Temor en el PSOE a que el 'efecto Ayuso' se contagie a sus bastiones de poder municipal
  1. España
  2. Madrid
¿Y SI LA OLA LLEGA A LOS AYUNTAMIENTOS?

Temor en el PSOE a que el 'efecto Ayuso' se contagie a sus bastiones de poder municipal

Los socialistas afrontan una renovación interna para tratar de resurgir y rearmar el proyecto regional de cara a 2023, cuando deberán defender la mayoría de los principales ayuntamientos

placeholder Foto: Acto de los socialistas en la campaña del 4 de mayo. (EFE)
Acto de los socialistas en la campaña del 4 de mayo. (EFE)

La debacle electoral del 4 de mayo reventó todas las esperanzas del socialismo madrileño de tejer una alternativa fuerte para hacer frente a Isabel Díaz Ayuso. En pleno auge de la figura popular, el PSOE de Madrid se vio sobrepasado por la estrategia de la presidenta y sus pésimos resultados les desplazaron por primera vez de la segunda posición y del liderazgo de la izquierda, que se lo quedó por poco Más Madrid. El partido aspira ahora a reconstruirse de cara a 2023, cuando el peligro no será tanto seguir en la oposición en la Comunidad, sino las opciones de perder el poder local que sí ostenta en la mayoría de grandes municipios de la región.

El partido dirige el ayuntamiento en ocho de las diez mayores localidades madrileñas, así como en otras de gran tamaño. En todas estas ciudades, el partido experimentó un desplome significativo el pasado 4-M, lo que desliza no solo el resurgimiento de los populares en sus feudos, sino también un hartazgo respecto a unas siglas que sí habían secundado hace dos años. Distintas fuentes del socialismo madrileño reconocen el nerviosismo a que la ola triunfal del fenómeno Díaz Ayuso se extienda a estos bastiones de poder.

Foto: Pedro Sánchez, durante un acto de campaña en Madrid. (EFE)

Fuenlabrada, Alcalá de Henares, Alcobendas, Alcorcón, Getafe, Leganés, Móstoles y Parla, así como otros de menor peso poblacional como Arganda del Rey, Coslada o San Sebastián de los Reyes son algunos de los lugares en los que tendrán que defender su posición de gobierno. Las caídas el 4 de mayo fueron en todos estos casos superiores a los diez puntos porcentuales y los mejores números cosechados por Ángel Gabilondo en estos municipios están lejos siquiera del 25%.

La formación lleva sin ocupar la Puerta del Sol desde 1995, 26 años, y debido al momento de reconstrucción en el que se encuentran, son conscientes de que rearmarse a nivel autonómico en tan solo dos cursos será una tarea difícil. El foco tiene que estar puesto, insisten estas fuentes, en reflotar la marca y cambiar las tendencias para estar en una mejor posición en el próximo paso por las urnas.

Estas fuentes perciben un temor generalizado entre los municipios a que si no se frena el declive de las siglas, la sangría, esto se pueda trasladar en mayor o menor medida a los apoyos a sus alcaldes, haciendo peligrar las mayorías que les han sostenido en los consistorios. "Están muy nerviosos, porque han visto que no hemos ganado en ningún sitio en el que tengamos alcaldía", inciden estas fuentes socialistas.

Desde el PP de Madrid, fuentes de la formación apuntan a que su puesto de salida para 2023 ha mejorado notablemente desde 2019 a nivel municipal, no solo por el empuje de la presidenta, sino también por haber consolidado a sus candidatos bajo unas siglas que ahora sí están al alza.

placeholder Sánchez, junto con Gabilondo y la alcaldesa de Getafe, Sara Hernández, entre otros. (EFE)
Sánchez, junto con Gabilondo y la alcaldesa de Getafe, Sara Hernández, entre otros. (EFE)

Varios de los regidores que deben afrontar el reto en 2023 han sido consultados por este medio. Reconocen el batacazo del 4-M y entienden que el proyecto se ha visto muy dañado a nivel regional. Todos comparten que es necesaria una renovación orgánica, en los rostros y en las propuestas, pero confían en que sus conciudadanos premien su labor al frente de las corporaciones municipales y poder salir beneficiados del voto en clave local, es decir, que los electores opten por ellos para los ayuntamientos aunque se decanten por otra lista para las autonómicas.

"Creemos que no es extrapolable, ni a nivel nacional ni a nivel local", afirma uno de estos primeros ediles, que admite que hay que trabajar para que el desplome del 4-M "no se repita". "Es verdad que salimos con ese hándicap, pero esperamos que no condicione tanto el resultado", comenta otro. Otra de las consignas en las que coinciden los alcaldes que han respondido a la llamada de El Confidencial es que esperan que dentro de dos años el marco electoral sea distinto y puedan recuperar espacio, expectativas y discurso. "Si no cometemos errores no forzados, el panorama no es ni mucho menos tan desolador como este 2021", asegura uno de ellos, que considera que proteger la ventaja municipal en estos feudos tiene que ser la prioridad.

En Fuenlabrada, donde gobierna con mayoría absoluta Javier Ayala, la lista se quedó este mes en el 22,57%, 16,11 puntos menos que el último paso por las urnas en 2019 y muy lejos del 55,55% del regidor. En esta y en otras localidades, en 2019 hubo un resultado mucho mejor en las municipales que en las autonómicas, que se votaban ese mismo día como sucederá en 2023. Es también el caso de Arganda del Rey, donde Gabilondo se ha dejado casi 15 puntos para caer hasta el 16,83%, pero hace dos años el alcalde Guillermo Hita logró un respaldo del 45,51.

Foto: La alcaldesa de Móstoles, Noelia Posse. (EFE)

En el resto, sin embargo, el apoyo fue similar en autonómicas y municipales. En Alcalá, la marca socialista fue apoyada en 2019 por el 37,05% de los alcalaínos en las municipales y por el 32,28 a nivel regional, que ahora ha caído hasta el 19,9%. En Alcobendas, fueron segunda fuerza en las locales, pero el resultado les permitió hacerse con la alcaldía con el apoyo de Cs. Allí consiguieron el 30,45%, respecto al 28,12 de Gabilondo, un dato que se ha desplomado ahora hasta el 17,44. Alcorcón fue una plaza en la que la lista regional superó a la municipal: 31,48%, frente al 29,23. La regidora Natalia de Andrés deberá ofrecer su proyecto tras caer ahora el PSOE hasta el 20,45%. En Getafe, la ex secretaria general del PSOE-M, Sara Hernández, defenderá su territorio tras haber pasado el partido del 33,45 al 21,88. En las municipales, ella alcanzó el 35,16%.

También fueron casi calcados los votos conseguidos en Leganés, donde ahora han perdido 11,46 puntos para quedarse en el 23,3%. A nivel local, la candidatura llegó hasta el 32,31%. En Móstoles, el exministro de Educación se ha desplomado ahora 12,12 puntos hasta el 20,12 y en 2019 la alcaldesa, Noelia Posse, atesoró el 33,63 % de las papeletas. En Parla los números fueron mejores para la Comunidad de Madrid que para el consistorio. Gabilondo se hizo con el 33,13, mientras que su candidato a regidor se hizo con el 28,92%. El 4-M perdieron 11,79 puntos.

El PSOE madrileño se encuentra ahora en un proceso de renovación forzosa después del descalabro electoral. La dimisión de José Manuel Franco como secretario general regional y la decisión de Gabilondo de no recoger el acta, ambas instigadas por Ferraz, abren la vía a un proceso de análisis y elección de nuevos liderazgos que debe culminar a final de año y que será capitaneado por la actual gestora, afín a Pedro Sánchez. Por el momento, el nombre que más suena para la jefatura de la federación es el de Juan Lobato, número cuatro de la lista del 4-M, aunque diferentes fuentes socialistas auguran que podría verse perjudicado por haber salido en las quinielas tan rápido. Otra de las opciones que nadie descarta es la de que se apueste por alguno de los grandes alcaldes de la Comunidad.

PSOE
El redactor recomienda