Califato 3/4: "Las sevillanas están a años luz de la música que hacen los modernitos"
  1. Cultura
Música

Califato 3/4: "Las sevillanas están a años luz de la música que hacen los modernitos"

El grupo andaluz que está revolucionando el panorama presenta su nuevo disco, 'La contraçeña', una mezcla de psicodelia, electrónica, folclore, reagge y marchas de semana santa

placeholder Foto: Califato 3/4 (Adri Offdelcampo)
Califato 3/4 (Adri Offdelcampo)

A cualquiera que estuviera de bares a mediados de los noventa se le grabó el soniquete del flamenquito rumbero, esa mezcla medio pop y medio rumba que apabulló las ondas de radio de la época. Porque ni mucho menos todo eran Los Planetas. Entre estos grupos uno que pegó fuerte fue Los Sobraos con aquel ‘Quiero verte’ que se convirtió en todo un hit de caseta de feria y verbena de agosto. Y quien lo niegue, miente. Para recordarlo están los Califato ¾ (se dice tres por cuatro, el compás, y no tres cuartos, como lo decimos la mayoría), el grupo que viene con aires de revolución desde el sur -hay sevillanos, malagueños y jiennenses- y que se han marcado un nuevo disco, ‘La contraçeña’, en el que no hacen ascos a ninguna influencia, ni siquiera a Los Sobraos. Pónganse la canción ‘Te quiero y lo sabeh’ y vuelvan a hace 25 años.

“Nosotros no nos avergonzamos de nada. Y si una canción nos ha molado… El rollo elitista no nos va mucho. No nos importa decir que nos flipan Los Sobraos y cosas que pueden parecer más infames”, comenta Curro Morales, uno de los miembros de la banda, en una terraza madrileña a donde han venido para hacer promoción del disco. Le acompañan también Manuel Chaparro y Esteban Espada, el resto de miembros, Sergio Ruíz y Lorenzo Soria, andan en otra entrevista. Es mediodía, hace sol y lucen tres cervezas como soles. “Es que si una persona está en la caseta, es que eso es lo que pega en ese momento. Cada música tiene su espacio. Y la feria es uno de ellos. Y un tema petardo ahí pega. Pero también nosotros le damos otra vuelta porque el tema era super machista”, añade Esteban.

"El rollo elitista no nos va mucho. No nos importa decir que nos flipan Los Sobraos y cosas que pueden parecer más infames”

Quédense con esa frase: esa música pega. Porque es así como funcionan. Los Califato son una de las propuestas musicales más interesantes porque son una mezcla de todo. Igual que está esa rumba, en su nuevo disco y en los dos anteriores con los que irrumpieron en el panorama musical -La emboscá y La puerta de la canne-, hay ecos del Omega de Enrique Morente, de Prodigy, de Public Enemy, de Genesis P-Orridge, hay hip hop, hay marchas de Semana Santa, tropicalismo, reggae, psicodelia, electrónica y folclore. También se nota que la cocción de los discos tiene su punto: se suelen aislar en un lugar apartado, sin apenas móviles y a tocar los instrumentos y a que todo fluya. “Y siempre bien ambientados”, apostilla Curro. Si uno pone bien el oído, en el disco puede escuchar hielos volcándose en un cubata o el sonido de un mechero. En esta ocasión fue en una casa en Ronda. Por eso, luego en los conciertos las canciones nunca suenan igual.

“Esa es nuestra vida musical. A lo largo que va pasando tu vida vas escuchando unas cosas u otras. Y nosotros somos muy melómanos. Escuchamos todo y nos ponemos a investigar en cualquier estilo, en cualquier país”, explica Chaparro sobre esta fusión que en su caso ya es ultrafusión de estilos. “Es también la ausencia de prejuicios por mezclarlo todo. No existe alta cultura o baja cultura, es todo junto. Y todo son referentes. Nosotros reivindicamos eso”, indica Esteban.

Por sevillanas

Por ejemplo, las sevillanas, baile que está en toda Feria de Abril que se precie y, muchas veces, casi en cualquier sarao que llegue a la madrugada (tiempos de prepandemia). Y que tiene sus detractores por lo popular. Los Califato ya colocaron ‘La puerta de la canne’ en el anterior disco y ahora han creado 'Pascual Márquez 33' que, como dice Curro, “es más bastarda porque está más deconstruida”. Y corta de raíz los prejuicios: “Las sevillanas pueden ser lo más moderno y lo más avanzado que hay. Mucho más que la música que hacen todos los modernos. Las sevillanas están a años luz de la música que están haciendo ahora los modernitos, que se tienen que peinar y escuchar sevillanas”.

En 'Çambra der Huebe Çanto' son también capaces de colar algo que está en las entrañas de Andalucía: una marcha de Semana Santa

En 'Çambra der Huebe Çanto' son también capaces de colar algo que está en las entrañas de Andalucía: una marcha de Semana Santa. Y, además, un silbidito que cualquiera reconoce: el de Kurt Savoy en las películas del spaghetti western de Sergio Leone. La historia de esta canción es curiosa. ¿Por qué el silbido? De nuevo, “porque pegaba”. Se les ocurrió y decidieron contactar con el propio Savoy. Encontraron su teléfono en una web “que era como del 95”, llamaron y les cogió él directamente el teléfono. Le gustó la idea, alquiló un estudio en París, donde vive, lo grabó y se lo envió. “La editamos y ahí está el resultado. Pero es de esas cosas que surgió como una broma”, sostiene Esteban.

Además de lo musical, para al recién llegado a este grupo le chocará la grafía que usan. Es la EPA, la gramática andaluza que se puede ver en 'Er Principito Andaluh'. “Ya se está estandarizando bastante. Para nosotros es una forma de empoderamiento para reivindicar que en Andalucía se habla bien”, dice Curro. Que basta de lo del acento, “que eso siempre ha existido. Nosotros apostamos por esto porque además es una cuestión estética que está guay. Ya hay otros artistas que lo utilizan”.

Foto: Califato 3/4, en una imagen promocional. (Taste the floor)

Día de Andalucía

Califato ¾ lanzó el nuevo disco el pasado 28 de febrero, día de Andalucía. No es baladí. Citan mucho a Blas Infante, el ideólogo del andalucismo que murió fusilado por militares golpistas al inicio de la Guerra Civil. Por eso aparece en la portada de este disco diseñada por el artista Rorro Bejarano. Las dos caras son un compendio de figuras, mitos y cultura pop andaluza. “Sale El Penumbra, la guajira, que es un quinqui pintando a un guiri en la espalda porque se ha quedado dormido en la playa, un nazareno, Silvio Melgarejo de cura, Darth Vader, el indio de las 3.000, un personaje mítico que en paz descanse, aquí está el dibujante, también Carmen Porter”, explica Curro. De hecho, le han dedicado el Fandango de Carmen Porter a ella e Iker Jiménez, una canción en la que aparecen incluso psicofonías. “Es que el programa de Iker Jiménez es el mejor para la resaca”, añade Curro.

Citan mucho a Blas Infante, el ideólogo del andalucismo que murió fusilado por militares golpistas al inicio de la Guerra Civil

También andan por ahí Jesús Cosano, un escritor que ha investigado sobre la historia de la población negra en Andalucía, “y John Coltrane y nosotros”, dice Esteban. “Y ahí detrás, los capillitas y la Virgen y el Niño. Y en la esquina, la más grande, Rocío Jurado”, sostiene Chaparro. “Y un rincón de la plaza del duque donde se toman churros en Semana Santa, y el springfield, y La canina, un paso de Semana Santa muy peculiar que representa que Dios venció a la muerte”, apunta Esteban. No falta nadie.

placeholder Portada de 'La contraçeña'
Portada de 'La contraçeña'

Al hilo de esta portada a los Califato les da un poco de risa cuando se habla de folclore, vanguardismo y Andalucía. Más que nada porque casi siempre se suele preguntar desde el prejuicio. “Es que Andalucía siempre ha sido pura vanguardia. En cuanto a la cultura y el arte en general y en la música en particular siempre ha sido hipervanguardista. Lo que pasa es que no siempre ha tenido esa repercusión fuera. También porque se ha infravalorado mucho lo que se ha hecho en Andalucía y ha habido mucho prejuicio, que también luchamos mucho contra eso”, sostiene Curro.

"Es que Andalucía siempre ha sido pura vanguardia, pero siempre ha habido mucho prejuicio"

De Andalucía ha salido gente, entre la más conocida, como Kiko Veneno o Martirio, “innovadores al máximo. O Remedios Amaya, que fue a Eurovisión y cero puntos. Pero eso fue que llegaron los andaluces a TVE y dijeron: vamos a romper con esto, creemos que hay que poner en valor lo local para que sea universal. Y cero puntos. Pero es un tema que ha envejecido muy bien. Y el disco entero es un discazo, pura vanguardia”, afirma Esteban.

placeholder Califato 3/4 (Adri Offdelcampo)
Califato 3/4 (Adri Offdelcampo)

El problema, dicen, es que no cuentan con infraestructura para asentar este relato y queda el de siempre. El del topicazo. “No hay industria, lo que hay son muchos músicos. Pero luego no hay tantas salas para tocar, te tienes que ir fuera para tocar, para hacer la promo. Aquí estamos, en Madrid…”, indica Curro.

El año sin conciertos

Ahora, saben, no se toca ni en Sevilla ni en Madrid ni en ningún lado. El anterior disco, de 2019, solo lo pudieron presentar en 14 ocasiones. 2020 prácticamente se fue en blanco. Ahora hay algunos conciertos, “pero poquitos. Tenemos uno en Jaén a mediados de mes, pero hasta que no te montas en la furgoneta no sabes si vas a darlo”, comenta Chaparro que no oculta que lo están pasando “bastante mal. Este proyecto necesita que todos los miembros solo trabajen para este proyecto. Al no haber conciertos los ingresos son mínimos. Somos trabajadores intermitentes que no tienen visibilidad, con una mano delante y otra detrás. Igual cobraste ayer y ya no vuelves a cobrar. Pero nosotros todavía somos una parte visible”.

Por eso no quieren ni pensar en el futuro ni si para finales de verano estaremos vacunados y volverán los festivales y los conciertos. “Preferimos tirar para adelante, seguir haciendo cosas y hacer lo que se pueda y ya está. No queremos pensar en el futuro porque si no nos deprimimos”. “Vamos a intentar pasarlo bien dentro de lo que cabe y carpe diem y memento mori”, zanja Esteban. Estoicismo y a correr.

Califato Rocío Jurado Música
El redactor recomienda