdadero 'melting pot' de influencias andalusíes, flamencas y raveras. “El show gana muchísimo con él. Mete millones de referencias, está muy trabajado. Combina un material muy loco, recursos de todo tipo dentro de lo que es el imaginario más popular”.

Orgullo andaluz

Puede parecer que el éxito de Califato ¾ ha sido fortuito o momentáneo, pero no es así. El propio Curro se encarga de aclarar que desde que apareciera su primer EP, L'ambôccá, en las navidades de 2018, “todo ha ido paso a paso. No tenemos sensación de ir embalados. Hemos ido teniendo aceptación y era una cuestión de tiempo. Tenemos los pies en la tierra”, continúa desgranando de unas formas y modos de hacer que han ido conquistando, cada vez más, a un público amplio.

Foto: Califato 3/4, en una imagen promocional. (Taste the floor)

Un trabajo y filosofía que también abraza el sentimiento andaluz. Y del que son verdaderos representantes en la época actual. “Formamos parte de un movimiento contra la estandarización. Incorporamos elementos autóctonos porque es lo que nos sale. Nuestra cultura era denostada y estaba escondida. Te encontrabas con generaciones anteriores a la mía que se avergonzaban”, asegura.

“Aquí, en Andalucía, este proceso se ve mucho. Es algo de lo que está bien sentirse orgulloso”, precisa Curro, cuyo origen es Jaén, pero que con cinco años aterrizó en Sevilla para no abandonarla ya. Ahora instalado en la zona de la Puerta de la Carne, donde lleva seis años viviendo, la siente como “mi espacio y mi sitio”.

Sound Isidro

El directo se encaja dentro de la programación de Sound Isidro, el ciclo de conciertos que desde hace nueve años se celebra en diferentes emplazamientos madrileños. Javi Ferrara es su director, “el que va a pagar las deudas”, comenta. Y es que después de dos años duros, parece que el sector de la música no termina de remontar.

“Nos encontramos en el ecuador del festival y está siendo catastrófico”, señala algo afectado por la baja afluencia de público que algunos de los conciertos está teniendo. Él mismo cree que es la abundancia de oferta y sobreprogramación la que les está penalizando y por ello está recolocando muchos de los proyectos.

placeholder Califato 3/4. (Cedida)
Califato 3/4. (Cedida)

Este año es su edición más ambiciosa: 65 conciertos, donde se podrá ver a figuras como Soto Asa, Omar Souleyman o Canelita. “Nos hemos pasado de frenada y debemos reajustar la propuesta”, explica gráficamente. Ferrara es una de las mentes más inquietas que ha dado el universo musical madrileño. Nacido en Leganés, frontman de Parquesvr, un grupo de puretas, como le gusta autodenominarse, ha aportado su saber y experiencia en los últimos catorce años para que la ciudad se convirtiera poco a poco en un referente de lo que son las pequeñas y medianas salas.

“Todo el mundo quiere generar éxito, debemos ser humildes y pensar que es lo que queremos para los próximos años. Cuando empezamos no había nada. No existía ni el Tomavistas, ni el Madcool. Solo el DCode y era otra cosa”, indica sobre un sentimiento de festival que poco a poco ha ido arraigando entre los madrileños. Ahora toca rescatar a todos aquellos y que regresen.

A Califato ¾ les va muy bien. Que si conciertos todo este verano, que si programas en Movistar+ en homenaje a La Faraona, que si un disco que sigue funcionando un año después de presentado, que si el nuevo andalucismo está triunfando allá por donde pasa… Curro Morales, uno de los miembros más activos de la formación sevillana, baja el runrún mediático en cuanto se le pregunta por ello.

Música Madrid