Es noticia
Menú
Ausencia de lluvia en Madrid: la ciudad se olvida de los paraguas este invierno
  1. España
  2. Madrid
meteorología

Ausencia de lluvia en Madrid: la ciudad se olvida de los paraguas este invierno

La sequía empieza a resultar preocupante después de un enero casi en blanco. Algunos negocios miran al cielo

Foto: En Navacarrada no manifiestan especial preocupación. (EFE/Emilio Naranjo)
En Navacarrada no manifiestan especial preocupación. (EFE/Emilio Naranjo)

No llueve. Aunque seguro que usted ya se ha dado cuenta de eso. Las previsiones de que lo hiciera este fin de semana se han esfumado conforme se acercaba la fecha. De este modo, se cumplirá un mes sin caer ni gota sobre el grueso de la Comunidad de Madrid. La culpa es de las altas presiones, nos dice Elena Miñambres, periodista de Telemadrid especializada en información meteorológica. “Tenemos un bloqueo anticiclónico desde principios de enero que no permite que la configuración pueda variar a nuestro alrededor y, por ende, lleguen las borrascas que son las que nos podrían aportar algo de lluvia. Las borrascas se están moviendo en otras latitudes y, a priori, las previsiones no van a variar mucho”.

La memoria juega malas pasadas. Tendemos a pensar que siempre tenemos delante una situación inédita. Miñambres se retrotrae una década. Entre diciembre de 2011 y marzo de 2012, recuerda, Madrid tuvo los meses invernales más secos jamás registrados por la estación de Retiro en 153 años.

placeholder Embalse de Navacerrada. (EFE/Fernando Villar)
Embalse de Navacerrada. (EFE/Fernando Villar)

Se nota en los embalses, claro. El último informe semanal apunta a una media regional del 58%. El de Navacerrada, por ejemplo, está en un 37% de su capacidad. “El año pasado en esta misma semana teníamos 80,1%, unos 20 puntos más. Es una clara diferencia de lo que vivimos el invierno pasado y el ambiente anticiclónico y seco de estos días”, apunta Elena Miñambres. La calidad del aire es otra de las consecuencias. “Es en estos días de tiempo anticiclónico, sin viento y sin lluvia y con inversión térmica, cuando suben los índices de dióxido de nitrógeno, dejando la famosa “boina” de contaminación sobre nuestra ciudad”.

Llerandi reconoce que viven “mirando al cielo, como los agricultores”

“No se vende un paraguas”. Así de taxativo resume Javier Llerandi –sexta generación al frente del emblemático Casa de Diego de la Puerta del Sol, paisaje de la ciudad desde mediados del siglo XIX- la situación de una de las ramas principales del histórico negocio familiar en tiempos de sequía. Reconoce que viven “mirando al cielo, como los agricultores”. Recuerda por qué es costumbre que los comercios especializados en paraguas lo sean también en abanicos: les permitía tener el negocio operativo todo el año.

Si el invierno sigue así, y más con el turismo todavía recuperándose del cerrojazo de la pandemia, tendrá que tirar de reservas “como los pantanos”. Estos dos años han resultado peores, dice, que el periodo 1937-1939 en el que permanecieron cerrados durante la Guerra Civil. Lo mejor para la venta de paraguas es que la Navidad sea lluviosa.

placeholder Creen que han tenido una buena acogida en Madrid por los turistas. (Pardo Family)
Creen que han tenido una buena acogida en Madrid por los turistas. (Pardo Family)

Por regla general, que se encadenen días con precipitaciones es lo que más le beneficia: fija en la mente de los compradores la idea de que un paraguas puede ser un buen regalo, ya que pasa a ser un elemento de uso cotidiano. Luego entra ahí la habilidad del vendedor, que ha de ser capaz de transmitir al comprador que lo que se está llevando un producto que le durará años. Esa lluvia repentina, que pilla al viandante desprevenido, empuja la compra espontánea. Pero Llerandi se queja aquí de la competencia que les hace en este aspecto la venta ambulante ilegal.

El panorama es algo mejor para la familia Pardo, que hace cuatro años decidió abrir una sucursal en Madrid del negocio que tienen en Suances, en Cantabria. “Allí, los chubasqueros se venden a diario”, nos cuenta Isabel, una de las responsables de la empresa. “Es algo que siempre se lleva a mano”. En su caso, están sorprendidos de la buena recepción en la seca Madrid. Creen que es debido a los turistas que se los pueden llevar luego a sus sitios de origen. En cualquier caso, en una jornada lluviosa aprovechan para potenciar chubasqueros y paraguas en su escaparate. Enero ha sido un buen mes gracias a las rebajas.

En Navacerrada están pudiendo prestar servicio porque pueden fabricar nieve artificial

Tampoco en Navacerrada manifiestan, de momento, especial preocupación. Al margen de sus disputas judiciales, están pudiendo prestar servicio gracias a que se dan las condiciones para poder fabricar nieve artificial. “Hubiese sido peor”, relata José Conesa, portavoz de la empresa Puerto de Navacerrada, “que hubiera habido borrascas que dejaran lluvia a temperaturas altas”. El escenario ideal de una temporada sería dos o tres nevadas copiosas al principio y, luego, “sol y moscas”. No ha sido exactamente ese el caso de este año, dado que ha faltado esas precipitaciones iniciales. Según Conesa, esta nieve artificial satisface la demanda del esquiador. Sí es una pena, apunta, que la falta de nevadas impida la apertura de las pistas más altas. Pero el invierno podría seguir así hasta mediados de marzo sin que se alteren los planes.

placeholder Fachada de la tienda de la familia Pardo. (Pardo family)
Fachada de la tienda de la familia Pardo. (Pardo family)

Elena Miñambres recuerda que ya la AEMET había pronosticado una estación seca y de temperaturas por encima de la media. Javier Llerandi tiene a uno de sus hermanos pendiente siempre de más de una decena de servicios de información meteorológica. Quién sabe cómo de fiel al refranero vendrá la primavera. No pierda de vista el paraguas por si acaso.

No llueve. Aunque seguro que usted ya se ha dado cuenta de eso. Las previsiones de que lo hiciera este fin de semana se han esfumado conforme se acercaba la fecha. De este modo, se cumplirá un mes sin caer ni gota sobre el grueso de la Comunidad de Madrid. La culpa es de las altas presiones, nos dice Elena Miñambres, periodista de Telemadrid especializada en información meteorológica. “Tenemos un bloqueo anticiclónico desde principios de enero que no permite que la configuración pueda variar a nuestro alrededor y, por ende, lleguen las borrascas que son las que nos podrían aportar algo de lluvia. Las borrascas se están moviendo en otras latitudes y, a priori, las previsiones no van a variar mucho”.

Madrid Lluvia