presentará un informe en el próximo consejo

Carmena planea limitar la velocidad en toda la M-30 a 70 km/h a partir de 2017

Esta nueva reducción de velocidad afectará a dos tramos distintos: Puente de los Franceses-avenida de la Ilustración y enlace de la A-1 (carretera de Burgos) hasta Méndez Álvaro

Foto: Limitación de velocidad en la M-30 durante la activación de la segunda fase del protocolo por alta contaminación, en noviembre del pasado año. (EFE)
Limitación de velocidad en la M-30 durante la activación de la segunda fase del protocolo por alta contaminación, en noviembre del pasado año. (EFE)

De los 90 km/h actuales a 70 km/h, previsiblemente a partir del próximo año. El ayuntamiento de la capital, que dirige Manuela Carmena, ha elaborado un estudio en el que se detalla la reducción del límite de velocidad en la M-30 en superficie. Se trata de un total de 13 kilómetros en los que la velocidad máxima se equiparará al límite que ya rige en la mayor parte de los 48 kilómetros de túnel de la M-30. El informe será presentado en el próximo consejo de administración de la sociedad mixta, que preside el concejal de Economía y Hacienda, Carlos Sánchez Mato. El consejo deberá celebrarse antes de que finalice el año, por lo que el nuevo plan quedaría aprobado y listo para instaurarse coincidiendo con el inicio de 2017.

De forma provisional y experimental ya se redujo el pasado mes de mayo a 70 km/h el límite de velocidad entre los kilómetros 19 y 21 de la autovía, la parte de la calzada más próxima a las viviendas, para medir su efecto en la reducción del ruido. De llevarse a efecto esta nueva reducción de velocidad, se ampliaría otros 11 kilómetros de superficie en dos tramos distintos: Puente de los Franceses-avenida de la Ilustración y enlace de la A-1 (carretera de Burgos) hasta Méndez Álvaro. Según datos manejados por la propia sociedad mixta, por esos tramos se registra una media de tráfico diario cercana a los 600.000 vehículos.

La reducción en 20 km/h del límite de velocidad en este tramo de la M-30 coincide con otro plan por el que también se reducirá la velocidad en la almendra central de 50 a 30 km/h. La denominada zona 30 se iniciará en el distrito de Chamberí y se extenderá progresivamente por el centro de la ciudad, coincidiendo con la ampliación de las áreas de prioridad residencial (APR), como ya adelantó este diario. Se trata de zonas de restricción del tráfico rodado con las que se pretende humanizar la ciudad y luchar contra la contaminación.

Reunión de la junta de gobierno del Ayuntamiento de Madrid. (EFE)
Reunión de la junta de gobierno del Ayuntamiento de Madrid. (EFE)

El acceso a estas áreas está limitado a residentes, turismos no contaminantes, taxis, ambulancias, motocicletas y bicis, aunque las grandes arterias viarias están abiertas a todos los vehículos. Asimismo, pueden acceder los vehículos que vayan a estacionar en un aparcamiento, de carga y descarga o titulares de la tarjeta de movilidad reducida. Las amenazas de sanción debido al incumplimiento sistemático de las directrices europeas sobre calidad del aire, máxime cuando la UE rechazó la última solicitud de prórroga cursada por Ana Botella, están detrás de este tipo de medidas.

Otras restricciones al tráfico

El proyecto de reducción de velocidad, tanto en el centro como en los accesos, se suma a la implantación de semáforos foto-rojo y radares de tramo. Medidas que desde el grupo municipal del PP que lidera Esperanza Aguirre han tachado de “cruzada contra los conductores”. El primer error, según sostienen los populares, “es que Carmena decidió no tener un concejal de Tráfico. No hay nadie con responsabilidades concretas para reordenar el tráfico de una ciudad como Madrid. Unas veces depende del concejal de Desarrollo Urbano, otras de la de Medio Ambiente y otras del de Seguridad”.

El concejal y vocal de Ciudadanos en el consejo de administración, Sergio Brabezo, ha calificado de "electoralista" la primera limitación de velocidad puesta en marcha el pasado mes de mayo (entre los kilómetros 19 y 21) y ha lamentado que no se haya consultado ni coordinado la implantación de estas medidas, a las que se ha opuesto su grupo. "La movilidad es una cuestión que se debe abordar de manera integral, coordinarla con Interior y la DGT, porque se trata de seguridad vial, además de con la Comunidad de Madrid, a quien también afecta", según ha añadido Brabezo. Por otra parte, ha advertido de que los radares de tramos a 50 km/h carecen de sentido, como el instalado en la avenida de Extremadura, dice, porque se trata de una arteria principal de salida que puede provocar atascos en el resto de la M-30.

El protocolo por episodios de alta contaminación ya prevé la reducción de la velocidad a 70 kilómetros por hora en toda la M-30. Este plan se aplicó por primera vez en noviembre del pasado año, rebajándose así la velocidad máxima en la M-30 en 20 kilómetros por hora. Estas medidas de restricción del tráfico se ponen en marcha tras encadenarse dos jornadas con altos niveles de concentración de dióxido de nitrógeno (NO2), gas tóxico causado por los vehículos de gasóleo, que irrita las vías respiratorias.

Carmena planea limitar la velocidad en toda la M-30 a 70 km/h a partir de 2017

El decreto ordena reducir la velocidad máxima de circulación por la M-30 de 90 a 70 kilómetros por hora, al igual que en los tramos de las carreteras de acceso a Madrid comprendidas en el interior de la M-40, en ambos sentidos. Si los episodios de contaminación se mantienen en el tiempo, el protocolo prevé seguir aplicando medidas graduales progresivas más restrictivas del tráfico, como la prohibición de aparcar en las zonas de Servicio de Estacionamiento Regulado (SER) a los no residentes. Una medida, esta última, que ya se aplicó el pasado año.

Madrid

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
32 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios