Magdalenas venenosas: el fontanero de Carmena ajusta cuentas en un libro
  1. España
  2. Madrid
'El complot de las magdalenas'

Magdalenas venenosas: el fontanero de Carmena ajusta cuentas en un libro

Luis Cueto, conocido como el "alcalde en la sombra" del carmenismo, publica una novela por entregas sobre sus años en la alcaldía en la que reparte a izquierdas y a derechas

Foto: Luis Cueto. (Jorge Álvaro Manzano)
Luis Cueto. (Jorge Álvaro Manzano)

Solo soy un humilde deshollinador... Quedas a tomar un café con Luis Cueto, conocido como el ex "alcalde en la sombra" de su tía Manuela Carmena, y pincha el globo nada más empezar...

PREGUNTA. ¿Cuánto mandaba usted en el Ayuntamiento de 0 a 10?
RESPUESTA. Dos.
P. ¿Dos?
R. Dos.
P. Siga...
R. Otra cosa es que me utilizaran para meter cizaña y atacar a Carmena, a la que la derecha intentó destruir el primer año al estilo mafioso, pero Almeida sabía de sobra que yo no mandaba tanto.

"Rita Maestre nos hacía luz de gas"

Cueto mandaba "dos"... Dan ganas de levantarse de la mesa, pues uno no ha venido aquí a hablar con Luis Mindunder, sino con Luis Mandabamuchor, pero la cosa fluye porque Cueto tiene mandanga nueva que ofrecer: una novela satírica sobre sus años en el Ayuntamiento ('El complot de las magdalenas', que 'Madrid Diario' ha empezado a publicar por entregas), de la que poco se sabe, mucho se especula y es la comidilla estos días en el Ayuntamiento.

P. Esta novela es el clásico ajuste de cuentas, ¿no?
R. Es un desahogo. Le falta crueldad para llegar a ajuste de cuentas. No hay bromas dañinas, hay más ironía que sarcasmo sobre el enemigo en casa.

Presuntuoso y hortera

Extractos del libro de Cueto:

1) "Un coche demasiado lujoso aparcó en el zaguán del palacio de Cibeles por la entrada de Alcalá. A su lado, el coche eléctrico de la alcaldesa parecía un humilde y pequeño utilitario, y el del visitante parecía presuntuoso y hortera. Mientras el chófer uniformado sostenía la puerta abierta, un enorme individuo de abundante pelo ensortijado gris, ropa cara deportiva, monumental bigote y gruesos anillos en los dedos de ambas manos, hablaba por el móvil… 'Yo solo negociar con la alcaldesa. Yo en mi país hablo con primer ministro, con figuras mundiales. Yo he sido campeón del mundo". (Si les suena a ustedes a parodia de la típica visita histriónica de Ion Tiriac al Ayuntamiento para poner el cazo para el Open de tenis, es porque quizá lo sea).

2) "La asamblea de militantes y militantas, simpatizantes y simpatizantas estaba en plena ebullición. Varias voces se interrumpían mientras, pacientemente, el concejal intentaba enderezar la reunión. Su aspecto cansado era todo un poema...
—Compañera
—Si no te importa, compañere. Pertenezco al colectivo 'queer'.
—Vale, sí, perdona, compañere". (O Cueto parodiando los métodos del 15-M y el municipalismo rebelde, con cuya horizontalidad nunca se sintió cómoda Carmena).

3) "Al cabo de pocos minutos, apareció la alcaldesa, Marisa Cantera... una mujer sorprendentemente jovial y de aspecto joven para sus setenta y tres años". (Cueto, cómo es lógico, mira a Manuela Carmena con muy buenos ojos, también durante la entrevista: "Carmena es capaz de sacar petróleo de debajo de las piedras").

"No se puede estar todo el día criticando al poder... cuando eres el poder"

En el libro, por tanto, las ironías se reparten entre los grandes poderes ("en el Ayuntamiento sufrimos presiones descarnadas del empresariado") y el municipalismo punk: "Estaban más interesados en quedar bien con su parroquia que en gestionar la ciudad. El salto del activismo a la institución les incomodó. No se puede estar todo el día criticando al poder... cuando eres el poder. No se puede ser institucional y antisistema a la vez... aunque al PP se le dé tan bien".

Cueto reivindica haber mediado "sin complejos" con el mundo empresarial que merodeaba el Ayuntamiento ("pensaban que Carmena era Evo Morales y hubo que tranquilizarles, pero no es cierto que le bailáramos el agua a Florentino").

No obstante, preguntado por Nacho Cano (que también peloteó a Carmena cuando era alcaldesa, quizá porque nunca hay que poner todos los huevos en la misma cesta), Cueto dispara: "Su pirámide es una vergüenza. Nacho Cano vive de rentas. Ya no es un artista, sino un empresario que se arrodilla ante Ayuso. ¡Dice que ha venido a Hortaleza a perder dinero! Entonces, una de dos: o es un desastre de empresario al que le gusta perder dinero, o es un timador mentiroso y nos están ocultando la letra pequeña del negocio de la pirámide".

placeholder Carmena y Cueto. (EFE)
Carmena y Cueto. (EFE)

Las tortas

Ha habido tantas escisiones en el bloque político que llevó a Manuela Carmena al Ayuntamiento que haría falta un egiptólogo para explicarlas, solo recordarles que los últimos carmenistas (Cueto y tres concejales más) se han pasado al grupo mixto huyendo de Más Madrid.

P. ¿Su salto al grupo mixto va a hacer la vida más fácil a Almeida al darle más vías para pactar con una oposición dividida?
R. Almeida ha dicho de nosotros que somos el comodín de la llamada, pero eso es echar mierda. Almeida ya no trabaja en el Ayuntamiento, se dedica a otras cosas, a la política nacional, lo del Ayuntamiento le da un poco igual.

P. ¿Por qué han acabado en el grupo mixto?
R. Rita Maestre nos hacía luz de gas.

En efecto, aunque los carmenistas se llamen ahora Recupera Madrid, no se sabe aún bien cómo se puede recuperar, pues, dos años después de la derrota de Carmena, siguen volando los cuchillos. Facciones, cuentas pendientes y magdalenas venenosas.

Novela
El redactor recomienda