Sigue la guerra de las ambulancias: recurrido el nuevo contrato que paga 22 € por trayecto
  1. España
  2. Madrid
madrid abonará 108 millones en cuatro años

Sigue la guerra de las ambulancias: recurrido el nuevo contrato que paga 22 € por trayecto

La Comunidad de Madrid acaba de adjudicar el servicio de transporte sanitario programado. Está previsto que empiece el 1 de diciembre, pero una de las licitadoras que perdió ha recurrido

Foto: Sigue la guerra de las ambulancias: recurrido el nuevo contrato que paga 22 € por trayecto
Sigue la guerra de las ambulancias: recurrido el nuevo contrato que paga 22 € por trayecto

La Comunidad de Madrid licita dos grandes contratos de ambulancias. El servicio de transporte urgente (el traslado de un paciente ante una situación imprevista de urgencia) y el servicio programado (para aquellos enfermos que tienen citas concertadas y no pueden acudir por sus propios medios). Los dos están provocando dolores de cabeza al Gobierno regional que preside Cristina Cifuentes. La Consejería de Sanidad pudo por fin poner en marcha el primero de ellos el 1 de septiembre de 2016, después de que la empresa que ganó inicialmente el contrato (Alerta) paralizara el proceso al no poder demostrar la solvencia económica de la oferta que presentó, tan baja que no cubría ni los salarios de los trabajadores.

Tras protestas de empleados y sindicatos, y recursos ante el Tribunal de Contratación Pública de la Comunidad de Madrid, la consejería adjudicó el contrato a Ferrovial Servicios por 77,3 millones de euros y un periodo de duración de cuatro años. Se ponía fin a un conflicto que tenía paralizado el contrato desde noviembre de 2015. Ahora, el Ejecutivo autonómico acaba de adjudicar el segundo servicio, el transporte programado: 108.511.284 euros para los próximos cuatro años, con la posibilidad de una prórroga máxima de otro año. Debería ponerse en marcha el 1 de diciembre, pero una de las empresas que se presentaron a la licitación y ha perdido ha presentado un recurso que supone un nuevo obstáculo.

Los sindicatos temen que este nuevo contrato conlleve los problemas de siempre: "Mala calidad en el servicio, ya que una vez más ha primado el criterio económico", señala Alejandra Sobrino, responsable en CCOO del transporte sanitario en la Comunidad de Madrid. Sanidad asegura por contra que se han tenido en cuenta las recomendaciones que han hecho sindicatos y partidos de la oposición, y que los aspectos técnicos han subido del 5 al 15% del total de la puntuación. A pesar de ello, Madrid pagará a las adjudicatarias del servicio una media de 22,47 euros por cada trayecto, un 7% menos de lo que estaba dispuesta a abonar (el contrato se licitó por 118,4 millones y se ha adjudicado por 108,5 millones).

"Con 22 euros hay que pagar el salario de los trabajadores, el material sanitario, el mantenimiento del vehículo y la gasolina", explican desde CCOO. "Prevalece el precio sobre la calidad", sentencia Sobrino. Sanidad no piensa igual y argumenta que se han modificado los criterios de valoración, pasando de cinco a 15 los baremos de calidad técnica, "lo que ha provocado por ejemplo que muchas empresas que se presentaron hayan sido descartadas". En este servicio habrá dos tipos de vehículos: la ambulancia A1 para el traslado individualizado de pacientes en camillas y la A2 para el transporte colectivo, acondicionadas para llevar a varios pacientes a la vez.

Una ambulancia del Summa 112. (EFE)
Una ambulancia del Summa 112. (EFE)

Todos los vehículos tendrán que ser de nueva adquisición, tener sistemas de seguridad para el traslado de lactantes y pacientes en edad pediátrica, y contar con sistemas de suministro de oxígeno. Además, las A2 tendrán que estar adaptadas para el traslado de sillas de ruedas. Una ambulancia, "como mínimo", deberá estar adaptada a pacientes con obesidad mórbida. Sanidad ha dividido Madrid en cuatro lotes. Las empresas ganadoras han sido Santa Sofía, Sasu, Vitalia y Ambulancias Tenorio. Entre los derrotados, Ferrovial y Alerta (esta última, causante de los problemas del contrato de servicio urgente).

En el lote 1 se prevén 269.000 traslados de pacientes al año; en el lote 2, unos 320.000 traslados; 370.000 traslados en el lote 3, y 377.000 traslados en el lote 4. En relación al tipo de trayectos, los adjudicatarios están obligados a llevar a los pacientes desde su casa al centro sanitario, también entre estos centros, y deberán asumir además los traslados que se necesiten programar desde otras comunidades autónomas. Según las estimaciones que maneja Sanidad, el 42% de los traslados que se harán cada año se realizará en ambulancia de clase A1, es decir, individualizada con camilla. Y de esos, en el 46% de los casos hará falta la ayuda de un técnico al margen del conductor.

Foto: Una centralita privada cobrará 1,8€ cada vez que gestione una cita médica a un madrileño

CCOO está preocupado por los transportes colectivos, los que se hacen con ambulancias A2, "ya que muchas veces viajan en un vehículo pacientes que son incompatibles según su cuadro médico". El sindicato espera también que las nuevas empresas respeten la subrogación de los trabajadores que ya prestaban el servicio (están obligadas por ley), "y que dentro de unos meses no aleguen causas objetivas como las económicas para reducir las plantillas". José Ángel Gómez-Chamorro, diputado socialista, señala que "aunque el nuevo contrato ha introducido algunas mejoras, estaremos vigilantes en dos cuestiones: el tiempo de respuesta y el número de profesionales que viajan en cada ambulancia".

El pliego solo obliga a que la ambulancia A1 (transporte individual con camilla) tenga un ayudante, además del conductor, "cuando la orden de transporte así lo indique". En cuanto a los tiempos, "cuando la distancia sea igual o inferior a 25 kilómetros, el tiempo de traslado será inferior a 30 minutos en ambulancia A1 y a 50 minutos en A2". En todo caso, el tiempo de traslado no puede superar los 50 minutos en vehículos A1 y los 80 minutos en A2 (los colectivos). El diputado Gómez-Chamorro cree que estas últimas ambulancias suponen "un sufrimiento para los pacientes. Porque en la ruta lógicamente cogemos a un paciente a las ocho de la mañana y llegamos a la consulta a las 10 de la mañana, pero por el camino hemos paseado, al menos al primero, dos horas".

Cristina Cifuentes y el ya exconsejero de Sanidad Jesús Sánchez Martos visitan el Hospital Niño Jesús.
Cristina Cifuentes y el ya exconsejero de Sanidad Jesús Sánchez Martos visitan el Hospital Niño Jesús.

Ciudadanos también promete estar vigilante para que el contrato se ejecute correctamente, aunque deja algunas dudas. "¿Es viable a nivel económico?, ¿se ha hecho realmente el cálculo de vehículos, horas de trabajo y número de trabajadores?, ¿es viable en cuanto al cumplimiento de garantías laborales? Es decir: ¿cumple el convenio, da formación a los trabajadores, retribuye en caso de exceso de jornada, garantiza el tiempo de descanso, de comida y de relevo?, ¿consta en los pliegos que la consejería va a hacer un seguimiento específico?, ¿es viable en cuanto al cumplimiento de garantías técnicas?".

Transporte Sindicatos Sanidad pública Sanidad madrileña Sanidad Comunidad de Madrid