EL PSOE INVESTIGA A LA ALCALDESA

La telenovela por el poder en Móstoles: enchufes, denuncias e incluso agresiones

Nadie quiere a la regidora Noelia Posse. Ni la oposición, ni su partido ni uno de sus socios de gobierno. Ella ve todos sus males como una venganza por parte de compañeros socialistas

Foto: Noelia Posse, cuando tomó posesión como alcaldesa en junio de este año.
Noelia Posse, cuando tomó posesión como alcaldesa en junio de este año.

Lo que está pasando en Móstoles es "toda una telenovela", señala un concejal del ayuntamiento madrileño, el segundo más poblado después de la capital. La telenovela se puede llevar por delante a la alcaldesa socialista, Noelia Posse, nombrada en febrero de 2018 tras la dimisión de su predecesor y elegida por primera vez tras las elecciones municipales de mayo de este año. Nadie la quiere. Ni la oposición, ni sus socios de Gobierno ni su propio partido, que ha llevado su caso a la comisión regional de ética del PSOE-M. La dirección autonómica quiere que Posse renuncie al bastón de mando tras los polémicos nombramientos que hizo y tuvo que deshacer: enchufó a su hermana y a una de sus amigas, y mejoró los sueldos de su tío y un novio de juventud. Todo un polvorín que ha dañado la imagen de los socialistas y que muchos en la formación creen que debe tener consecuencias.

Desde el entorno de la todavía regidora, aseguran que el trasfondo de toda esta historia esconde una lucha por el poder, aderezada de "ciertas venganzas". La propia Posse señaló hace unos días en una entrevista en la Cadena SER que se sentía "perseguida" por miembros de su propio partido en la localidad, que habían iniciado "una caza de brujas". Personas con nombres y apellidos, "pero permíteme que sea al partido a quien le dé traslado de los mismos", señaló en la entrevista. Posse ya tiene culpables y sitúa en ese grupo a un diputado autonómico, actual miembro de la Comisión Ejecutiva Regional, y a un importante exconcejal socialista.

"Hay un grupo reducido de la agrupación socialista que tiene poca colaboración y mucha hostilidad hacia nuestra comisión ejecutiva", se limita a explicar a El Confidencial Alex Martín, secretario general de los socialistas madrileños y número dos de Posse en el partido. La alcaldesa cree que no es casualidad que se haya filtrado a la prensa en tan poco espacio de tiempo el reguero de polémicos nombramientos y subidas salariales que ha hecho. Y cree saber dónde se han originado sus problemas. De momento, la crisis institucional abierta en el ayuntamiento se ha cobrado su primera víctima. La regidora ha destituido a su directora de Comunicación, Franca Velasco, por "pérdida de confianza" y "diferencias de criterio".

"Yo también tengo familiares a los que podría haber colocado en alguna Administración. Pero no lo he hecho. Por muy preparados que estén para desarrollar ciertos puestos de confianza. Porque hay cosas que no se pueden hacer cuando estás en política. La familia, siempre al margen", señala un veterano diputado socialista en la Asamblea de Madrid. La óptica de la alcaldesa es otra. "Hay mucha hipocresía en el partido. En muchas administraciones, sobre todo ayuntamientos, hay familiares que desempeñan esos cargos de confianza. Hermanos y parejas. Porque son precisamente cargos de confianza. Pero no se dice nada. En Móstoles, sí", explican desde el PSOE mostoleño.

El secretario general del PSOE-M, José Manuel Franco. (EFE)
El secretario general del PSOE-M, José Manuel Franco. (EFE)

Lo que pasa es que para muchos en la dirección regional lo que ha pasado en Móstoles es "obsceno". Nada más tomar posesión, la alcaldesa se subió el sueldo un 16,7%, pasando de los 70.236 euros anuales a los 82.000. Luego llegaron los enchufes. Primero colocó a su hermana de 29 años como coordinadora de mensajes y redes sociales del ayuntamiento, un cargo de confianza retribuido con 52.000 euros brutos anuales. Luego se hizo público que su tío, funcionario del área de Cultura, había sido ascendido al puesto de director técnico administrativo de Deportes. Un cargo que conllevaba un complemento salarial de 1.607 euros al mes.

Posse también nombró coordinadora de gabinete de alcaldía a una amiga que había trabajado como profesora de Odontología. Como cargo de confianza, también iba a cobrar 52.000 euros. La cascada de enchufes no cesó en los medios. Se hizo público que un empleado municipal había sido agraciado con un plus de 800 euros mensuales tras ser designado a dedo supervisor del Grupo de Intervención Especial del ayuntamiento (GIE), un organismo creado por Posse esta legislatura. Alguien contó a los periodistas que era el exnovio de la regidora. Aunque desde el ayuntamiento lo negaron. "A nosotros nos explicó que tuvo una relación con él hace muchos años", coinciden en explicar varios ediles de la oposición.

El último torpedo en la línea de flotación de la alcaldesa llegó en forma de sentencia. El Juzgado de lo Contencioso-Administrativo número 5 de Madrid tumbaba la contratación del gerente de Urbanismo del ayuntamiento, militante socialista, por no adecuarse a los requisitos del puesto. El elegido no cumplía con el requisito de contar con 15 años de experiencia profesional, indispensable para ocupar el puesto. La hermana de Posse y su amiga profesora ya han renunciado al cargo. Y su tío, a la subida de sueldo. "Todo ha sido una venganza, que encima se ha podido ejecutar porque ha sido amplificada por los medios", explican fuentes socialistas de Móstoles.

En realidad, la telenovela de Móstoles comienza mucho antes. En enero de 2018, sorpresivamente, el entonces regidor del municipio, el senador David Lucas, anuncia que dimite por "motivos personales que me guardo". También deja su cargo como secretario general de la agrupación local y su acta de concejal. Había apoyado a Susana Díaz en las primarias internas del partido y tras la victoria de Pedro Sánchez el partido no contó con él para ningún puesto en la ejecutiva del PSOE-M ni en el comité federal. "Ni quiero hablar del pasado ni voy a hacer ninguna valoración de lo que sucede ahora con Noelia Posse", señala tras atender a este diario.

David Lucas, a la izquierda, con el secretario general del PSOE, Pedro Sánchez. (EFE)
David Lucas, a la izquierda, con el secretario general del PSOE, Pedro Sánchez. (EFE)

La marcha de Lucas (impuesto en su día por Ferraz en Móstoles) produjo todo un terremoto en la agrupación mostoleña. Y Posse se hizo con el poder. También sorprendentemente. Porque iba en el número seis de la lista electoral de Lucas en 2015 y no era del círculo de confianza del exalcalde. Pero la dirección regional impuso su criterio ante otros ediles con más peso dentro de la formación local y que podían haber sustituido a Lucas. En febrero de 2018, Posse (por entonces era concejala de Obras, Infraestructuras y Festejos) se hizo con la alcaldía. Un mes después, en marzo, fue elegida presidenta del partido. Y a principios de este año consiguió el beneplácito de los militantes y de la dirección regional para encabezar la lista municipal y ser la candidata a la alcaldía, ganando en los comicios de mayo.

Para algunos los problemas comenzaron entonces. El que era concejal de Hacienda, Transporte y Movilidad, Javier Gómez, que iba a ir en el puesto número 16 de la candidatura y que había intentado disputar a Posse el liderazgo del partido, renunció a ir en esa lista junto a otros militantes de peso en la agrupación. En marzo de 2019, Posse también decidió destituir a una de las personas de confianza de Gómez, el director de Hacienda, Patrimonio, Régimen Interno y Contratación. "En el ayuntamiento, se enteraron de que este alto cargo estaba detrás de la denuncia que ha conllevado la apertura de una investigación en el juzgado de instrucción número 5 de Móstoles por supuestas irregularidades en varias contrataciones efectuadas por el consistorio. Todo acabó en una pelea física, en la que el director cesado denunció a un concejal de Posse por agresión", explican fuentes municipales.

"Lo que ha venido después ya es conocido. Solo ha hecho falta esperar el momento, dejar a la alcaldesa con su torpeza y que hiciera sus enchufes para darlo a conocer y ponerla en un aprieto. Ella lo ve como una venganza", explican las mismas fuentes. En noviembre, Noelia Posse cumple 41 años. Pero su carrera política puede tener los días contados. Gran parte de la dirección regional quiere que se vaya. La misma que la aupó hace ya más de un año.

La comisión ética ha abierto una especie de investigación sobre los polémicos nombramientos de Posse y luego emitirá un informe que servirá a la ejecutiva regional para decidir si abre un expediente disciplinario que podría acabar con su expulsión del partido. El líder de los socialistas madrileños, José Manuel Franco, señaló este jueves que la todavía alcaldesa de Móstoles podría estar incumpliendo varios artículos del código ético, como el de "menoscabar la imagen de los cargos públicos o de las instituciones socialistas".

La investigación abierta por el comité ético puede desembocar en expediente y en expulsión

Lo mejor es que se vaya, piensan en el PSOE. Voluntariamente. Pero ella no quiere. Tiene amigos en Moncloa. El 21 de octubre se ha convocado un pleno municipal para reprobarla. Así lo piden PP, Ciudadanos y Vox. Está por ver si llega a esa fecha. Incluso uno de los dos socios de gobierno le ha retirado su apoyo. Más Madrid Ganar Móstoles ha pedido al PSOE que la sustituya al frente de la alcaldía para que siga habiendo un Gobierno progresista en el municipio. "Nosotros no aspiramos a la alcaldía, pero no queremos que siga. Si Posse no se va, dejaremos el Ejecutivo local y pasaremos a la oposición, y sin nuestros dos ediles va a ser muy complicado que Podemos y el PSOE puedan gobernar. Están en minoría", explica Gabriel Ortega, que es concejal de Cultura y Políticas Medio Ambientales y portavoz de Ganar.

Podemos, de momento, mantiene su apoyo. Desde la oposición, creen que Posee ha ofrecido a Podemos la concejalía de Ganar Móstoles si sigue a su lado. Para Posse, la vida política lo es todo. Aunque es técnica especialista en educación infantil, ostenta cargo público desde 2003, cuando tenía 25 años. Y tiene responsabilidades en el PSOE, en las juventudes socialistas de Móstoles, desde 2001. Es trabajadora municipal, por lo que si deja la alcaldía y renuncia al acta de concejala, podría seguir vinculada al ayuntamiento.

Madrid

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
17 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios