UNA ASPIRANTE NO DESCARTA ACCIONES LEGALES

El PSOE cuestiona una contratación llena de irregularidades en el Planetario de Madrid

Una de las aspirantes ha presentado un recurso ante la "indefensión" sentida. Cambios de criterio, la dimisión del presidente de la comisión de valoración... demasiados agujeros

Foto: Imagen general del Planetario de Madrid. (Google)
Imagen general del Planetario de Madrid. (Google)

El área de Cultura se ha convertido en uno de los grandes dolores de cabeza del Ayuntamiento dirigido por Manuela Carmena, que lleva a sus espaldas varias de las grandes polémicas protagonizadas por el consistorio. Y, de momento, no parece que vayan a terminar. Lo que podría confirmarse como el próximo escándalo tiene por escenario el Planetario de Madrid, centro de divulgación del conocimiento astronómico en todas sus vertientes, reclamo turístico y opción preferida para los aficionados a la ciencia en la ciudad. El pasado mes de abril se inició un procedimiento exprés para cubrir la plaza de la subdirección del centro a través de lo que se conoce como un contrato de relevo.

Sin embargo, el proceso podría haber estado lleno de irregularidades según ha denunciado una de las participantes —que responde a las siglas de L. J. R.— en un recurso administrativo al que ha tenido acceso este diario y que no descarta emprender acciones legales contra el Ayuntamiento por prevaricación, usurpación de funciones, falsedad documental y cohecho impropio.

El recurso, pendiente de resolución e interpuesto ante la directora general de Planificación y Gestión del Personal, enumera una serie de irregularidades que pondría en entredicho incluso la legalidad del proceso de selección municipal. Entre las principales estarían el cambio de criterios para puntuar a los aspirantes con el proceso en marcha, la imposibilidad de recurrir la designación de la persona seleccionada, la dimisión repentina (y después revocada) del presidente de la comisión de valoración encargada y la falta de transparencia absoluta en las actas de los resultados. La gravedad del asunto ha hecho reaccionar al PSOE-M, que ha solicitado una comparecencia en la comisión del ramo este mismo lunes con el fin de esclarecer las extrañas circunstancias en las que se llevó a cabo todo el procedimiento.

Parte del grupo municipal socialista encabezado por Puri Causapié. Detrás, la concejal Mar Espinar. (EFE)
Parte del grupo municipal socialista encabezado por Puri Causapié. Detrás, la concejal Mar Espinar. (EFE)

La denunciante decidió recurrir el resultado de la selección cuando se lo comunicaron por correo electrónico desde la secretaría de la comisión de valoración, que no era quien tenía la competencia. La comunicación debía llegar desde la dirección general de Planificación y Gestión del Personal. En todo caso, la documentación que reclamó L. J. R. estaba plagada de agujeros. No recibió los méritos alegados por los participantes en sus respectivos currículums y, por tanto, no pudo comprobar si las puntuaciones que otorgó la comisión de valoración se ajustaban a los criterios aprobados por la misma.

Claro que esos criterios se cambiaron con el proceso en marcha, otra de las circunstancias denunciadas. El perfil para el puesto en el Planetario debía contar con una serie de requisitos: licenciatura en ciencias físicas, nivel alto de inglés, conocimientos en informática y en medios audiovisuales, así como experiencia en el diseño y desarrollo de actividades didácticas en contenidos sobre astronomía y astrofísica. La comisión de valoración, sin embargo, decidió (sin tener competencia para ello) cambiar los criterios ponderables y eliminó el inglés, la informática y el conocimiento en medios audiovisuales. En su lugar, estableció una entrevista a los dos candidatos que obtuvieran la mejor puntuación y que no estuvo dirigida a aclarar los méritos aportados, sino a preguntas de cultura general y, en concreto, sobre el Planetario. La persona que finalmente ganó el concurso, Magdalena Hernán Obispo, ya había trabajado en el centro y conocía perfectamente el funcionamiento del mismo.

Una de las participantes en el proceso ha interpuesto un recurso que pone en entredicho incluso la legalidad del proceso municipal

La denunciante explica además que el acta que recibió no recogía los nombres de los dos candidatos con mayor puntuación ni tampoco estaba firmada por los debidos observadores sindicales. A esta cuestión se une el hecho de que el propio presidente de la comisión de valoración dimitió según el escrito al que ha accedido este diario, por entender que, tras celebrarse dos reuniones, "no tenía el convencimiento" de que el proceso "se estuviera llevando con la absoluta imparcialidad y objetividad que debe existir". Un día después y de manera inexplicable —puesto que en el escrito hablaba de "irrevocable dimisión"— el presidente cambió de idea, "con el fin de evitar perjuicios organizativos", dado que el proceso se encontraba "muy próximo a su conclusión".

Además de señalar lo sucedido con la presidencia de la comisión, la denunciante también expone otra cuestión irregular en el órgano. En concreto, que la persona seleccionada para el puesto tuvo relación profesional con dos miembros vocales de la comisión en los últimos años, entendiendo que estos deberían haberse abstenido por esta causa tal y como establece el Régimen Jurídico del Sector Público, y porque se pudieron aprobar criterios que beneficiaran de esta manera a un aspirante concreto. De por sí, la constitución de la comisión no cumplía con la normativa, ya que estaba compuesta por cuatro miembros cuando debían ser cinco.

La ganadora tuvo relación profesional con dos miembros vocales de la comisión en los últimos años y estos no se abstuvieron en el proceso

En su recurso, L. J. R. manifiesta en varias ocasiones la "indefensión" que sintió ante la actuación de la administración que, entiende, se dirigió a ocultar la arbitrariedad con la que se pudieron conducir algunos empleados públicos participantes en el proceso. Ejemplos de ello pone y muchos. Algunos llaman la atención. Tras el cambio en los criterios para la selección del mejor aspirante, la valoración del inglés quedó ceñida a alguna pregunta oral durante la entrevista (no hubo examen escrito como en un principio se establecía). La candidata ganadora aportó un certificado de fácil obtención online frente a los certificados oficiales que mostró la denunciante. Sobre la experiencia, otro de los requisitos, la denunciante acreditó más de 23 años, mientras que la ganadora tiene 40 días de experiencia laboral retribuida.

La concejal del grupo municipal socialista, Mar Espinar, exigirá este lunes que el Ayuntamiento explique las medidas que pretenden adoptar para dar respuesta a este recurso y subsanar las irregularidades del proceso, incidiendo además en el hecho de que se impidió a los participantes en el concurso recusar a la comisión por su falta de imparcialidad y objetividad pese a que en teoría era posible recurrir, como sucede en todos los procesos de este tipo. Espinar ha sido especialmente crítica a lo largo de la legislatura con las sombras que en muchos casos han pesado sobre la gestión del área y, en concreto sobre Madrid Destino (empresa pública que gestiona prácticamente la totalidad de la cultura de la capital). De hecho, solicitó hace meses una auditoría sobre todos los contratos que dependían esta empresa. Una propuesta que se aprobó en el Pleno con el apoyo del resto de grupos de la oposición y la abstención de Ahora Madrid y que aún no se ha puesto en marcha.

Una comisión tensa

En la comisión del ramo celebrada en la mañana de este lunes, el grupo municipal socialista alertó de todas las irregularidades recogidas en el recurso. Espinar aseguró que el PSOE-M no descarta "acompañar" a la demandante en las posteriores acciones judiciales que podría aprender y aseguró al gerente de la ciudad, Eloy Cuéllar, "que no es que viene el lobo", sino que su grupo "llegará hasta el final". La edil socialista considera que si el proceso se ha desarrollado con todas las garantías, el Gobierno municipal debería aceptar que fuera revisado por el Servicio de Inspección.

Las concejales de Ciudadanos y del PP, Sofía Miranda e Isabel Rosell respectivamente, mostraron su apoyo al grupo socialista en su queja, ratificando además "las presiones" recibidas para retirar la comparecencia del orden del día de la comisión. Cuéllar, que evitó explicar lo que hará el Ayuntamiento y que sorprendió a los concejales con un contundente tono durante su intervención, insistió en que hay pendiente un recurso de alzada para resolver ese asunto, reprochando al PSOE que "de alguna manera intente condicionar el resultado" de ese procedimiento, llevando este asunto a la comisión.

Madrid

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
4 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios